X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Residencias de mayores

DomusVi gana el pulso a Ayuso y retiene el control de un geriátrico en el que luego murieron uno de cada cuatro residentes

  • La Consejería de Políticas Sociales quería retirarle la gestión del centro al detectar que la empresa había subcontratado a personal de atención directa, algo que no permiten los pliegos
  • La Abogacía General de la Comunidad de Madrid, sin embargo, estima que no puede declararse "la resolución porque la subcontratación fue puntual y carecía de entidad suficiente para constituir incumplimiento grave del pliego"
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 11/11/2020 a las 06:00
Entrada de la Residencia Usera, gestionada por DomusVi.

Entrada de la Residencia Usera, gestionada por DomusVi.

EP

La multinacional DomusVi consigue doblar el brazo al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso y mantendrá el control de una de las residencias que gestiona en la capital. El expediente sancionador que se abrió hace nueve meses contra el gigante del sector en relación con su geriátrico del barrio madrileño de Usera, en la que desde 2014 acumula sanciones por valor de 101.387 euros, ha terminado cerrándose en falso después de que los servicios jurídicos de la Comunidad de Madrid hayan resuelto que no se puede romper la relación con la compañía por subcontratar a enfermeros, un recurso que no se permite en los pliegos. DomusVi es una de las empresas más potentes del sector en nuestro país. Cuenta en España con 138 residencias de mayores y cerca de 20.000 camas, lo que reporta al grupo cerca del 70% de su facturación. Parte del dinero que gana con la gestión de los centros españoles, tal y como desveló este diario, termina en la isla de Jersey, un territorio fiscalmente opaco donde no se paga impuesto de sociedades, según la Organización para el Desarrollo y la Cooperación Económicos (OCDE).

El enfrentamiento con la Comunidad de Madrid se inició a comienzos del pasado mes de febrero, cuando la pandemia ni siquiera había comenzado a cebarse con los centros de la región. En una entrevista en la Cadena Ser, el entonces consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, anunció que habían decidido rescindir el contrato por el que DomusVi gestionaba una residencia de Usera tras haber detectado que la multinacional, que acumulaba numerosas quejas de trabajadores y familias en ese centro, había recurrido a la subcontratación de personal de atención directa, en concreto de enfermeras, algo no permitían las licitaciones. "Algunos nos pueden acusar de si estamos haciendo una caza de brujas. No vamos contra ninguna empresa, vamos contra prácticas que están prohibidas en el propio pliego", explicó el consejero. Pocos días antes, se había conocido que el Ejecutivo madrileño había iniciado también un procedimiento para poner fin a la relación contractual con Aralia en relación con otros tres centros por el mismo motivo: subcontrataciones para cubrir bajas de personal.

El expediente vinculado a DomusVi se inició, concretamente, el 31 de enero por parte de la Dirección General de Atención al Mayor y a la Dependencia, quien formuló propuesta de resolución de la relación contractual, que se inició en el año 2012 y que se prorrogó hasta en cuatro ocasiones –la última, de 2018, permanece vigente hasta 2021– por un total de 30,06 millones de euros. Lo hacía sobre la base de que la adjudicataria había subcontratado parte de las prestaciones durante el periodo navideño de 2019. Sin embargo, cuando el asunto cayó en manos de los servicios jurídicos madrileños, todo se vino abajo. Así lo reconoce el actual consejero de Políticas Sociales, Javier Luego, en una carta remitida este mismo martes por el departamento en manos de Ciudadanos al Comité de Empresa de la Residencia Usera, a la que ha tenido acceso infoLibre. "No me puedo creer que sean tan corruptos que les dejen salirse de rositas", se lamenta en conversación con este diario Florencia Yacovano, miembro del órgano de representación sindical en el centro.

La misiva, que lleva la firma del propio Luengo, responde a un correo que los trabajadores enviaron a Políticas Sociales interesándose por el estado de la cuestión después de que el director del centro les comunicase que se había archivado el expediente sancionador. Algo que, ahora, les confirma el consejero. "Como parte de la tramitación ordinaria de cualquier procedimiento de resolución, la propuesta se sometió al informe preceptivo de la Abogacía General de la Comunidad de Madrid. Dicho informe, vinculante para la Dirección General, estima que no puede declararse la resolución porque la subcontratación fue puntual y carecía de entidad suficiente para constituir incumplimiento grave del pliego del contrato. Al resultar obligatorio el cumplimiento del criterio manifestado, la Dirección General no ha podido dictar la resolución", explica la carta. En definitiva, que DomusVi podrá continuar gestionando el centro ubicado en la capital y evita una sanción que la podría inhabilitar para contratar con la administración madrileña durante tres años. 

El escrito remitido a la representación sindical finaliza con el compromiso de la Consejería de Políticas Sociales de continuar realizando "inspecciones periódicas" en todos los centros de la región "a fin de comprobar el cumplimiento por parte de las empresas". Sin embargo, los trabajadores han encajado la misiva como un auténtico mazazo. "Nos pintaron la cara para que dejáramos de denunciar la situación en el centro", lamenta Yacovano, que no oculta su "disgusto" y su "desánimo". En concreto, se refiere a las continuas denuncias de la plantilla relativas a la "precariedad laboral" en el centro. "Trabajamos con la ratio mínima que exige la Comunidad de Madrid a las empresas. Cuando hay bajas por enfermedad, no se les obliga a cubrirlas, por lo que en ocasiones estamos incluso por debajo del mínimo. A esto hay que sumarle que el grado de dependencia de los residentes es cada vez mayor y, por tanto, necesitan más cuidados. En definitiva, más atención pero menos personal. Es desesperante", cuenta al otro lado del teléfono la secretaria del Comité de Empresa. 

Al igual que los empleados, también los familiares llevan tiempo batallando contra el servicio que presta DomusVi en este centro. El 5 de agosto de 2019, por ejemplo, presentaron una queja ante el Defensor del Pueblo. "Los familiares que firmamos este escrito pasamos nuevamente a informarle sobre la situación que se vive continuamente en el mencionado centro, después de numerosas reclamaciones presentadas en la propia residencia, empresa gestora DomusVi y Consejería de Políticas Sociales y de Familia, sobre la situación de desamparo, falta de cuidados, respeto y dignidad que están viviendo los residentes", comenzaba el texto, que continuaba detallando uno a uno los motivos de la queja: falta de personal en todas las categorías, sobre todo en lo que respecta a auxiliares; "constantes" confusiones en la medicación de los residentes, "ya que se cuenta únicamente con dos enfermeras para las tres plantas del centro"; falta de limpieza "con carácter general" y unas instalaciones "totalmente deterioradas"...

La residencia de Usera fue uno de los centros intervenidos por la Comunidad de Madrid durante la primera ola de la pandemia. Una crisis sanitaria que cogió a los empleados y a los ancianos desprotegidos. A comienzos de abril, el sindicato Progresa presentó una denuncia ante la Inspección de Trabajo por la situación "tercermundista" en la que se encontraba la plantilla y los usuarios. Denunciaban la falta de medios de prevención, algunos de los cuales aseguraban tener que desinfectar para poder continuar con su trabajo a pesar de ser desechables. En el centro de Usera, según señalan desde el Comité de Empresa, fallecieron durante el zarpazo de los meses de marzo, abril y mayo "42 de los 152 residentes". Es decir, el 27,6%. Uno de cada cuatro.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • 74camilo 74camilo 12/11/20 08:46

    Efectivamente había muchas "manos", pero...era "un pulso" o "un abrazo"...????

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • JIRS JIRS 11/11/20 18:47

    Bueno....., pues esto es lo que hay. El primer consejero dimite - no se sabe muy bien por qué - por discrepancias, al parecer, con Díaz Ayuso.
    Dicho consejero solicita la resolución del contrato con el fondo buitre que gestiona la residencia por incumplimiento del mismo (subcontratar personal y prestaciones a otras empresas), estas prácticas están prohibidas en el propio pliego de condiciones de la adjudicación.
    Llega el nuevo consejero - se supone que al gusto de Isabel - y lo primero que hace no es resolver el contrato con dicho fondo por incumplimiento, sino que se lo da a valorar a los servicios jurídicos de la cámara y estos dictaminan, que sí, que el contrato se ha incumplido, pero poco y por poco tiempo (el periodo navideño), por lo que parece exagerado rescindirlo y mejor dejarlo como está.
    Podemos colegir pues que si nos saltamos las leyes y lo acordado poco y por poco tiempo pues no pasa nada y no ha de tener consecuencias para el incumplidor.
    La verdad es que visto esto, dan miedo ciertos servicios jurídicos que se supone que están para proteger a los intereses ciudadanos y asegurarnos el cumplimiento de las leyes y pactos firmados con la administración (claro está, si es que están al servicio de la Administración y no de otras personas o intereses).
    Me imagino yo, por poner un ejemplo, un caso de violación o abusos sexuales, en los que los servicios jurídicos dictaminan que como la penetración o el abuso fue solo de una parte del miembro y no del todo (o para dar más sorna al chascarrillo, que el violador la tenía pequeña y entró poco), y el acto violento no duró mucho tiempo (no fue todo un periodo navideño, sino sólo lo que duró el acto), pues que no ha de tener consecuencias para el incumplidor de la ley.
    No quiero pensar que Díaz Ayuso contrata ahora a los juristas de la Cámara que hayan salido de la universidad de HarvAravaca o de la Juan Carlos I, seleccionándolos entre aquellos que hacen los 5 cursos en 8 meses, por aquello de trabajar entre colegas.
    O nos lo tomamos así, a cachondeo con esta Mujer, o nos cortamos las venas.......

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Maritornes Maritornes 11/11/20 16:59

    Yo también creo que esos "pulsos" son teatrillo.
    Si realmente llega a haber inspecciones, probablemente les avisan del día y hora para que dejen fuera de la la vista las cucarachas, las cosas más rotas y los residentes más emaciados, para ponerles el sellito con el "ok" (esto lo he oído contar a una empleada de otra residencia; podría no ser verdad, pero tampoco me sorprendería, visto lo visto).
    Si estas denuncias quedan finiquitadas en la comunidad de Madrid y no se puede recurrir a una instancia superior, esta gente está completamente indefensa, porque el informe de la abogacía se las trae: "...la subcontratación fue puntual y carecía de entidad suficiente para constituir incumplimiento grave del pliego del contrato". O sea, que incumplieron, pero poco.
    Mañana me cojo la carretera de Burgos a 190 por hora y utilizaré el mismo argumento: que fue puntual y carecía de entidad suficiente para constituir incumplimiento grave de las normas de tráfico. Vaya jurisprudencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • senenoa senenoa 11/11/20 11:26

    Discrepo del titular de esta noticia, que induce claramente a error una vez leída la noticia.
    Domus Vi no le ganó el pulso a Ayuso, era todo una comedia y, mucho me temo, estaba pactado previamente pues ha sido la Abogacía General de la Comunidad de Madrid que depende de Presidencia quien actuó desestimando el asunto y cubriendo cualquier demanda futura. Muy listos todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Cobas Cobas 11/11/20 10:54

    La gana el pulso a IDA o se deja ganar el pulso

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • jhgb jhgb 11/11/20 08:03

    El derecho de un fondo buitre a hacer dinero y no pagar impuestos esta por encima del derecho a una vida digna de los ancianos. Un abrazo a los empleados que han de asistir con impotencia al sufrimiento de los ancianos. Los que gobiernan Madrid saben hacer hospitales pero no evitar el sufrimiento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • jorgeplaza jorgeplaza 11/11/20 06:48

    Extraño titular:

    "DomusVi gana el pulso a Ayuso y retiene el control de un geriátrico en el que luego murieron uno de cada cuatro residentes."

    ¿Qué significa "luego" en esa frase? Leyéndola, me he acordado de que el cura navarro que nos daba religión en el Bachillerato seguía usando "luego" en el sentido arcaico de "inmediatamente" ("¡Venga luego!", decía para meternos prisa) y nos costó más de un capón darnos cuenta de que, para él, "luego" no significaba "después" como para nosotros. Pero tampoco con ese significado arcaico tiene sentido la frase.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión