PORTADA DE MAÑANA
Ver
El Constitucional saca los colores al Supremo y abre la vía para suavizar las condenas del 'caso ERE'

Muros sin Fronteras

'Bibi' nos la quiere colar otra vez

En el vídeo anterior se puede ver al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu –Bibi para los amigos–, durante una visita a EEUU en 2002. En su comparecencia ante una comisión del Congreso promete que el derrocamiento del régimen de Sadam Husein tendrá “un enorme impacto positivo en la región”.

Es el mismo Netanyahu que esta semana ha denunciado la existencia de un  programa nuclear secreto en Irán, que tiene como objetivo fabricar una bomba atómica. Hay un precedente en 2012. Fue ante la Asamblea General de la ONU. Bibi no logró entonces colocar su mensaje catastrofista, pero ahora tiene a Trump en la Casa Blanca, un hombre que no necesita pruebas para decidir qué es la realidad.

Esta es la nueva presentación de las supuestas pruebas para demostrar que Irán incumple el acuerdo nuclear de 2015 y que está fabricando en secreto una bomba. Les comparto este vídeo de la cadena Fox News, que representa la base del apoyo mediático a Donald Trump y sus políticas.

No parece que las “pruebas” sean inapelables, más bien representan parte de una pieza teatral con la que se trata de justificar la denuncia del acuerdo nuclear de 2015. Después, habrá que ir improvisando. Esta denuncia no está corroborada por la Agencia Internacional para la Energía Atómica, que ejerce de supervisor del acuerdo de 2015.

Lo más curioso es que no hemos aprendido casi nada y los neo-halcones no necesitan demasiada imaginación para colarnos otra vez el cuento de las armas de destrucción masiva. Solo tienen que cambiar un par de palabras para que parezca nuevo, “nuclear”, “Irán”.

En la construcción del nuevo malo mundial vale todo, hasta la fantasía. Un juez estadounidense acaba de condenar a Irán a indemnizar con 6.000 millones de dólares a las víctimas del 11-S, pese a que no hay ninguna evidencia de su participación. Fueron terroristas suicidas con pasaporte saudí. Pero Arabia Saudí es amigo, compra muchas armas.

Por si tienen tentaciones de creerse la amenaza, un poco de memoria. Repasemos algunas de las consecuencias de la invasión de Irak y cuál ha sido “el impacto positivo”.

Irak desde la caída del régimen de Sadam Husein en abril de 2003

-La insurgencia contra EEUU empieza dos meses después de la declaración Mission Accomplished del presidente George W. Bush a bordo del portaviones Abraham Lincoln. (Trump le ha copiado la frase en Siria tras disparar unos misiles sin objetivos claros más allá de parecer que hace algo).

-El número de soldados estadounidenses muertos desde 2003 es de 4.550.

-¿Y el número de iraquíes muertos? Siempre se cuentan peor los de los demás. La página Iraq Body Count estima que el número de civiles muertos se sitúa entre 181.134 y 203.162. Si incluyen los combatientes se llega a 288.000. Pero existen más formas de calcular. Una guerra tiene impacto en la salud de los civiles. La carestía de medios, alimentos y medicamentos acorta vidas. Se cree que el número real de muertos podría superar los 500.000.

-No se levanten aún de sus asientos para aplaudir a Netanyahu y a los neocons (algunos están de vuelta como si nada hubiese pasado). También hubo políticos (Blair y el Hombrecillo insufrible) que empujaron en favor de la guerra, y medios de comunicación y periodistas que compraron el relato de las armas de destrucción masiva con un entusiasmo delictivo. Nadie ha pedido perdón.

¿Recuerdan a Colin Powell ante el Consejo de Seguridad de la ONU?

Periodismo honesto es el que sabe situar la propaganda dentro de un contexto:

Es la crónica de Ricardo Ortega para el informativo de Antena 3. Fue en directo, después de la actuación de Powell. No se pudo cortar ni alterar. Al finalizar, la redacción rompió en aplausos. Menos algunos de los jefes (y jefas), claro. A Ortega le costó el puesto de trabajo. Fueron órdenes de Moncloa. El actual presidente Mariano Rajoy tuvo mucho que ver en la defenestración del periodista.

Sigamos. ¿Dónde estábamos? ¡Ah! En el “enorme impacto positivo en la región”.

Nos queda Siria...

Por centrarnos en lo más importante, porque el mismo lodo vienen los muertos en Libia y Yemen.

-La desestabilización de Irak ayudó a crear el Estado Islámico, que en sus orígenes se llamaba Al Qaeda en Irak y tenía como líder a Abu Musab al Zarqaui. Después se complicó un poco: Estado Islámico de Irak y el Levante, que para resumir llamamos ISIS o Daesh.

-Irak y Siria están separados por una frontera artificial que lleva los nombres de sus perpetradores, los representantes de las dos potencias coloniales que heredaron la zona tras la Gran Guerra: Mark Sykes (Reino Unido) y Georges-Picot (Francia). De ahí arrancan muchos de los problemas. Irak es un país inventado por Londres.

-Cuando EEUU disuelve el Ejército de Sadam Husein en mayo de 2003 está disolviendo el país. Cuando se tuerce la primavera árabe de Siria, el caldo de cultivo de un Irak roto contamina todo. Desde 2013, los principales grupos armados en Siria son el Frente al Nusra (Al Qaeda) y el ISIS. Después se añadió el Ejército del Islam, otra creación de Arabia Saudí. Nosotros (Occidente) solo bombardeamos.

-El número de muertos en Siria desde 2011 supera los 500.000. El número de civiles muertos solo en 2018 es de 3.404. Cuando lean este artículo, las cifras habrán cambiado. No dejan de subir. Este es el enlace.

-Refugiados y desplazados. Más de seis millones de sirios están desplazados en su propio país, el 49% del total de la población. Más de 3,4 millones están refugiados en Turquía; un millón en Líbano; 660.000, en Jordania... En Alemania, 530.000; en Suecia, 100.000. En este enlace tienen más datos.

-Solo en 2018 el número de desplazados es de 700.000.

Hablamos de la credibilidad de Netanyahu

-Es un político atrapado en un escándalo que podría costarle el puesto. No es la primera vez que está en apuros. Presume de ser un superviviente, un equilibrista, adjetivos que podrían sustituirse por una frase más directa: “un manipulador en serie”. Necesita una cortina de humo porque la policía israelí asegura tener probados contra él varios casos de corrupción.

Disparar contra manifestantes desarmados en el norte de Gaza no es suficiente. Entrar en Siria es una posibilidad. Le serviría de excusa decir que quiere expulsar a los milicianos de Hezbolá (que han sido claves junto a los kurdos en la derrota del ISIS). Netanyahu tiene una cuenta pendiente con Hezbolá.

El plato fuerte sería Irán, un objetivo militar fuera del alcance de Israel sin el apoyo material de EEUU. Netanyahu necesita aprovechar la presidencia de Trump, que ahora tiene como jefe de la Seguridad Nacional a John Bolton, uno de los halcones de 2003, los arquitectos del desastre de Irak. Bolton es partidario de atacar a Irán.

Con Siria en sus presuntos estertores militares, los fabricantes de armas necesitan un nuevo conflicto. Quizá baste el miedo a otra guerra para seguir vendiendo a espuertas, e Irán es el candidato elegido. ¿A quiénes me refiero? Hablamos de los cinco países con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania e Israel. Como diría Perry Mason, “no tengo más preguntas, señoría”.

El vídeo es del The Economist, fechado en septiembre de 2017, se centra en el año anterior. Si quieren consultar datos más actualizados, les recomiendo este enlace: “Cerca de la mitad de las exportaciones [de armas] de EEUU van a Oriente Próximo”.

Este tuit lo explica (casi) todo:

 

Mientras, calentamos el ambiente. Trump está a pocas semanas de salirse del acuerdo nuclear con Irán, firmado en julio de 2005 por los seis principales vendedores de armas. Perdón, quise decir de los cinco países con derecho de veto en el Consejo de Seguidad de la ONU más Alemania. Firmó EEUU, claro, pero era el de Obama, no el de Trump.

Emmanuel Macron, que acaba de estar en Washington vendiéndose como líder europeo (a Trump le cae mal Merkel), dijo que el presidente de EEUU se saldría del acuerdo por motivos domésticos. ¿Cuáles son? Las empresas de armas, las de petróleo que se harían aún más de oro con el alza del combustible… Y Stormy Daniels y el fiscal especial Mueller sobre la pista rusa. Trump también necesita otra cortina de humo y más ahora que la Corea del Norte de Rocket-man se ha vuelto pacifista.

Salirse del acuerdo nuclear, como se salió del de París sobre el cambio climático y de los pactos de comercio, es un insulto a sus aliados. No solo daña los mecanismos multilaterales de solución de conflictos, es que deja a EEUU como un Estado poco fiable. Tanto como su presidente.

Estamos en las manos en las que estamos. Y en España tenemos doble ración.

Más sobre este tema
stats