x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cataluña

PSOE y PSC vuelven a fracturarse en el Congreso por el derecho a decidir

  • Los socialistas apoyan finalmente una moción muy dura contra la consulta en Cataluña promovida por UPyD, que también respalda el PP
  • El PSC, tras una reunión de sus diputados y recibir la orden de Barcelona, se planta y opta por la abstención
  • La moción proclama que "nadie" puede "trocear el cuerpo de la ciudadanía ni redefinir el sujeto de la soberanía nacional" y reconoce "la importancia de la seguridad jurídica y la lealtad institucional" que el Gobierno debe "preservar"

Publicada el 29/10/2013 a las 22:09 Actualizada el 29/10/2013 a las 23:50
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Rosa Díez, durante su intervención en el pleno del Congreso de este 29 de octubre.

Rosa Díez, la portavoz de UPyD, durante su intervención en el pleno del Congreso de este 29 de octubre.

EFE
En esta ocasión, la trampa la puso UPyD. Fue una moción de la formación de Rosa Díez contra "la falacia del derecho a decidir" la que acabó enredando otra vez al PSOE y al PSC y visualizando, de nuevo, la discrepancia de los dos partidos en torno a la cuestión sobre la que pivota toda la política catalana: la consulta soberanista. Por segunda vez en su historia, PSOE y PSC votaron de forma separada en el Congreso, reabriendo así el cisma interno. La iniciativa de UPyD, por descontado, prosperó: recibió 265 votos a favor (PSOE, PP, UPyD, UPN y Foro Asturias), 39 en contra (CiU, PNV, Izquierda Plural, ERC, Amaiur, BNG, Compromís y Geroa Bai) y 13 abstenciones, todas de los socialistas catalanes y de la portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas. Los 12 rebeldes previsiblemente serán sancionados. Sólo faltaron dos parlamentarias del PSC, Meritxell Batet e Isabel Lòpez i Chamosa. 

La primera vez en que cuajó la fractura fue en febrero, a instancias de unas resoluciones de CiU e ICV. Desde entonces, las cosas se habían calmado y se había llegado a un punto de unión: la defensa de la reforma constitucional, asentada con la Declaración de Granada, el pasado julio. Pero los nubarrones de posible tormenta comenzaron a asomar otra vez en los últimos días, cuando UPyD registró su moción consecuencia de la interpelación que Díez dirigió al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. En su texto, muy duro contra el debate soberanista impulsado por Artur Mas y ERC, la formación magenta instaba a la Cámara baja a proclamar que "bajo ningún concepto, una parte de la ciudadanía puede decidir sobre la organización territorial del Estado, ni sobre cualquier otro aspecto o precepto de la Constitución, excluyendo al resto de dicha eventual decisión". También afirmaba que "ninguna autoridad o poder público" podía "privar" a todos los ciudadanos españoles de sus derechos reconocidos en la Carta Magna, insistía que "nadie" puede "trocear el cuerpo de la ciudadanía ni redefinir el sujeto de la soberanía nacional que no es otro que el pueblo español" y reafirmaba la "vigencia" de los artículos 1. 1 y 1. 2 de la Ley Fundamental de 1978, que definen los valores del Estado de derecho y quién es el sujeto de soberanía. 

El PSOE ofreció una enmienda consensuada con el PSC [aquí en PDF] para intentar salvar el escollo, y la presentó en el registro a mediodía de este martes, horas antes de la votación de la iniciativa de UPyD. Su propuesta subrayaba que la Constitución fue "fruto del diálogo y del consenso mayoritario" de las formaciones representativas y ha sido un "marco de convivencia" clave en los últimos 30 años. Pero añadía que, "igual que sucede con otros elementos esenciales de nuestro sistema político, el Estado de las autonomías necesita hoy una revisión y una actualización mediante una reforma dialogada y acordada" de la Carta  Magna, "que tome como referencia el funcionamiento de los países federales de la Unión Europea". Es decir, los socialistas proponían, de forma bastante diluida, su pacto de Granada: la necesidad de federalizar el Estado, una cuestión en la que están completamente de acuerdo PSOE y PSC. 

"El PSOE lleva muchos meses diciendo que, ante el grave reto que tenemos que afrontar como país, deben plantearse soluciones viables, a través del diálogo, el consenso y el entendimiento –explicó por la mañana la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, antes los medios–. Hay mucha gente que se empeña en cerrar puertas entre Cataluña y el resto de España, pero nosotros queremos abrir todas las ventanas, que son el consenso, el diálogo y la reforma constitucional para avanzar en un modelo federal".

El PP, por su parte, presentó otra enmienda. Pedía que se reafirmase la "vigencia" no sólo de los artículos 1. 1 y 1. 2 de la Constitución, sino también del 2, el que habla de la "indisolubilidad de la nación española"

"Desviar la atención"

Pese a las negociaciones, UPyD no transigió. A media tarde, Díez comunicó que no aceptaba de los dos añadidos de socialistas y conservadores con el pretexto de que sería "desviar la atención" con la reforma de la Constitución y con la defensa de la unidad de España. Ofreció a cambio una enmienda transaccional [consúltala en PDF] que no aportaba demasiada novedad: enfatizaba que la Constitución es "el marco de convivencia entre los españoles" y reconocía la "importancia de la seguridad jurídica y la lealtad institucional" que los poderes públicos tienen la "obligación de preservar". 

La actitud de UPyD fue la detonante última de la división de los socialistas. El PSOE, que había dado señales en los últimas horas de que, si Díez se mantenía en sus trece, se inclinaría por la abstención como una solución de consenso, cambió de postura. Rodríguez anunció el voto a favor de la moción de UPyD con la incorporación de la transaccional. La portavoz, que volvió a tachar de "oportunista" la iniciativa de UPyD, alegó que como el texto final era una reafirmación de la Constitución, los socialistas no podían oponerse. La fractura se consumó minutos más tarde, cuando se produjo la votación, sobre las 22.30 horas. 

"No podíamos votar no o abstenernos"

El giro de última hora desconcertó al PSC, cuyos diputados se reunieron en el Congreso para dirimir qué hacer. Al tiempo, se mantuvieron en contacto con la sede de la calle de Nicaragua de Barcelona, el cuartel general del partido, y esta les dio la indicación: abstención. A fin de cuentas, el derecho a decidir es una promesa electoral del PSC. Pere Navarro, el primer secretario, siempre ha defendido que la consulta cabe y que es posible, aunque deba ser "legal y pactada" con el Estado. 

Fuentes socialistas adujeron que se había intentado evitar el mal trago hasta el final, que por eso se presentó la enmienda a UPyD, y que no hubo manera. "No podíamos votar no o abstenernos. Estamos contra el derecho a decidir, y nuestra posición es clara. ¿Qué significa abstenernos?". Por su parte, el coordinador de los parlamentarios del PSC en las Cortes, Albert Soler, explicó a la salida del pleno que los diputados catalanes se abstuvieron por "coherencia" con su posición y para no caer en la "provocación" de UPyD, informa Europa Press. Soler no quiso calificar el apoyo conferido por el PSOE al texto de Díez, ni presumir qué puede ocurrir ahora que se ha vuelto a consumar la indisciplina de voto. Se verá si esta ruptura "tiene alguna consecuencia derivada", añadió. Lo que está claro es que "el 80% de los ciudadanos de Cataluña" está a favor de la consulta. El portavoz deslizó que había habido un cambio de última hora, porque la intervención del diputado socialista, Ignacio Sánchez Amor, "parecía que iba a la abstención". "No podíamos votar que el derecho a decidir es una falacia.

Es pronto para dilucidar consecuencias, pero a Alfredo Pérez Rubalcaba se le vuelve a abrir una vía de agua con el PSC. Un tema que nunca ha dejado del todo de estar encima de la mesa. Y que recuerda que PSOE y PSC siguen sin un protocolo de relaciones. En julio, las direcciones de los dos partidos intentaron consensuar un nuevo marco, pero la presión de los barones lo tumbó, precisamente por la renuencia de las federaciones a permitir que los socialistas catalanes pudieran votar de forma distinta en el Congreso. Para evitar la colisión se creó un Comité de Coordinación Política. Pero nada ha impedido que la historia de unidad de los dos partidos volviese a resquebrajarse este martes. 


Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • LAIE LAIE 30/10/13 23:02

    A este paso el PSC se va a quedar con Navarro y cuatro más. Ya no le queda discurso en Cataluña. Su abstención en Las Cortes, ante el cambio de postura obrado en el PSOE, no es coherente con su compromiso electoral en Cataluña. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • minero minero 30/10/13 01:13

    Los  socialistas  asi  de la manera que vais no llegais a la primera curva  os lo dice un tonto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria garcia Maria garcia 30/10/13 00:43

    Las leyes no son inamovibles..Los Catalanes se van a ver obligados a irse por las malas, nunca mejor dicho.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.