X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
14F | Elecciones en Cataluña

Vox devora a Ciudadanos y al PP y desafía el liderazgo de Casado en la derecha española

  • La ultraderecha irrumpe en el Parlament con 11 diputados y se convierte en la cuarta fuerza política catalana
  • El bloque de la derecha pierde la mitad de su representación: Ciudadanos protagoniza un hundimiento histórico (pasa de 36 a 6 escaños) y el PP de Casado cosecha el peor resultado de su historia (tres diputados)
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti

 

Fernando Varela
Publicada el 14/02/2021 a las 22:34 Actualizada el 15/02/2021 a las 08:29
Ignacio Garriga acompañado por el presidente del partido, Santiago Abascal, durante su comparecencia de este domingo.

Ignacio Garriga acompañado por el presidente del partido, Santiago Abascal, durante su comparecencia de este domingo.

Efe

El fenómeno Vox sigue adelante. Las candidaturas ultras irrumpieron este domingo en el Parlament convirtiendo a la formación de Santiago Abascal en la cuarta fuerza política de Cataluña con 11 escaños y el respaldo del 7,69% de los ciudadanos que fueron a votar. Una cosecha apabullante para un partido que hace apenas dos años no tenía representación en ninguna parte y que se ha construido recogiendo una buena parte del hundimiento electoral de Ciudadanos e incluso del retroceso del Partido Popular.

Su éxito, sin embargo, no se ha traducido en un avance de las posiciones de la derecha antiindependentista. Más bien todo lo contrario. Ciudadanos y PP sumaban en la legislatura anterior 40 escaños (36 Cs y 4 el PP) y ahora la suma de los de Abascal, Inés Arrimadas y Pablo Casado se queda en 20: 11 para los ultras, seis para los naranjas y tres para los conservadores.

Desde que el Tribunal Constitucional anuló parcialmente el Estatut que habían aprobado el Parlament, el Congreso y los catalanes en referéndum, y en un clima de creciente polarización política en Cataluña, el bloque de la derecha contraria a la celebración de un referéndum sobre la independencia de Cataluña había ido aumentando posiciones. 21 escaños en 2010 (18 del PP y 3 de Cs), 28 en 2012 (19 del PP y 9 de Cs), 36 en 2015, el año del sorpasso de los naranjas al PP (11 del PP y 25 de Cs) y 40 en 2017 (4 del PP y 36 de Cs). Pero esa tendencia ha terminado.

La apuesta política contraria a cualquier clase de diálogo con el independentismo se ha visto castigada: el de este domingo es su peor resultado en las siete elecciones celebradas en los últimos 15 años: (en 2006 fueron 17 escaños, 14 del PP y 3 de Cs).
 

La catástrofe de Ciudadanos supera el peor de los escenarios para el partido de Arrimadas. Seis diputados (30 menos) y el 5,57% de los votos (19,78 puntos menos) es su segundo peor resultado, sólo por encima de los tres escaños con los que entraron por primera vez en el Parlament en 2010. Y dejan en una posición muy delicada a la sucesora de Albert Rivera y a su estrategia de buscar pactos con el PSOE de Pedro Sánchez a partir de los cuales construir un espacio de moderación distinto del PP en el conjunto de España. Ciudadanos, que ya sufrió un gravísimo retroceso en las generales de 2019, que costaron a Rivera la Presidencia del partido, deja de ser un actor político relevante en Cataluña.

El PP de Pablo Casado también sale mal parado. Los conservadores no sólo no mejoran en escaños sino que pierden uno de los tres diputados que tenían en la anterior legislatura. Un resultado (3,85%, casi cuatro décimas menos que en 2017) que les sitúa, otra vez, en el peor resultado de su historia. Nunca antes, ni siquiera en los tiempos de Manuel Fraga, el PP había tenido una representación tan exigua en el Parlament de Cataluña. Para colmo, ese retroceso coincide con el éxito de Vox, que duplica sobradamente en votos a los de Casado y casi cuadriplica sus escaños. 

Este resultado es el que más anhelaba Abascal. Por primera vez los ultras consuman el sorpasso al PP y presentan sus credenciales para disputar a Casado el liderazgo de la derecha en toda España. Una pelea abierta desde que ambas formaciones se enfrentaron por la moción de censura que Vox planteó contra Pedro Sánchez y cuyo primer asalto ha acabado este domingo con una victoria incontestable de la extrema derecha.

La campaña llena de bandazos protagonizada por Casado, que en la recta final trató de distanciarse de la herencia de Mariano Rajoy, ha terminado por pasarle un abultada factura y abre a partir de ahora un gran interrogante dentro del PP. 

Las dificultades para trabar un discurso claro que marcase distancias con la corrupción en general y con el extesorero Luis Bárcenas en particular, y la interpretación que la mayoría de los medios hicieron de que Casado criticaba la política de Rajoy sobre Cataluña e incluso la actuación de las fuerzas de seguridad durante el 1 de octubre, han destrozado sus expectativas de obtener al menos una ligera mejora en votos y escaños.

Diálogo frente a intransigencia

Para colmo, los votantes no independentistas han acabado premiando en las urnas la moderación del PSC y sobre todo su apuesta por el diálogo frente al maximalismo y la intransigencia del PP y de Ciudadanos.

En una primera reacción, el candidato del PP, Alejandro Fernández, que compareció sin ser arropado por ningún miembro de la dirección de Casado, admitió que sus resultados han sido “muy malos”. No lograron mejorar y tampoco conseguir un grupo parlamentario. Pero no achacó lo ocurrido a errores propios sino a la baja participación —según él se quedaron en casa los votantes constitucionalistas moderados, “liberales” y “europeístas”—, a “algunos ruidos que nos han venido de otros lugares” y a “momentos de la campaña que han sido un terremoto” para las expectativas del PP.

La dirección de Casado rechazó a última hora del domingo la más mínima autocrítica. Su secretario general, Teodoro García Egea, compareció desde la sede del partido para culpar del resultado a Pedro Sánchez, por preferir “polarizar la sociedad”, y a lo que llamó “juego sucio”, en referencia a las acusaciones de Bárcenas, de las que responsabiliza a la Fiscalía y a través de ella al Gobierno de España. “Estábamos en 10 escaños hace dos semanas” y esa cifra “se desplomó al publicarse” la nueva declaración del que fuera tesorero del PP, aseguró.

García Egea trató de minimizar que Vox por primera vez les ha duplicado en votos y casi cuadriplicado en escaños en unas elecciones diciendo que eso, “décima arriba décima abajo”, “no es noticia” porque el PP sigue siendo “la única alternativa a Sánchez”. Las elecciones catalanas, subrayó, nunca han sido “extrapolables” al conjunto de España, se jactó.

Por esa razón, Pablo Casado no va a modificar el rumbo trazado, anunció. “Vamos a seguir trabajando en el proyecto en el que creemos” porque “España necesita el proyecto del PP de Casado. El del PP de hoy”, subrayó tratando de marcar distancias con los casos de corrupción que afectan al partido y están siendo todavía investigados. “Esta es la última factura que vamos a pagar de ese pasado. Se acabó”, proclamó enfáticamente.

La batalla entre el PP y Vox entra en una nueva fase. Su líder, Santiago Abascal, puso en valor desde Barcelona que su partido es ya la principal fuerza de oposición al “separatismo” a la “izquierda” en toda España y prometió ganarse la confianza de los votantes del PP. “Tenemos una gigantesca responsabilidad en España: construir la alternativa para recuperar el orden constitucional” que “nos obliga a tender la mano a ocho millones” de electores del Partido Popular.

“Vox adquiere un deber inmenso. Somos la última esperanza para recuperar una Cataluña hispánica” pero también para hacer frente al Gobierno de Sánchez. “España vive un crisis de dimensiones colosales. De unidad nacional, que afecta al orden constitucional, de libertades, crisis económica y de salud pública”. Vox es hoy, remarcó, “la primera fuerza política nacional en Cataluña”.

Junto a Abascal compareció Ignacio Garriga, el candidato de Vox. Se autoproclamó “líder de la oposición al separatismo y a la izquierda” y anunció: “Nos han dicho durante semanas ‘No pasaréis’, Y yo les digo: hemos pasado y seguiremos pasando hasta desalojarlos de todas las instituciones en Cataluña”.

Carlos Carrizosa e Inés Arrimadas sí admitieron en nombre de Ciudadanos que no fueron capaces de movilizar los que llamaron “el voto constitucionalista moderado”. “No hemos sido capaces de representarles”, admitió la líder naranja confesando su “tristeza” por un resultado electoral que “refuerza el separatismo”. ¿Y el futuro? Carrizosa dio una pista al decir que Cs mantendrá la estrategia del último años: “centralidad y capacidad de pacto”.

 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




39 Comentarios
  • New dawn fades New dawn fades 16/02/21 06:47

    Tanto dar de comer a la bestia se les ha hecho grande...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gerarcof gerarcof 15/02/21 20:46

    PP y Ciudadanos obtuvieron lo que estaban buscando sin saberlo. Es muy preocupante la falta de cultura política  que tienen.  Que dediquen algo de tiempo a leer historia de las ideas políticas A Vox no se le puede considerar de extrema derecha, creo que ya es hora de que se les  llamen  lo que son: fascistas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • deabajo deabajo 15/02/21 20:00

    Almeida acaba de decir que el "centro-derecha" no puede estar dividido en tres partidos. Perdone señor Almeida, el centro-derecha en España está representado por el PsoE (ya sé que se me va a criticar por esto, pero es cierto; nada más hay que comparar las políticas fiscales y sociales del PsoE con las de Merkel o Macron, veréis como le dejan claramente a su derecha). PP, Ciudadanos y Vox son extrema derecha, más extrema derecha y muchísima extrema derecha, por eso gana el partido que representa ese espacio político sin complejos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • JOECAR JOECAR 15/02/21 12:36

    Cada elección está más claro que el fenómeno Vox es como lo del lobo: que viene el lobo...!!! y nadie hacía caso hasta que aparecieron los terneros mutilados. Pues eso y Bertolt Brecht y todos los que queramos, pero nadie hace caso y crecen como lo hace la ignorancia de las personas que les votan. El PP es el causante de tanto voxista y como no van a reconocerlo, pues lo pagarán caro. Esta mañana he oído a Javier Maroto decir que tienen un proyecto para Cataluña y van a seguir con el. Bien, pues eso es lo que hace a Vox fuerte y que al PP se le marchen los votantes. Porque a Vox van no solo los extremistas, también los moderados del PP ya y si no cambian al líder lo perderán todo poco a poco en favor de Vox.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Pepe R. Pimentel Pepe R. Pimentel 15/02/21 12:35

    La corrupción, antes o después, siempre pasa factura, incluso a la derecha. La extrema derecha se ha movido en España en el entorno del 10% de la población, pero Fraga Iribarne tuvo ¿el mérito? de "acoger" bajo su partido, Alianza Popular, a la "huérfana" extrema derecha, tras la desaparición de Fuerza Nueva y otros partidos de inspiración fascista, como la Falange de José Antonio Primo de Rivera. Con la refundación de Alianza Popular en el partido de la gaviota, se pasó al Partido Popular de José María Aznar con todo su bagaje: el centro, la derecha y la extrema derecha. Y así, hasta que nació Vox con Santiago Abascal a la cabeza. Y yo me pregunto: ¿no estamos asistiendo al fenómeno contrario, es decir: la fagocitación del Partido Popular (y de paso Ciudadanos) por Vox? Pues ¡al loro!, azules y naranjas, porque una derecha civilizada es necesaria para que funcione una sociedad democrática. La "normalidad democrática" no consiste sólo en que no haya políticos presos, sino en que la clase política y las Instituciones sean modelos de funcionamiento democrático: los políticos con sus ideologías legítimas y las Instituciones con el rigor intelectual y práctico para ordenar la Sociedad democrática.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • ferjasan68 ferjasan68 15/02/21 10:54

    España es algo más que Cataluña y por tanto no debemos equivocarnos, el adversario es el PP, el enemigo es VOX. Casado no es nadie y menos hoy.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • pep48 pep48 15/02/21 10:52

    Los próximos en desaparecer de Cataluña serán los de Vox, PP y C´s van a ser historia de la España negra.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • JOECAR JOECAR 15/02/21 14:43

      Mucha ingenuidad en su comentario. ¿Cuándo van a desaparecer?.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Pelias Pelias 15/02/21 10:32

    En Cataluña el PP, como siempre, como un pollo sin cabeza.. Sobre todo desde su lucha y denuncia contra el Estatut ante el Constitucional. A partir de ese momento que, no lo olviden, su hundimiento se produce rapidamente a la vez que la subida del separatismo. ¡Y siguen sin verlo! ¡Y siguen echando la culpa de sus errores a los demás! ¡Banda de inútiles corruptos! Y además se lo ponéis en bandeja a vuestros hermanos de Vox, al parecer, más a la derecha que vosotros (es un decir). ¡Qué Visión de las cosas!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • allola allola 15/02/21 09:49

    Por fin ha explotado la burbuja patética de Ciutadans. Al final las cosas se han puesto en su sitio y la gente ha despertado de la mentira: los demócratas se han pasado al PSC y los fascistas que ahora se proclaman "constitucionalistas" han votado a VOX.
    Pese al peligro fascista, que pretende acabar con la democracia, ahora las cosas quedan mas claras.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    16

    • SETITO DE TWEETER SETITO DE TWEETER 15/02/21 10:19

      ¡¡ PERO SIGUEN EXISTIENDO Y HABIENDO IGNORANTES QUE SIGUEN PEGANDOSE EL TIRO EN EL PIE , como los pobres trabajadores que votan a la jodida derecha facha esclavizadora, especialmente financiada por esas empresas para seguir esclavizando y ganando millones....EMPRESARIOS, MILLONARIOS DEFRAUDADORES, FINANCIAN AL PP-PSOE-VOX-CS......para despues poder esclavizar, abaratar los despidos , mantener ETT de por vida....sin contratos ....PERMITIRLES PAGAR EN B EN NEGRO...... hablando en plata...etc....
      ES LO QUE HAY Y TODO EL MUDO LO SABE..menos los obreros y trabajadores explotados que siguen votando a esta derecha facha del PP-VOX-CS.
      muy triste , pero es lo normal tras 80 años de telebasura menguando los cerebros de todos con telebasura .......TODO BIEN ATADITO...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

  • New dawn fades New dawn fades 15/02/21 08:58

    El gran error del PP fue adoptar la técnica de la polarización y la confrontación en Cataluña y en el resto del país, convirtiendo el independentismo en su nueva ETA. En vez de resolver los problemas políticos aplicando la política en mayúsculas, se limitaron a atajarlo desde la represión policial y judicial.

    En la derecha se ha afincado el extremismo mientras la moderación tiende a la insignificancia. Lo que nunca entendieron es que la escalada del populismo nacionalista siempre deriva en un auge de la extrema derecha, y en este caso, además, del propio independentismo catalán. En su momento esto les valió para distraer la mirada de los Gürtel y los púnica, pero hoy están pagando el peaje, viéndose devorados por su propia estrategia.

    Ahora, por mucho que lo intente Casado, ya parece demasiado tarde para retractarse de la actuación de su gobierno el 1-O e intentar volver a la moderación. En su propio partido políticos como Ayuso toman nota y amenazan con comerse el pastel.

    Ojalá aparezca en este país una derecha responsable, porque con la que hay tenemos un futuro complicado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    28

    • Galpovic Galpovic 15/02/21 10:58

      Dudo mucho que responsable sea un adjetivo aplicable a la derecha. En cualquier caso a mi los errores de la derecha me traen al fresco. A mi lo que me procupa es la estulticia e inutilidad de la mal llamada izquierda populista que de populista no tiene nada. Y a veces de izquierda tampoco. Ahí están encerrados en sus burbujitas de superioridad intelectual. Incapaces de empatizar y conectar con la gente de la calle. ¿para cuándo un Pepe Mujica en este país?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      3

      4

      • New dawn fades New dawn fades 15/02/21 11:17

        Pues los errores de la derecha deberían importarte, porque precisamente por ellos hoy vives en un país tremendamente polarizado y beligerante, caldo de cultivo perfecto para el auge de la extrema derecha. Y eso no es bueno para nadie, incluido tú. No verlo parece bastante estulto, ¿no crees?

        Respecto a la inutilidad de lo que tú llamas "izquierda populista"... en fin, ya ves de lo que son capaces de hacer con tan poco representación en el congreso. A lo mejor tan inútiles no son. Puede que molestos para gente como tú, pero inútiles ya ves que no.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        10

        • Isabelle006# Isabelle006# 15/02/21 11:34

          Para empezar algo han tenido que ver en el acercamiento del PSOE al partido de ERC, cuando fue cooperador necesario para que saliera adelante el 155 de Rajoy. Y tampoco estuvieron quietos en buscar el apoyo y acercamiento de EhBildu y ERC para la investidura de Pedro Sánchez. Tiene bemoles la cosa, lo rápido que se olvidan de los avances, menos mal que tenemos a Joan Tardà, el único que ha dado su agradecimiento público a Pablo Iglesias.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          7

          • New dawn fades New dawn fades 15/02/21 11:45

            Eso es. También es su "pecado" para muchos. No está bien visto eso de dialogar y pactar en este país.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            5



Lo más...
 
Opinión