X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Detrás de la historia

Mariana Pineda: la heroína granadina ejecutada por luchar contra el absolutismo

  • "Nunca una palabra indiscreta saldrá de mis labios", dijo a sus captores la joven, que preferió morir por garrote vil a delatar a sus compañeros
  • Este agosto infoLibre recupera personajes y acontecimientos que, desde la sombra, han marcado la historia de España

Publicada 09/08/2017 a las 06:00 Actualizada 08/08/2017 a las 19:18    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

Mariana Pineda, grabado de Isidoro Lozano (1862).

Mariana Pineda, grabado de Isidoro Lozano (1862).

Ayuntamiento de Granada
El 26 de mayo de 1831 Mariana Pineda era ejecutada con el método del garrote vil. Tenía sólo 26 años, y su delito fue que "se encontraron en su casa una bandera revolucionaria a medio bordar y varios objetos análogos", amén de acoger a liberales y revolucionarios contrarios al régimen absolutista de Fernando VII. Aunque se le ofreció conmutar la pena si delataba a sus compañeros, la joven respondió: "Nunca una palabra indiscreta escapará de mis labios". Su lealtad formaría parte ya siempre de su leyenda. 

Mariana de Pineda Muñoz nació en 1804 en Granada, y durante su infancia presenció cómo su ciudad era invadida por los franceses, que no se marcharían hasta el final de la Guerra de Independencia (1808-1814). También fue testigo de la promulgación de la Constitución de 1812, conocida como la Pepa

Sus padres no estaban casados legalmente, probablemente porque su padre era noble y su madre de origen humilde, pero el padre de Pineda dejó a su hija como única heredera. Eso le permitiría no tener demasiados ahogos económicos al principio de su vida. No obstante, se casaría a los quince años con un exmilitar mucho mayor que ella. Era octubre de 1819, y para mayo de 1821, Pineda, de 17 años, ya había tenido dos hijos con su esposo. El esposo de Pineda murió en 1822, y ella se quedó viuda con 18 años y dos hijos pequeños a su cargo, en unas condiciones muy duras. Poco después, en 1824, ella comenzaría su activismo político liberal contra Fernando VII.

Absolutismo contra liberalismo

Fernando VII (1814-1833) intentó resistir por todos los medios los avances políticos y sociales que se extendían por Europa y por España. Tras la Guerra de Independencia anuló la Constitución de 1812, y durante años mantendría un sistema absolutista impuesto con las armas y el miedo No obstante, entre 1820 y 1823 tuvo lugar lo que los historiadores denominan "Trienio Liberal": tras el pronunciamiento militar del general Riego, Fernando VII se vio obligado a aceptar la Pepa, hasta que una intervención militar exterior le permitió volver a su absolutismo y autoritarismo desde 1823 hasta su muerte diez años después.

El recuerdo de esos años haría que el monarca empleara una represión aún más brutal y sangrienta contra quienes cuestionaban el sistema absolutista, y que las penas de muerte fueran un destino más habitual para los liberales "cazados".

El activismo de Pineda la llevó a asistir a las reuniones secretas de los liberales, a los que ayudaba a escapar de la justicia consiguiendo pasaportes falsos, hacía llegar la correspondencia a los exiliados en Gibraltar y asistía a los presos políticos liberales en Granada. Entre 1824 y 1825 tuvo su primer encontronazo con las autoridades absolutistas: ella y su criado fueron delatados por uno de los presos políticos liberales. Sin embargo, ambos concluyeron el proceso sin condena alguna.

Una de las acciones más relevantes en las que participó Pineda fue en la preparación de la fuga de un preso político liberal condenado a muerte: Fernando Álvarez de Sotomayor, que logró escapar de la cárcel disfrazado de fraile y huyó a Gibraltar en 1827. Esta acción haría que la policía rodeara de espías a la granadina y registrara su casa. El Alcalde del Crimen de la Real Chancillería de Granada (una especie de fiscal), Ramón Pedrosa y Andrade, empezó a estrechar el cerco sobre Pineda.

La persecución a Pineda

Pedrosa estaba obsesionado con Pineda desde hacía años. Según Antonina Rodrigo, principal biógrafa de la heroína liberal, él la había perseguido siempre "como hombre y como político". Por lo que parece, Pineda le rechazó, por lo que que el hombre redoblaría su persecución de la activista. En un primer momento, Pedrosa intentó reactivar la causa que en 1825 había concluido con Pineda y su criado libres. Al no ser capaz de avanzar por ese frente, la policía esperaría a encontrar una oportunidad mejor, siempre vigilantes para acabar con ella.

Finalmente, Pedrosa utilizó un soplo por el cual unas bordadoras estarían preparando una bandera liberal con el lema "Libertad, igualdad y ley" para Pineda. La bandera presentaría el lema en letras rojas alrededor de un triángulo verde, todo sobre fondo morado. Las autoridades absolutistas hicieron que las bordadoras llevaran la bandera a casa de Pineda el 19 de marzo de 1831 y poco después registraron la casa donde, como ya hemos mencionado, "encontraron" la bandera a medio bordar. Sería el principio del fin de Pineda.
  La joven estuvo bajo arresto domiciliario 9 días, con intento de fuga frustrado incluido, tras los que fue trasladada al Convento de Santa María Egipciaca. El proceso judicial no duraría más de dos meses y estuvo plagado de acciones cuestionables, cuanto menos, por parte de las autoridades, como que el abogado defensor tuviera 24 horas desde que conoció el caso para presentar su escrito. "El delito de doña Mariana Pineda ha sido probado plenamente", rezaba la sentencia del 26 de abril que condenaba a Pineda a muerte, tras solo cuatro días de juicio, en los que ella ni siquiera pudo estar presente.

El ministro de Justicia autorizó un indulto para Pineda si delataba a sus compañeros, pero ella replicó que "nunca una palabra indiscreta escapará de mis labios". Ese mutismo pasaría a formar parte de la leyenda de Mariana Pineda tras su muerte, el 26 de mayo de 1831, sobre la que escribiría incluso García Lorca en su obra Mariana Pineda. Romance popular en tres estampas. 
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • CarmenV CarmenV 01/09/17 11:34

    Un placer este paseo por la Historia. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • La mosca La mosca 09/08/17 13:44

    ¿Creen ustedes que la cosa política ha cambiado sustancialmente? Tenemos un Borbón (de aquellos polvos estos lodos) de rey, un gobierno fascista, una iglesia Católica omnipresente, diga lo que diga la Constitución, y que roba incluso más que antes, y unas leyes que protegen a los poderosos y esquilman al pueblo. Parece que es distinto pero mucho no ha cambiado la cosa, si miras con perspectiva histórica se puede ver que todo sigue igual. Maquillado pero igual.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • El chipionero El chipionero 09/08/17 10:44

    Lo que demuestra la clase de reyes, apoyados todos por el clero, que España ha venido teniendo. A Fernando VII, traidor a su padre (Carlos IV), y sometido a Napoleón, no le importó masacrar a los españoles que pedían una Constitución y luchaban contra el absolutismo brutal que padecía España. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    5

    • C.Hdez C.Hdez 09/08/17 12:39

      Lo cierto es que el clero de aquella época apoyó mayoritariamente la Constitución de Cádiz, que se declaraba expresamente “confesional y católica”. Y lo cierto es que fueron navarros y catalanes los que más ayudaron a reponer el absolutismo, porque eso de la “igualdad de todos los españoles” representaba una amenaza a sus privilegios. Y la certeza también de que los borbones son como la mierda: siempre salen a flote.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

  • M.T M.T 09/08/17 10:37

    Todo un ejemplo de mujer valiente y liberal en acción con tra el absolutismo más despótico. El artículo, excelente homenaje.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    España, fin de ciclo. ¿Reiniciamos?

    Si el marco político y jurídico del que nos hemos dotado no es capaz de garantizar la convivencia, tenemos la obligación imperiosa de modificarlo por procedimientos democráticos.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Bajo los escombros de la política

    Debajo de la ingenuidad y el descrédito, de la demagogia y la verdad, acompañada sólo por un fatigado instinto de supervivencia, espera la política.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre