Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

La izquierda necesaria

Eduardo Crespo de Nogueira y Greer
Publicada el 12/09/2021 a las 06:00

Vivimos tiempos de enorme incertidumbre. Ante nosotros se entremezclan problemas y amenazas de diversa índole, que van dibujando un panorama de inseguridad y temor, mientras vemos cómo pierden validez las soluciones “de toda la vida”. Nuestra sociedad, tan extraordinariamente compleja, corre el riesgo de verse paralizada por el desconcierto, o violentamente fragmentada en un escenario de “sálvese quien pueda”. Por fortuna, al menos en comparación con otros lugares, vivimos en un Estado de Derecho, una democracia representativa dotada de unos poderes públicos capaces, en principio, de liderar e implicar a la ciudadanía en la construcción de respuestas que estén a la altura de los desafíos; muchas veces formando parte de esfuerzos supranacionales, porque la mayoría de las dificultades que afrontamos operan a escala global.

En este contexto, resultan especialmente relevantes la actitud y el desempeño de las fuerzas políticas progresistas, llamadas a trazar caminos de superación del actual horizonte que además conduzcan a una situación de llegada más justa, sostenible e inclusiva para el conjunto de la sociedad. Percibimos en la actualidad algunos comportamientos preocupantes en este sentido, en la medida en que acortan peligrosamente la mirada y se acomodan a horizontes menos luminosos.

Comenzando por los aspectos ideológicos básicos, gran parte de la llamada “izquierda” no ha superado aún en España el deslumbramiento causado por los nacionalismos periféricos. Su reivindicación más allá de la primera mitad del siglo XX puede explicarse porque la Guerra Civil y la dictadura de Franco impidieron su pleno desarrollo en la época que les correspondía, y propiciaron un enquistamiento de espera y un florecimiento tardío; pero a estas alturas del siglo XXI ya urge que la izquierda española, con histórica vocación mundialista, suelte el lastre regresivo de su vinculación al nacionalismo. Apoyar hoy de cualquier modo el establecimiento provinciano de nuevas fronteras va sencilla y directamente en contra del progreso de la Humanidad. Una consecuencia llamativa de este asunto es el tratamiento de los idiomas, la tendencia a emplearlos como barreras más que como herramientas de comunicación. Está aún por verse una iniciativa de la izquierda para que en la enseñanza primaria de todas y cada una de las escuelas públicas de España, cualquiera que sea su ubicación, se familiarice a la infancia con rudimentos de catalán, gallego y vasco, como semilla de mayor entendimiento, no solo verbal, en el futuro.

Sin salir del ámbito de las ideologías, algunas fuerzas supuestamente progresistas siguen mostrando también ciertos “tics” de condescendencia con viejas formas de dictadura, y no solo marxistas u occidentales. Se alinean incluso con posiciones que niegan la validez universal de los Derechos Humanos, escudándose en el respeto a la diversidad cultural de las civilizaciones, e ignorando que, aunque hayan sido formulados por Occidente, la dignidad individual, la libertad y la igualdad son costosos logros del conjunto de la Humanidad, cuya implantación generalizada conlleva una lucha a la que la izquierda no puede sustraerse. Por poner un ejemplo palmario, la determinación feminista de la izquierda no debería verse mermada en ciertos contextos por el temor a recibir acusaciones de islamofobia.

Pero si en algún terreno necesita la izquierda, y necesitamos de ella, un profundo saneamiento de sus posiciones a la luz del mejor conocimiento científico, es en materia de medio ambiente y conservación de la Naturaleza. Por increíble que parezca, persisten reductos nominalmente progresistas en los que las cuestiones ambientales, y en especial las ecológicas, siguen siendo elementos decorativos de los que cabe prescindir si es necesario para atender a cosas “más importantes”. El mayor y más difícil reto que afronta hoy nuestra civilización es sin duda el ambiental en todas sus vertientes, y no priorizarlo es incompatible con ser y llamarse progresista. Su envergadura planetaria y su urgencia vital exigen la máxima implicación por parte de la izquierda, y no la estamos viendo.

Para empezar, el seguir fiando la solución general frente al cambio climático y sus derivadas a la promesa de los avances tecnológicos, en lugar de apostar nítidamente por el cambio de modelo económico y el decrecimiento real, resulta demasiado miope, cuando no cómplice, para ser considerado progresista. Ni las energías renovables generadas en espacios naturales frágiles, ni la movilidad centrada en vehículos eléctricos particulares, ni los trenes de alta velocidad como supuestos instrumentos de reactivación rural —propuestas que también nacen en la izquierda— son iniciativas creíbles de progreso. De igual manera, la apuesta por modelos agro-ganaderos expansivos, cuando el consenso científico respalda de forma abrumadora la necesidad de reducir el consumo de productos animales, y de ceder la mitad de la superficie terrestre a los ecosistemas naturales, tampoco se condice con el ser progresista. No es concebible progresar a costa de la Naturaleza.

España es una potencia mundial en biodiversidad y espacios naturales. Su uso cuidadoso, conservación y restauración constituyen una fuente copiosa de actividad económica, empleo y bienestar; pero sobre todo, contribuyen de forma irreemplazable al imprescindible equilibrio ecológico global. Por eso resulta aberrante escuchar mensajes procedentes de la izquierda que siguen, por ejemplo, estigmatizando al oso y al lobo. O abogando por nuevas estaciones de esquí, que nacerían obsoletas y contraproducentes. O hablando del agua en términos de “cuencas excedentarias y deficitarias”, buscando justificar trasvases y transformar en regadíos zonas secularmente áridas.

Por eso también duele escuchar voces en la izquierda que siguen avalando urbanizar tramos naturales de costa, o defendiendo cierta industria y minería, en un tiempo en el que ya ni siquiera el principio de “quien contamina paga” está a la altura de las necesidades. En una sociedad progresista, la infraestructura no debe ser solo ambientalmente neutra, sino que debe contribuir a restaurar la naturaleza, a sanar las heridas del medio en el que se inserta, a restablecer sus conexiones rotas. Debe, en suma, mostrar utilidad ecológica. Y en la izquierda, hoy por hoy, escasean las ideas en este sentido.

Por concluir con algo que sería anecdótico si no fuese cruel, también resultan patéticos en nuestra izquierda los intentos de hacer compatible la condena al maltrato animal con los apoyos a la tauromaquia.

No. Este no es el camino. Como país, como sociedad avanzada que busca respuestas viables en el mundo incierto de nuestro tiempo, necesitamos un proyecto ejemplar e inequívocamente progresista, una izquierda valiente, globalista, plenamente democrática y científicamente ecologista. Es más que necesaria. Es urgente.

_______________

Eduardo Crespo de Nogueira y Greer es doctor ingeniero de Montes y funcionario del Estado.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/09/21 12:17

    El problema es que la propuesta del articulista es una excelente propuesta de ideas, pero de irreal contenido político. Porque si defiende un decrecimiento economico debe explicitarlo en que sectores hay que decrecer y que pasaría con las millones de personas que bajarían su nivel de renta y el aumento de pobreza consiguiente. Como vivimos en un mundo global hay que compatibilizar el crecimiento economico, con la competitividad con los demás paises, la redistribución económica y la ecología. Solo se puede hacer del todo bien con un gobierno global ecológico que imponga los limites a la destrucción medioambiental. Pero en un solo pais la cuestión es mucho mas com0pleja que las ideas que defiende el articulista. Y simplemente dejo algunas preguntas en el tintero. ¿Dejaríamos de fabricar coches en España en aras de esos ideales? Pues la producción y exportación de coches significa para España, en especial para las zonas donde se fabrican significa una parte muy importante del PIB, en competición con otros paises: Si España, hoy nos produjera produciría una bolsa de pobreza tremenda de algún millón de españoles mas a las que ya hay, con la consiguiente emigración masiva a otros paises donde puedan vivir mejor. Y la eliminación rápida de ganadería , pesca y agricultura extensiva, aumentaría los precios de carne, vegetales y pescado de tal manera que mucha menos población lo podrían pagar para tener una buena alimentación. Con eso le digo al articulista que las ideas teóricas las podría suscribir, pero su articulación en una politica económica y de rentas es lo que verdaderamente interesa en la politica. Y de eso no explicita nada, no cuantifica nada, no habla de muchos millones de recetas económicas para los perdedores de mas que generaría en el corto plazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Herbert Herbert 12/09/21 11:57

    Efectivamente la Izquierda es necesaria siempre y cuando en lugar del centro izquierda (a) PSOE, sea mejor Izquierda Socialista, o para ser más exactos, que estén englobados, lo máximo posible y factible el PSOE, en el "Internacional Progresismo Izquierda Globalizadora y Plurales" en plena segunda década del siglo XXI.
    Seguramente la "Hoja de Ruta" del Gobierno de Coalición, entre el "PSOE" dejando el centro izquierda por "Izquierda Socialista" e "Izquierda Unidas Podemos", XIV Legislatura; sería 100% solidariamente y mancomunadamente PROGRESISTA.
    Ya que de una puñetera vez, desaparecería el 65% manda mas mal del centro izquierda, uso y abuse del poder-"Caín"-"Goliat", y encima una amoral "guerra incivil", actual, contra el 35% Unidas Podemos-"Abel"-"David" (a) 15M2011-2021 Movimientos de Indignados contra los centros derecha (FAES-PP-VOX) e izquierda (PSOE),

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    1

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/09/21 12:22

      Es que si usted al gobierno de centro izquierda de coalición le quita los españoles que le votan por ser de centro izquierda y solo deja a los españoles que votan a lo que llama usted izquierda real, nunca ganaría las elecciones en España. Gobernaría eternamente la derecha. Quitarle al centro izquierda un 20% de los votantes que votamos por algo distinto a lo que usted plantea significaría que no pasaría del 30% en ninguna elección entre todas las fuerzas juntas. Su argumento es un argumento perfecto para que gobierne siempre la derecha española y así luego podríamos quejarnos de lo malo que son. Pero siempre en la oposición... y en la impotencia.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

  • yokin yokin 12/09/21 11:26

    Muy de acuerdo con su artículo, al que deberíamos añadir y tal vez priorizar por su urgencia en del vivir el día a día lo que sugiere la compañera Canija, es difícil pensar en el medio ambiente si no puedes llegar a fin de mes. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • rafalopon rafalopon 12/09/21 11:08

    "una iniciativa de la izquierda para que en la enseñanza primaria de todas y cada una de las escuelas públicas de España, cualquiera que sea su ubicación, se familiarice a la infancia con rudimentos de catalán, gallego y vasco, como semilla de mayor entendimiento, no solo verbal, en el futuro." Una excelente idea, que seguramente revolverá las tripas de los indepes y de los nazionalistas españolistas-trogoloditas. A ver cuándo un gobierno tiene la valentía de proponer esto.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/09/21 12:24

      Pues sí hay que proponer eso y a la vez que cada español se pueda examinar en cualquier lugar de España, en cualquier examen y en cualquier oposición, en la lengua que elija, también en Cataluña y no obligarle en ningun lado a examinarse en las lenguas del poder.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      3

  • Canija Canija 12/09/21 07:53

    Estoy bastante de acuerdo con el artículo pero iría un poco más allá, el PSOE para ser creíble como partido de izquierda debe solucionar los problemas reales de la ciudadanía : factura de la luz, precio del alquiler de vivienda, aumento del estado del bienestar ( mejorando la gestión de la sanidad y educación públicas) con una subida de impuestos a los más ricos, mejora de los instrumentos de la administración para gestionar las demandas del ciudadano ….

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Antonio Lombardo Lijarcio Antonio Lombardo Lijarcio 11/09/21 22:26

    Parece que usted se está refiriendo claramente al PSOE, que tristemente calificarlo de izquierdas, al menos en los rubros económicos, es una falacia, la modernización del país de Felipe González y la mayoría de los gobernantes "socialistas" ha sido una apuesta por el desarrollismo y los pelotazo. Más de 40 años de gobierno del PSOE en Andalucia (desde donde escribo) no han acortado nuestro retraso respecto al Estado, ni la disminución de las desigualdades.
    Hay grupos a la izquierda, desgraciadamente minoritarios, que llevan años asumiendo los principios que usted ha mencionado como refentes, por ejemplo Adelante Andalucia que personalmente conozco.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    8

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/09/21 13:31

      Lo que dice usted de Andalucia es propaganda derechista, la repetida propaganda derechista para conquistar el poder en Andalucia que le ha calado hasta los huesos. Le voy a dar unos datos europeos: Entre 1986 y 2016 el crecimiento acumulado del PIB andaluz fue del 107%, muy por encima de la media española que fue del 95,4 % y de la media europea que fue del 71,3%. Durante la crisis anterior del 2007- al 2013 el crecimiento de las exportaciones de Andalucia fue del 62% muy superior del conjunto de España. Es la segunda región exportadora de España, tras Cataluña y no solo exporta agricultura, en especial el olivar, sino maquinaria y productos de la industria aereospacial. Con los parques científicos punta de la Cartuja Uno aeroespacial y el otro de medicina molecular y regenerativa y el de Málaga con tecnologías de información y comunicación. Hay mucho paro pero tenga en cuenta que en los últimos 40 años la población andaluza ha aumentado un 30 % mientras que Castilla Leon ha caído el 7% y Galicia tiene población constante. Si aumenta la población, recibe emigrantes y emigra menos es que el crecimiento es innegable. En 1975 uno de cada dos andaluces estaba sin escolarizar, 1 de cada 4 era analfabeto,5%universitario y 15% había terminado la secundaria. Hoy tiene mas del 25% con titulación universitaria. En 1980 trabajaban 1,8 millones de andaluces. En 2018 supero los 3 millones de afiliados a La Seguridad social y el empleo crece al 3% anual. Su renta media respecto a la media española ha subido alguna decena de puntos y su Producción percapita también. Esos son parte de los datos reales, no la propaganda Ppera, que no se porque usted compra tan fácilmente. Muchos analistas han analizado las ultimas elecciones andaluzas y el triunfo de la derecha como el resultado de la tremenda subida economica y social de Andalucia que ha generado una importantísima clase media, de trabajadores y agricultores que es lo que ha posibilitado la subida de la derecha, mas allá de los análisis politicos a corto plazo, explicaría los fenómeno a largo plazo. Y todo empezó con el factor simbólico de introducir el AVe hacia un territorio pobre como símbolo del equilibrio social.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      3

  • jumalona jumalona 11/09/21 22:21

    El autor acomete contra lo que el denomina “nacionalismos periféricos “, pero olvida el peor de todos los nacionalismos Ibéricos : el nacionalismo españolista imperial y uniformista

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/09/21 21:43

    Articulo muy interesante.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

Lo más...
 
Opinión