x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Tres reformas imprescindibles

Publicada el 04/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 03/11/2019 a las 12:44
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En tiempos electorales, como los que corren actualmente, y en los últimos cuatro años especialmente, es importante identificar problemas y sugerir propuestas que puedan ser tomadas en cuenta en los debates públicos que se produzcan. Por ello, aquí va una propuesta sobre las reformas urgentes que sería necesario introducir en España, como paso previo antes de plantear posibles cambios institucionales que aborden las tensiones territoriales experimentadas en los últimos años.

Los tres problemas que requieren reformas urgentes en España son, a mi parecer, las burbujas mediáticas instrumentalizadas para manejar agendas políticas, las distorsiones profesionales en los niveles superiores de la justicia española, y la confusión operativa de los cuerpos de seguridad del Estado. La reproducción de valores autoritarios y hábitos culturales en organizaciones muy endogámicas, escasamente permeables a las exigencias democráticas, puede llegar a explicar por qué algunos jueces y policías siguen teniendo concepciones profundamente conservadoras sobre la sociedad en la que viven, y con la que conviven. No obstante, esto, posiblemente, no hubiera llevado a los graves problemas que han contribuido a generar si no fuera por el primero de los problemas mencionados. La constante creación de burbujas mediáticas ha sido un fenómeno creciente en las últimas décadas, que ha arrasado con cualquier posibilidad de reflexión y diálogo sereno.

Se trata de tres reformas simples, pero que se plantean como condiciones necesarias para, posteriormente, abordar las necesarias reformas políticas e institucionales que España necesita de forma urgente, para superar una crisis constitucional que lleva más de diez años supurando. Sin estas reformas previas, las probabilidades de que cualquier intento de cambio institucional profundo en España pueda tener éxito serán casi completamente nulas, confundiendo y desgastando las ya exhaustas fuerzas a favor de una nueva transformación modernizadora del país, que afronte seriamente los retos de la globalización.

Se trata de tres reformas concretas. No se propone aquí cambiarlo todo, ni de plantear ahora cambios políticos de largo alcance, que, aunque también son necesarios, requieren un nuevo marco institucional para que puedan hacerse realidad. Tampoco tienen una relación directa con las reivindicaciones independentistas en Cataluña, aunque existe, implícitamente, una significativa vinculación con todas ellas, como se verá a continuación.

Se trata de tres reformas posibles, que requieren concentración, energía y decisión, pero serían realizables en menos de un año, por lo menos por lo que se refiere al establecimiento de un marco inicial que dé pie a una desactivación de los efectos perniciosos que, para la política y la sociedad española, está generando la situación actual de los problemas que deberían afrontarse de forma directa y efectiva de la forma más rápida posible.

La primera reforma debería orientarse a evitar las burbujas mediáticas, que, aprovechándose de una cultura política poco desarrollada, han generado estados de ánimo muy exaltados en relación a los principales problemas políticos del país. La conversión del conflicto territorial en un conflicto de identidades nacionales, completamente desproporcionado, ha sido posible, en buena parte, debido a tales estrategias mediáticas –en interacción con las estrategias electorales de algunos partidos– y, sin duda, una agencia reguladora de medios de comunicación, independiente, y con suficientes recursos y capacidades, como existen en todos los países de nuestro entorno, hubiera podido limitar, en cierta medida, tales despropósitos mediáticos, mediante la promoción del pluralismo político, cultural, social, religioso, lingüístico y territorial.

La corta vida del Consejo Estatal de Medios Audiovisuales, entre 2010 y 2013, es una muestra de las dificultades para establecer este tipo de instituciones en España, y la posterior inclusión de sus funciones en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha representado en la práctica una fuerte limitación a su desarrollo. No obstante, hay que preguntarse también a qué intereses sirven los medios que participan activamente en burbujas mediáticas. Aquí también encontramos respuestas, ya que, como es sabido, son, en muchos casos, grandes empresas las que apoyan a estos medios, temerosas de que se produzcan cambios políticos e institucionales que empeoren sus privilegios, por lo que prefieren siempre gobiernos débiles y amenazados, con escasa capacidad para impulsar reformas profundas en aquellos sectores que les puedan afectar.

Sobre la segunda reforma, relativa a las instancias superiores de la Justicia española, sería necesario modificar la gobernanza del sistema judicial, e impulsar una amplia renovación generacional que permitiera cambios profundos de la cultura jurídica predominante en la actualidad. En este contexto, un cambio de sede del Tribunal Constitucional fuera de la capital podría aportar un fuerte simbolismo, al igual que la reconversión de la Audiencia Nacional, y plantear, si acaso, su necesidad, o la reforma en profundidad del acceso y  la promoción en la carrera judicial.  Se trataría, en su conjunto, de consolidar los valores democráticos en la judicatura, promoviendo una nueva cultura jurídica mucho más alineada con la sociedad española actual y sus problemas reales y, al mismo tiempo, que impidiera la utilización de su independencia para influir por su cuenta en la vida política española, como, lamentablemente, ha ocurrido en demasiadas ocasiones en los últimos tiempos.

La tercera reforma, sobre los cuerpos de seguridad del Estado, es sin duda, imprescindible y largamente pendiente. Para empezar, no tiene ningún sentido que existan dos cuerpos de policía paralelos en España, con numerosas competencias que se solapan, y que se encuentran compitiendo entre ellos continuamente. Ya no estamos en la primera mitad del siglo XIX, cuando se crearon ambos cuerpos con finalidades muy distintas. Abordar esta fuente de ineficiencia y derroche de recursos públicos es una necesidad absoluta en España, aunque apenas nadie plantea el tema. Por otra parte, su equívoca relación con el Ejecutivo constituye un foco de preocupación creciente. Por ejemplo, en relación al caso catalán, se han producido patologías que hacen temblar al Estado de derecho, desde la autonomía de la Guardia Civil para condicionar la agenda política, con sus argumentos sobre la existencia de una rebelión en Cataluña, hasta la formación de unidades orientadas a la intoxicación mediática, con apoyo político, en el caso de la Policía Nacional. Hay muchos otros ejemplos, no obstante, que muestran cómo la convivencia entre sectores de cuerpos policiales y de la judicatura está redefiniendo el espacio de libertades y derechos en España, para imponer mecanismos de control social e ideológico más parecidos a antiguos modelos autoritarios que a los de décadas recientes.

Sin las burbujas mediáticas, y los estados de ánimo que han suscitado, a los que se sumaron entusiastas muchos partidos políticos a la espera de encontrar réditos electorales, difícilmente se hubieran activado con tanta intensidad algunos sectores policiales y judiciales que han ido tomando, por su cuenta, el control de la agenda en la vida política española reciente. La profunda irresponsabilidad de muchos líderes políticos, vinculada a su incapacidad de analizar la realidad fuera de las propias burbujas que han contribuido a crear, ha acabado generando una situación de continua parálisis política, que no ha permitido afrontar los cambios institucionales necesarios, ni tampoco impulsar las políticas públicas de carácter estratégico pendientes desde hace muchos años. Sin estas reformas imprescindibles a corto plazo, la parálisis actual puede, en poco tiempo, convertirse en una implosión de consecuencias imprevisibles, que debilite significativamente el sistema de libertades políticas que hemos disfrutado en las últimas décadas.
____________________

Jacint Jordana es profesor de Ciencia Política en la Universitat Pompeu Fabra y autor del libro Barcelona, Madrid y el Estado (Catarata, 2019).
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • Galias Galias 04/11/19 12:04

    Estoy de acuerdo en lo fundamental con Antonio Basanta. Cuando habla d burbuja, cuando seguía leyendo, me decía si aterricaría, explicaría y señalaría a los responsables de su creación, como en su momento la tuvieron los bancos con la burbuja inmobiliaria e hipotecaria. Y si la responsabilidad es de las empresas, Atresmedia, Mediaset, TVE, la influencia negativa de las tertulias y tertulianos , durante años los mismos, etc.
    En cuanto a la judicatura, está claramente demostrado que los jueces son mayoritariamente conservadores, que según está establecida la oposición es completamente ventajosa para las familias más tradicionales y conservadoras, que al Tribunal Supremo han accedido Magistrados con un pasado muy conservador, por no decir otra cosa y que la interpretación que hacen de las leyes, la mayoria trasladas de las europeas, no es la correcta, ni con sentido progresista, dictando por ello sentencias injustas. En Cataluña, los jóvenes que acceden a la judicatura son escasos.Un traslado de un Tribunal por sí mismo no resuelve el problema. Desde luego, tendría que darse un debate para la supresión de la A. Nacional.
    Y otro tanto se podía decir de las fuerzas de Seguridad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 04/11/19 11:17

    Yo creo que en realidad no dice nada real. Los paises que tienen Consejo Nacional de Medios Audiovisuales ( con la que estoy totalmente de acuerdo y que fue impulsada por el gobierno socialista de Zapatero y eliminada por el PP, la derecha) tienen los mismos problemas, con respecto a eso tan etéreo que usted llama burbuja audiovisual, los mismos. Otra cosa es que usted se refiera como funciones de ese Consejo sea la censura con lo que evidentemente no estaria de acuerdo Por cierto, podía explicar minimamente que es la burbuja a que medios afecta y como se puede eliminar, porque lo que dice y nada es lo mismo. La suposición de que la judicatura tiene algo que ver con la dictadura es eso, un invento. Solo un ejemplo: En la dictadura no habia juezas y hoy son mas del 50% del total de la judicatura. Las mujeres, vetadas por la dictadura para ser juezas, ¿Tienen algo que ver con la cultura juridica de la dictadura?. En realidad hay mas jueces conservadores aunque haya bastantes progresistas pero eso mismo sucede en todos los altos funcionarios del Estado, profesores, etc porque está demostrado que los mayores sueldos estatales van unidos a un mayor conservadurismo. De lo único de su comentario que se puede sacar algo concreto es de la mejora de entrada a la carrera judicial, a lo mejor con un tipo MIR que favorezca la entrada de personas con menor capacidad adquisitiva que no pueden sufragar los a veces demasiados años de entrada. Aunque hay que seguir manteniendo el cuarto turno como medida positiva y democratizadora de lao judicial. Lo demás son cosas etéreas que no se pueden tipificar realmente. En cuanto a las fuerzas policiales no se a aque se refiere. Pero en cualquier caso ninguna de las cosas que dicen tiene importancia alguna para España ni su Constitución. Con las mafias policiales como la tremenda mafia policial de Villarejo hay que acabar, pero se puede acabar con ellas sin modificación alguna del organigrama policial. La unificación de Policia Nacional y Guardia Civil es una opción con sus pros y contras pero se haga o no no es nada trascendental para la seguridad y la libertad en España.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Makarenko Makarenko 04/11/19 09:51

    Ese cambio si que seria un autentico milagro, dada la catadura de la casta política que tenemos. Ello solo sera posible si hay una verdadera presión popular, cosa por otra parte difícil. Estamos pagando las carencias que produjo la reforma, que no la ruptura, todo cambió pero en los elementos de control del Estado cambiaron muy pocas cosas. " todo quedó bien atado".

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • JLPEÑA JLPEÑA 04/11/19 08:29

    Absolutamente de acuerdo con su análisis, sin embargo muy difícil que seamos capaces de aplicar las soluciones que propone.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    2

    • Prometeo46 Prometeo46 04/11/19 10:43

      Efectivamente, las soluciones que propone son tan difíciles como lo es una necesaria reforma de la Constitución. Estamos en un bucle del que de momento no parece haber salida, solo una clara mayoría de la izquierda en las elecciones del domingo, podría suponer el comienzo de una posible solución, circunstancia que a la luz de las encuestas, no parece que vaya a darse.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.