x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Libertad prensa

Un juez de Palma respaldado por la Fiscalía requisa ordenadores y móviles a dos periodistas para descubrir sus fuentes en un caso de corrupción

  • El juzgado autoriza "el estudio de whatsapps, correo electrónico y otras redes sociales" de dos profesionales del Diario de Mallorca y Europa Press para detectar una filtración
  • El periódico balear asegura que no entregará a la Policía ningún material relacionado con la investigación del caso Cursach
  • La actuación del juez y de la Fiscalía choca con la doctrina consolidada del Constitucional que protege las fuentes de los periodistas

Publicada el 12/12/2018 a las 06:00 Actualizada el 11/12/2018 a las 21:11
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Imagen del empresario Bartolomé Cursach.

Imagen del empresario Bartolomé Cursach.

E.P.
La Policía Nacional requisó este martes material profesional y personal a dos periodistas baleares. Lo hizo bajo la orden del juez José Luis Cortés del Blanco, que está al frente del Juzgado de Instrucción Número 12 de Palma de Mallorca. Los profesionales forman parte de la plantilla del Diario de Mallorca y de la delegación balear de Europa Press. Ambos habían publicado información respecto a una investigación dentro del caso Cursach, una macrocausa que gira en torno al magnate del ocio nocturno Bartolomé Cursach. El motivo apunta directamente a un presunto delito de descubrimiento de secretos, debido a una filtración de un informe de la Policía Nacional que sugería un posible delito fiscal por parte del empresario y que fue recientemente archivado. Si bien los periodistas no están siendo investigados, el juzgado sí los considera clave para conocer la autoría de quien filtró la información publicada.

El juez actuó respaldado por la Fiscalía, cuyos portavoces confirmaron la apertura de "una pieza secreta por presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos en la que no se está investigando a ningún periodista". El fiscal delegado de Anticorrupción en Mallorca informó "favorablemente la diligencia solicitada por la Policía para acceder a los dispositivos de almacenamiento de información en poder de los periodistas a fin de obtener las necesarias evidencias de la comisión de un delito", sostiene el ministerio público.

En el caso de la agencia de noticias, tres agentes y una secretaria judicial acudieron a la redacción para exigir a la periodista Blanca Pou la entrega de cualquier documentación sobre la macrocausa. Si bien la redactora trató de acogerse a su derecho profesional de no revelar las fuentes, los agentes insistieron en sus requerimientos. Antonia López, delegada de Europa Press en Illes Balears, explica en conversación con infoLibre que la profesional decidió ampararse "en la protección de la fuente", pero los agentes "pidieron reunirse con ella a solas". Finalmente, añade, "tuvo que entregar su teléfono móvil personal y dos ordenadores". La Policía, continúa la delegada, aseguró estar "investigando un delito, que es la filtración", de manera que "ante el auto nada se podía hacer". López asegura que los servicios jurídicos de la empresa estudiarán posibles medidas de respuesta.

En cuanto al Diario de Mallorca, el periodista Kiko Mestre lanzó este martes un vídeo en el que explica las circunstancias del suceso. "Esta mañana la Policía me ha requerido, me ha llamado sin explicarme el motivo, he ido al encuentro, me han metido en un despacho en presencia de una secretaria judicial y me han entregado un requerimiento judicial por el cual me veía obligado a entregar mi teléfono móvil personal", dice. Todo esto, añade Mestre, "forma parte de una investigación bajo secreto" en la que no figura como investigado, de manera que dice no saber "exactamente qué buscan" a través del teléfono móvil requisado. El periodista también relata que la Policía se personó la tarde del martes en el rotativo "porque quería toda la documentación sobre el caso Cursach". No obstante, cuando "ha visto que le recibía tanto la directora como el representante del periódico y el abogado, ha decidido marcharse" y ha informado de que "regresará con la orden judicial". El periodista remarca que lo sucedido no constituye un ataque personal, sino contra "la profesión" y el "compromiso con la verdad", por lo que supone "un atentado directo a la libertad de prensa". El periódico ha señalado su intención de no entregar ningún material relacionado con la investigación.

El auto judicial

El Diario de Mallorca publicó la parte dispositiva del auto que ordena el registro de ambas empresas. En el documento [consultar en este enlace], el Juzgado de Instrucción Número 12 de Palma acuerda la entrada y registro en los centros de trabajo, a instancias de los abogados de Bartolomé Cursach, Bartolomé Sbert y el Ministerio Fiscal. El juez estima necesario incautar "el teléfono móvil utilizado" por los periodistas, así como sus ordenadores. También menciona la necesaria entrega de "cualquier documento policial o judicial relacionado con la investigación del caso Cursach o sus derivadas". Además, añade, se les "requerirá para que aporten voluntariamente o serán intervenidas memorias externas o pendrives que pudieran contener los documentos referidos".

Al mismo tiempo "se autoriza el estudio de whatsapps, correo electrónico y otras redes sociales a fin de detectar posibles envíos de datos, filtrados por parte de los investigados, así como la intervención de cualquier documento o archivo" vinculado al fenómeno investigado. El juez estima que, en cualquier caso, "la entrada y registro en sus oficinas podrá ser evitada si acceden voluntariamente a entregar esos dispositivos".

La noticia que activó el detonante tiene que ver con un informe del Grupo de Blanqueo de Capitales de la Policía Nacional, en el que acusa al Grupo Cursach de defraudar al menos 51 millones de euros a Hacienda y otros 14,7 millones a la Seguridad Social entre 2010 y 2016. La información al respecto fue publicada por Europa Press y por el Diario de Mallorca el pasado 5 de julio. El juez instructor del caso terminó por archivar el presunto delito fiscal el pasado 29 de noviembre.

Derecho constitucional

Los apoyos hacia los periodistas y sus medios no tardaron en llegar. La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) rechazó tajantemente la incautación efectuada por los agentes. La Asociación de Comunicadores e Informadores Jurídicos (ACIJUR), por su parte, condenó los hechos sucedidos y poco después, la propia presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol, se pronunció y mostró su apoyo a los reporteros: "La información rigurosa y libre fortalece a nuestra sociedad", manifestó.

También los sindicatos de periodistas más representativos de Illes Balears brindaron su respaldo a los afectados. María Amengual, secretaria general del Sindicat de Periodistes de les Illes Balears (SPIB), recalca en conversación con infoLibre que se trata del "mayor ataque al periodismo en la historia de Balears". Amengual subraya asimismo que "el derecho a no revelar las fuentes y al secreto profesional está recogido en el artículo 20 de la Constitución". Aunque el precepto señala que "se podrán secuestrar publicaciones por orden judicial", no contempla la posibilidad de "obligar a un periodista a revelar sus fuentes", reflexiona la secretaria general. La periodista observa con especial preocupación la incautación de los teléfonos personales de los profesionales. Y se detiene en ese último matiz. "Ninguno tenía teléfonos de empresa", manifiesta.

La representante del sindicato estima además que lo sucedido atenta contra "el derecho de los ciudadanos a recibir una información veraz" y, aunque llama a la prudencia, afirma que "una de las dos personas está afiliada al sindicato", de manera que "se pondrán a su disposición para lo que haga falta" los servicios jurídicos tanto de la organización sindical como de la FAPE. Amengual dice entender "que el juez tendrá sus motivos, pero los va a tener que explicar muy bien", concluye.

Ángeles Durán, presidenta de la Associació de Periodistes de les Illes Balears (APIB), también valora como "muy graves" los hechos acontecidos, en declaraciones a este diario. Durán exige además la "devolución de todo el material" y reitera "todo el apoyo" a los afectados. La líder de la asociación entiende que "la Constitución respalda a los periodistas, en base al secreto profesional, a no revelar sus fuentes". Recalca además que los medios "no están siendo investigados", de manera que a su juicio "no se justifica que se hayan llevado material del medio ni mucho menos del periodista". Es no sólo algo "gravísimo", sino también "una forma de control desde el poder político y judicial", zanja.

Ambas profesionales coinciden en acentuar lo "inédito" de lo sucedido e insisten en reclamar explicaciones. Lo cierto es que el derecho de no desvelar las fuentes como una garantía constitucional está ampliamente consolidado en la doctrina del Tribunal Constitucional, por lo que la actuación de este martes resulta, recalcan las periodistas, "incoherente e injustificada". 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Nicasso Nicasso 12/12/18 20:35

    Raro, raro, raro, muy raro. Primero, ante todo, libertad de expresión y defensa del secreto profesional. Espero ampliación acerca de estos hechos y sus motivos. Aunque, es diferente, en situaciones diferentes, el juez Garzón, se valieron de que había violado las comunicaciones entre abogados y..., para apartarlo del inicio de la Gürtel y...De entrada, trasnsgresión a una garantía constitucional, pero me faltan datos, necesito muchos más datos y muchas explicaciones...porque si no los/las hay con justificación, con contundencia inapelables, será otro golpe mortal al poder judicial y al Estado de Derecho. Estoy desconcertado,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • senenoa senenoa 12/12/18 13:38

    La mafia del PP ataca de nuevo. Y sus perros de presa actúan impunemente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Merm Merm 12/12/18 13:19

    Lo de siempre. En lugar de preocuparse de que hay indicios de corrupción que han sido tapados o archivados, se preocupan por quién ha destapado el tema. Así la justicia demuestra que no actúa con justicia sino siguiendo intereses de los de siempre. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Ambón Ambón 12/12/18 12:03

    ¿Quien ha influido sobre el juez y la fiscalia de Baleares?

    Desgraciadamente esto me recuerda mucho a la reacción del Tribunal Supremo cuando se se sentenció contra los bancos y algunos jueces salieron en su defensa.

    Por pura salud democrática es fundamental que los ciudadanos tengamos cumplida información, total y veraz de este caso de extrema gravedad. Este es uno de los peores ataques a la Constitución y parece ser que se ha producido desde un juzgado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • AMP AMP 12/12/18 11:45

    Grave, muy grave la cercenación cada vez mayor de las libertades de todos, menos de las de los retrógrados.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • VictorMB VictorMB 12/12/18 09:07

    Los lobos pastoreando el rebaño

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • phentium phentium 12/12/18 08:59

    No soy seguidor de la prensa balear así que me preguntó qué parte de culpa de esta ignominia tiene la propia prensa. La balear o cualquier otra....
    Seguro que habrá una parte de la prensa que se alegrará de lo acontecido a un competidor, fruto de su propia miopía que no le permite ver qué ha empezado la caza al mensajero sin complejos y es sólo una cuestión de tiempo que les llegue el turno a todos aquellos que resulten molestos e incómodos al poder.
    Estoy deseando que llegue el sábado para ver cómo tratan este tema en la sexta, especialmente Marhuenda y el impresentable Inda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • jhgb jhgb 12/12/18 07:38

    Los jueces cuando quieren son independientes e innovadores, mas innovadores cuanto más les cabrean. El uso que hacen de su independencia también puede desprestigiar la justicia. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Marimardona Marimardona 12/12/18 00:50

    Cada vez se pierden más derechos en España. La Constitución es unas veces reivindicada con enorme fervor y otras veces manoseado sin el más mínimo respeto. Desde luego mi país cada vez se parece menos al que yo soñaba en los años ochenta. Qué pena por las esperanzas perdidas y qué vergüenza por no haber sido cspaces de defenderlas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    12

    • Gabrielon Gabrielon 12/12/18 01:57

      Me identifico bastante con tus sensaciones. En los ochenta yo -joven e ingenuo, podría decirse- consideraba que, lograda la democracia, lo que tocaba era mantenerse atento frente a sus enemigos y perfeccionarla poco a poco. Lo que ha pasado es algo muy diferente: cada vez hay más deterioro en todos los campos, y tengo la sensación de que nos han dado el cambiazo.

      Probablemente no sea así: simplemente, han caído las máscaras. Internet dejó al rey desnudo (literalmente: lo digo por el rey), y el nivel de consciencia de un sector de la población respecto a lo que funciona mal en España es mucho más alto que antes. Hasta ahí lo bueno. Lo malo es mucho más: nada ha cambiado, y las élites corruptas (las corruptas élites, mejor), al verse descubiertas, se han puesto chulitas, mientras la mayoría ignora lo que pasa, o prefiere ignorarlo. El resultado es la calamitosa erosión de un edificio (el estado de derecho, o incluso el estado a secas) que se agrieta por momentos. Aún no sabemos si se derrumbará, pero la cosa pinta fea. Hoy tocaba la libertad de prensa.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      8

      • BASTE BASTE 12/12/18 08:27

        Cambiaría el tiempo del verbo:Se está derrumbando.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        5

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.