x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

La impunidad franquista de los 'sandovales'

Publicada el 30/12/2019 a las 06:00
Mario Sandoval era un nombre de verdad y a la vez era también un camuflaje. A veces pasa eso: la mejor manera de ocultar algo es dejarlo bien a la vista, como la famosa carta robada de Edgar Allan Poe. Por eso ha sido una sorpresa descomunal en Francia saber que ese tal Mario Sandoval, un argentino que daba clases en la Sorbona desde hacía años y había formado una familia en su país de adopción, era en realidad un torturador de cuando la dictadura de las Juntas Militares, entre 1976 y 1983. Puede estar implicado, presuntamente y según cuenta infoLibre en su conexión con Mediapart, en más de quinientos asesinatos, secuestros y torturas. No se había cambiado el nombre, tal vez por la sensación de impunidad, tal vez porque, como decía antes, la mejor manera de pasar desapercibido era no ocultarse. La evidencia suele ser un buen escondite para quienes quieren mantener el anonimato.

El pasado de una dictadura circula con los nombres que firmaron los más atroces crímenes cometidos en el tiempo que duró ese pasado. La impunidad forma parte, a veces también, de esa firma. Cuando las dictaduras acaban, sus más fervientes protagonistas buscan acomodo en sitios cómplices y siguen viviendo en esos sitios una vida de invisibles, incluso honorables, desconocidos. Algunos de esos criminales deambulan por las calles como viejitos entrañables que ayudan al vecindario y les llevan la compra a otros viejitos como ellos que no pueden ni cruzar la calle los días de lluvia. Ese sería el retrato que pintaba Hannah Arendt cuando asistía como observadora cualificada, en 1961, al juicio contra el nazi Adolf Eichmann en Jerusalén. Lo que la ilustre ensayista nombró como "banalidad del mal" fue aprovechado por muchos sinvergüenzas –ahora mismo y aquí, para no irnos muy lejos– para justificar el horror en manos de pobres diablos que simplemente obedecían las órdenes de sus superiores jerárquicos. La obediencia debida también se esgrimió en defensa de los militares argentinos cuando se los puso a calentar el banquillo de los acusados. Todos llevamos un monstruo en las entrañas, dicen las voces exculpatorias. Todos somos culpables de todo. En la guerra civil española golpistas y defensores de la República eran lo mismo. En Argentina los torturadores eran unos pobres empleados a tiempo completo de sus jefes en la ESMA y otros cruelísimos centros de detención, de tortura y de muerte. Pobrecitos y explotados torturadores. Pobrecitos.

Después de las dictaduras vienen los cuentos chinos de la desmemoria. De eso se trata. La maldita equidistancia. La igualación de lo monstruoso y quienes sufren sus zarpazos. En casi todas partes, lo mismo.

Pero hay sitios en que la historia no se detiene. Hay sitios en que lo que pasó va y viene en el calendario de esa historia. En Argentina hubo tiempos diversos para hacer justicia, para sacar la verdad de los entresijos de la mentira, para convertir la obediencia debida de los torturadores y asesinos en argumento condenatorio. Nunca fue fácil, claro que no. La necesidad de reconciliación es muchas veces una excusa para decretar, más o menos explícitamente, la impunidad del monstruo. Ha pasado eso en todas partes. Lo que no se dice –o se dice poco– es que con mentiras, con el blanqueo del horror y de quienes lo provocan es imposible esa reconciliación. La memoria no es una enfermedad. Lo que es una enfermedad es el olvido.

En Francia vivía tranquilamente Mario Sandoval. Un tipo perfectamente adscrito a la normalidad cotidiana, nacionalizado francés, profesor a lo mejor excelente, esposo y padre a lo mejor ejemplar, vecino amable con sus fiestecitas de aniversario. Ahora, estos días, ha sido detenido acusado de torturar y asesinar a cientos de compatriotas cuando la dictadura argentina. Las leyes de punto final en ese país han ido yendo y viniendo. Unos gobiernos las dictaron. Otros gobiernos las derogaron. A partir de Néstor Kirchner, las cosas cambiaron. Nada de impunidad. Juicios a los responsables de las Juntas Militares. Reconocimiento institucional a quienes fueron detenidos y torturados. Persecución a quienes detuvieron, torturaron y asesinaron. Hubo después intentos de volver al blanqueo de la dictadura. Pero esa tibieza no asentó la impunidad de la obediencia debida ni ninguna otra. Por eso, aunque el proceso sea complejo y costoso en el tiempo de la justicia, Argentina sigue empeñada en devolver la dignidad a quienes lucharon por la libertad y la democracia en los años del plomo. La respuesta a la dictadura empezó en sus primeros momentos. Las Madres y las Abuelas que se concentraban en la Plaza de Mayo abrieron una puerta al coraje incansable. Ahí siguen. Sin dar tregua a la edad ni a la exigencia de verdad y de justicia. A Sandoval lo han extraditado desde Francia a Argentina acusado de la tortura y desaparición, en una noche de octubre de 1976, del joven Hernán Abriata. Hay seguramente más nombres sometidos a su ejemplar trabajo en las sórdidas tripas de la ESMA. De momento parece que es ése el más documentado. Nunca dejó su familia de incordiar la tranquilidad cómplice de ningún gobierno, de ninguna de esas justicias tantas veces injustas, de las mentiras que alimentan el discurrir abyecto de la infamia.

En España ha sido y sigue siendo imposible acabar con la impunidad del franquismo. Las leyes de punto final siguen siendo el pan nuestro de cada día. La llamada ley de memoria histórica no contempla esa posibilidad. La Ley de Amnistía de 1977 debería verse reducida a la mitad, levantando la amnistía a los crímenes y a los criminales de la dictadura. En Chile acabó Pinochet encerrado en su vergüenza pública y muchos de los cómplices del pinochetismo han sido juzgados y condenados. En Argentina siguen reclamando y encontrando justicia –lentamente, pero sin tregua– quienes nunca han dejado de exigirla para sus torturados, muertos y desaparecidos. En España todo es más difícil. Yo diría que imposible. Hay mucho sandoval suelto por las calles de nuestra democracia. Y muchos defensores de la dictadura que quieren imponer su memoria con la excusa de la reconciliación. La banalidad del mal no puede ser la raíz de donde crece la impunidad para quienes provocaron el horror durante cuarenta años. Si no conseguimos una nueva memoria democrática, la que seguiremos manteniendo será la del franquismo. Cuando leo noticias como la detención de Mario Sandoval en Francia y su extradición a Argentina, siento una especie de extraña tristeza. ¿Nunca veremos aquí a ningún cómplice de la dictadura franquista sentado en el banquillo de los acusados y aún menos su condena? ¿De verdad que nunca?
Más contenidos sobre este tema




9 Comentarios
  • kneter kneter 31/12/19 19:59

    Como siempre Alfons es un placer leerte, pero hoy me quedo con cierto regusto amargo al comprobar como los amigos argentinos no desfallecen buscando justicia a la barbarie cometida por la dictadura militar y nosotros no hemos conseguido tan siquiera borrar por completo la ignominia que supone mantener, como se dice en algún comentario, que canallas y criminales sigan manteniendo nombres de calles y plazas. Algo muy difícil de conseguir con un jefe de estado heredero del franquismo, el PP fundado (AP) por Fraga (la calle es mía........), los falangistas de Vox, ejército y judicatura impregnada de nacionalcatolicismo cada vez más fuertes y salvajes como Pacheco (Bily el Niño) deambulando impunemente por la calle. Mientras tanto más de 100.000 muertos siguen en las cunetas y toda esta gentuza obstruyendo permanentemente el desarrollo de la ley de Memoria Histórica. Celebro que los amigos argentinos, poco a poco pero sin pausa, vayan aplicando la justicia que tal vez nosotros no veamos jamás.
    Feliç any nou

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Salva gece Salva gece 30/12/19 13:09

    Me temo que no. Creo que quien realmente maneja las Leyes sigue siendo el heredero intelectual del franquismo. Cómo se explica que en 2019, en una supuesta Democracia, sigan siendo honrados en calles, plazas y monumentos imponentes quienes la cercenaron con un Golpe de Estado sangriento y 40 años después de finalizar la Guerra Civil siguieron persiguiendo y asesinando a aquellos que no pensaban como ellos......

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    8

    • senenoa senenoa 30/12/19 14:05

      Yo también me temo que no, que en España no será posible hacer justicia, o intentarlo, como en Argentina. Una solución sería, ya que nosotros no queremos o no podemos, dejar que la hagan ellos y entregarles a Martín Villa, a Billy el Niño y a algunos otros. Como un simple gesto de decencia, antes de que mueran en su cama.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • Mirandero Mirandero 30/12/19 12:50

    No sé si hay muchos sandovales en España, de lo que sí estoy convencido es de que hay muchos españoles –cada vez más públicamente–que apoyan y aplauden sus crímenes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • RFJ RFJ 30/12/19 12:42

    Aqui JAMAS se juzgara ni condenara a los fascistas genocidas NAZIonalcatolicos por sus crimenes de lesa humanidad durante la dictadura. Y ello se debe a que la estructura  profunda de España (el deep state) sigue siendo franquista. De hecho el jefe de estado Borbon  es el sucesor de Franco a titulo de rey.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 30/12/19 11:58

    Pues me temo que no señor Cervera. Porque los hijos y nietos de aquello acusan a quienes pedimos insistentemente que se juzgue a nuestros Sandovales (o al menos que se les retiren los premios, que parece de broma macabra) que queremos ganar en los juzgados la guerra que perdimos. Esa es nuestra derecha. Una derecha cerril, montarás, anclada a un pasado antiguo, más cerca de los jefes tribales tributarios sumisos de Roma que de los Indibiles y Mandonios y Viriatos, aunque los reivindiquen para sí. Son los que se ofenden porque se llama nazi a un nazi en un campo de fútbol y son capaces de parar el partido y "arreglar" el resultado mientras asisten impasible el ademán a que a los jugadores negros se les llame monos y les tiran plátanos desde las gradas. Y lo que es más grave: son los que les votan olvidando que sus padres y sus abuelos fueron la carne de cañón que usaron estas bestias en la destrucción de un proyecto político que nos habría puesto posiblemente en la modernidad (al fin) desde el salvajismo de los 100.000 hijos de San Luis. Poca solución le veo. Y aunque no haya que desfallecer en esta lucha, lo cierto es que no ganar ni una desilusiona bastante.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Nicolás R. Nicolás R. 30/12/19 11:39

    Le felicito por su magnífico artículo, todos debemos luchar por recuperar la memoria democrática, hasta que no lo consigamos, seguiremos siendo un país indigno.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Toreador Toreador 30/12/19 09:43

    Mientras los juecesy fiscales que se acostaron un día de 1975 como pertenecientes al Tribunal de Orden Público franquista y se levantaron como jueces y fiscales de la democracia estén donde están, la verdadera democracia en España no será posible. La reconstrucción de la judicatura con esta gentuza medrando y a favor de los Ppcorruptos y demás franquistas, es imprescindible para el saneamiento de las instituciones. Salud y Republica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Republicano1944 Republicano1944 30/12/19 06:42

    Empezando por el dictador y su nmanada de miltares rebeldes y genocidas, aquí somos cainitas fascistas. Lo vemos cada dia desde hace casi un siglo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

Lo más...
 
Opinión