Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Las religiones

Publicada el 15/08/2021 a las 06:00

Las obras más ambiciosas de la creatividad humana son las religiones. Son creaciones colectivas, alambicadas, que pretenden dar respuesta a los más oscuros interrogantes que han desazonado, y desazonan, a la humanidad. Son, en consecuencia, obras pretenciosas, plagadas de errores, extravagancias, contradicciones y absurdos disparates y, por lo tanto, imperfectas, decididamente embaucadoras, pero a su vez no exentas de elevada poesía, de discreta filosofía, y siempre consoladoras frente a las penalidades e incertidumbres del vivir humano.

Los seres humanos, desde los tiempos más antiguos, se han inventado dioses con los que explicar el sentido de su existencia en la tierra y con los que hallar amparo a sus tribulaciones y sus miedos ante los fenómenos de la naturaleza que no entendían (truenos, rayos, vientos, terremotos, aguaceros e inundaciones, erupciones volcánicas, plagas, epidemias...) Han buscado también explicaciones a lo que pueda sobrevenirles después de la muerte. Y ante sus propios sentimientos de culpa han imaginado posibles premios o castigos, cielos o infiernos, a que pudiera hacerles merecedores su comportamiento. Ante todo ello, imaginaron dioses tutelares que les protegieran y ampararan en vida, a los que aplacar por las supuestas ofensas, y que les recompensaran en el más allá.

El gran poeta y filósofo latino Tito Lucrecio Caro, en su poema filosófico De rerum natura, escrito hacia el año 50 a.C. explica el origen de los dioses y del culto a los dioses, tan extendido entonces. La idea de la divinidad, dice, procede de un religioso terror enraizado en los hombres, que les hace levantar por todo el orbe de la tierra santuarios a los dioses y les impulsa a llenarlos los días de fiesta. Los humanos "observaban el sistema del cielo y su orden preciso y la sucesión de las varias estaciones del año, sin poder averiguar por qué causas se hacía. Así, no tenían otro recurso que remitirlo todo a la acción de los dioses y hacer que todo girara a una señal suya. Pusieron en el cielo las sedes y palacios divinos, porque en el cielo vemos girar el sol y la luna, el día, la noche y sus signos solemnes, las estrellas errabundas del cielo nocturno y las llamas volantes, nubes, sol, lluvias, nieve, vientos, rayos, granizo, los súbitos rugidos y amenazantes murmullos del trueno". Y añade Lucrecio: "¡Oh, linaje infeliz de los hombres, cuando tales hechos atribuyó a los dioses y los armó de cólera inflexible! ¡Cuántos gemidos se procuraron entonces a sí mismos, cuantos males a nosotros, cuantas lágrimas a nuestra descendencia!". 

Hace referencia Lucrecio a los crímenes a que ha inducido la religión. Narra en estremecedores versos cómo Agamenón persuadido por el adivino Calcante, inmoló a su hija Ifigenia para obtener de la diosa Diana vientos favorables a la flota congregada en Aulide:

"Cuando las ínfulas que ceñían sus virginales trenzas cayeron en

partes iguales por ambas mejillas, cuando advirtió de pié junto al

ara a su padre afligido, y los sacerdotes a su lado ocultaron el

hierro y los ciudadanos deshechos en llanto a su vista, muda de

terror caía de hinojos en tierra. ¡Desdichada! No le valían en

aquel momento fatal el haber sido la primera en dar al rey el

nombre de padre. Asida por manos de hombres, temblorosa, al ara

fue conducida, no para salir escoltada al claro son del Himeneo,

una vez cumplido el rito solemne, sino para caer, pura,

impuramente, en la misma edad núbil, lastimosa víctima inmolada

por su padre, a fin de asegurar a la flota partida feliz y

propicia". (Lucrecio, De rerum natura, editorial Acantilado, Barcelona, 2012, pp. 83 y 84).

 

Los dioses de la Antigüedad eran personificaciones de los lugares, elementos y procesos que se ofrecían a la mirada humana. Geo era la madre tierra; el sol era Febo; Selene era la personificación de la luna; Cronos era el dios del tiempo; Deméter era, en la mitología griega, la diosa de la agricultura, la fertilidad, protectora de los cultivos y las cosechas (en la mitología romana su equivalente era la diosa Ceres); Apolo, uno de los dioses más venerados de la Antigüedad, era el dios de la belleza, de la perfección, de la armonía y de la razón, así como de la medicina y de la curación; Zeus, "padre de los dioses y de los hombres" gobernaba a los dioses del Monte Olimpo; la diosa Cibeles era madre de otros dioses, de Zeus, y al igual que Deméter era diosa de la fertilidad; el dios Neptuno gobernaba las aguas y los mares, cabalgaba las olas sobre caballos blancos (se le conocía como Poseidón en la mitología griega). Afrodita era la diosa de la belleza, de la sexualidad y de la reproducción: Atenea era la diosa griega de la sabiduría (el Partenón era el templo, bellísimo, dedicado a esta diosa griega); Diana era la diosa virgen de la caza, protectora de la Naturaleza; Ares era el dios Olímpico de la guerra; y un largo etcétera.

Esos dioses, sus enredadas andanzas y peripecias venían a ser una proyección deslumbrante o sórdida de las pasiones que impulsaban a los humanos. Los grandes relatos míticos que describen la actuación de los dioses tratan de explicar los grandes enigmas que inquietaban al ser humano: la creación del mundo, el origen y el destino del hombre, la angustia de la muerte, la incertidumbre ante lo que pueda haber en el más allá...

Durante tres mil años la creencia en los dioses y en los relatos míticos fue asumida y defendida por las multitudes en Egipto, en Grecia, en Roma. Hoy esos dioses y esos mitos han devenido en objetos literarios que muestran las antiguas exploraciones de la imaginación humana en la búsqueda de respuestas a los enigmas que les inquietaban. Pero, como recuerda el escritor francés Alain Nadaud, "no olvidemos que mientras que los templos de Luxor y del Partenón, hoy, carentes de sus sacerdotes, no son visitados sino por turistas, durante más de tres mil años para los primeros y casi mil para los segundos, estos santuarios atraían a muchedumbres de creyentes, tan sinceros y convencidos de su buena fe como quienes hoy rezan ante el muro de las lamentaciones, se reúnen en la plaza de San Pedro en Roma o se dirigen en peregrinación a la Meca" (Alain Nadaud, Dieu est une fiction. Essai sur les origines litteraires de la croyence, editorial Serge Safran, 2014, p. 43.).

Félix Santos es periodista y exdirector de Cuadernos para el diálogo.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




30 Comentarios
  • Loispau Loispau 15/08/21 20:27

    Pienso que los dioses los invento o imagino los seres humanos por necesidad cuando tuvieron consciencia de que nos moriamos que nuestra vida es finita no como los animales que no saben que van a morir solo viven has ta que mueren
    los seres humanos cuando tuvieron consciencia de la muerte creamos Dioses para pedir protección y explicación a este fenomeno y a todos estados y fenómenos de la naturaleza

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 15/08/21 19:47

    Me parece evidente que cuando hablô de asaltar los cielos Pablo Iglesias era consciente de este trasfondo esperanzado religioso en mucha izquierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 15/08/21 19:53

      Pero a mi no me gustô mucho no porque era malo sino porque era demasiado fuerte casi mesianico. A mi me dan respeto esos fenomenos, me asustan.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 15/08/21 19:24

    Una amiga me dijo que en las peliculas sobre la guerra civil la institucion de la iglesia estaba en el lado golpista (excepto Euzkadi) pero que era en el lado republicano donde se veîa mâs esperanza mâs ingenuidad mâs espiritu religioso en realidad, en el lado franquista aunque habîa la iglesia se notaba mâs realismo e incluso cinismo.
    Bueno ella no habîa vivido la guerra civil (tenîa mi edad) y hacîa esta valoracion de un espiritu religioso republicano solamente a traves de unas peliculas pero me parece interesante.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alardrey Alardrey 15/08/21 18:52

    ¿Dios está dispuesto a prevenir la maldad pero no puede? Entonces no es omnipotente. ¿No está dispuesto a prevenir la maldad, aunque podría hacerlo? Entonces es perverso. ¿Está dispuesto a prevenirla y además puede hacerlo? Si es así, ¿por qué hay maldad en el mundo? ¿No será que no está dispuesto a prevenirla ni tampoco puede hacerlo? Entonces, ¿para qué lo llamamos Dios?

    Epicuro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 15/08/21 13:36

    Sôlo sé de oidas "votre père qui est aux cieux" y parate de contar pero es evidente que es esencial la querencia espiritual en los humanos, en muchos al menos y viendo a gente autodenominada de izquierda retrograda en cuanto a este impulso natural y casi racista respecto a la gente creyente entonces se tiene un poco de pena por ellos.
    Yo no soy creyente pero sé que el cien por cien materialista es hueco.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 15/08/21 13:42

      Bueno, cuando vi a John Mac Laughlin, Paco de Lucia y Larry Corryel (Al Di Meoma estaba enfermo) en el Royal Albert Hall sî que era creyente en este momento.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      0

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 15/08/21 19:50

        Al Di Meola

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        0

  • Javier Elzo Javier Elzo 15/08/21 12:16

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Miguel alfoso Miguel alfoso 15/08/21 11:09

    Este apartado me ha dejado de funcionaf

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Petín 1 Petín 1 15/08/21 10:55

    Las personas han ideado dioses por no querer darse por enteradas que no somos nada más que uno de los miles de millones de combinaciones que se dan de bosones, átomos, ácidos y células de energía, lo mismo que hay tomates hay personas.

    Se ha querido justificar la existencia con el razonamiento de que pensamos y razonamos (no todos) y, como nos creemos superiores, nos hemos tenido que crear un ser más poderoso que nosotros, pero resulta que cualquiera de los cuentos que han contado, se cae con el paso del tiempo y el desarrollo de las ciencias, desde que el Universo giraba alrededor de una tierra plana que era su centro, hasta que hemos descubierto el Bosón de Higgs, los dioses se han ido alejando cada vez más y han tenido que ir moldeando los cuentos.

    Las religiones y las ciencias están muy reñidas, estas son las que demuestran las contradicciones y mentiras de aquellas.

    A algunos nos han imbuido que existe Justicia cuando te mueres y es el clavo ardiendo al que se agarran los parias y desamparados y, además, con el “dios proveerá y castigará a los malos” no nos preocupamos de proveernos y castigar a tantas malas personas que viven de la esclavitud y necesidad de los demás.

    ¡Cuántas guerras y asesinatos se han cometido en nombre de los dioses! Desde los tiempos en los que se adoraban a los dioses frigios Mitra y Cibeles, se han efectuado y se están efectuando, asesinatos con el pretexto de clamar su ira y se han hecho cruzadas, yihad y guerras judaicas para matar a todos los herejes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Miguel alfoso Miguel alfoso 15/08/21 10:50

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Miguel alfoso Miguel alfoso 15/08/21 10:47

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión