Qué ven mis ojos

Un paso de gigante

“Esa gente para quien la libertad de expresión significa que no importa que te desahogues mientras sigas estando con el agua al cuello”

Lo mejor que le ha pasado a nuestro país desde hace tres décadas es que tras las elecciones del 20 de diciembre no pueda gobernar nadie; primero porque es una suerte que ahora la moneda de la democracia tenga cuatro lados y no haya que jugárselo todo a cara o cruz, aunque habrá quien no esté de acuerdo, tal vez porque confunda la estabilidad con la inmovilidad; y segundo porque si algo deberíamos saber a estas alturas de nuestra historia es que para lo único que sirven las mayorías absolutas es para convertir los parlamentos en un frontón. Lo que ha ocurrido es un paso de gigante que quizá se ha quedado corto, pero que ha sido más que suficiente para dejar atrás el bipartidismo y a algunos en fuera de juego. Lo lógico sería esperar que si no puede gobernar nadie lo hagan todos, que entiendan que lo que les han pedido con sus votos los ciudadanos es que dejen en la caseta de las herramientas el rodillo y las tijeras y negocien, discutan, se entiendan, pacten, concilien, acuerden, cedan… Son demasiados verbos para describir lo que no va a suceder.

Visto desde este lado, lo que parece es que los dos partidos tradicionales y el aspirante a serlo, PSOE, PP y Ciudadanos, se han quedado en blanco, sin argumentos ni planes de emergencia, sin capacidad de reacción y convertidos en estatuas de sal en cuanto miraron de frente la derrota, a lo mejor porque detrás de sus discursos no había nada. Los que estaban de vuelta de todo no saben por dónde empezar y el que venía a comerse el mundo se quedó entre dos refranes: por la boca muere el pez y no vendas la piel del oso antes de cazarlo. Los socialistas caminan por una cuerda floja en la que todos se empujan a todos. Los conservadores son acróbatas que se balancean solos en mitad del circo, sin nadie que les tienda la mano en el trapecio de enfrente. Albert Rivera es un hombre-bala dentro de un cañón sin pólvora. Y los espectadores empezamos a sospechar que si no se les va a ocurrir más idea que unirse los tres contra Podemos, es que no tienen ninguna. En cuanto a Pablo Iglesias, es evidente que hace de domador, pero los leones están más dispuestos a pelear por ser el rey de su jaula que a pasar por el aro. Más difícil todavía.

“Para prevenidos no hay acasos”, escribe Baltasar Gracián, pero nuestros políticos no lo habrán leído y, por increíble que parezca, no contemplaban la posibilidad de que pasara lo que se veía venir. Es lo malo de limitarse a nadar en el agua caliente de las encuestas que les hacen a medida. O lo mismo es que se creen por encima de la realidad porque confunden las palmadas que les dan en la espalda con alas. Eso lo explicaría todo: si no sabes lo que pasa, cómo vas a saber enfrentarte a ello.

Es muy probable que todo esto sea, efectivamente, una cuestión de edad, pero no de los cargos públicos sino del propio sistema: en España, la libertad es aún demasiado joven y se ve que algunos no han entendido que la democracia es un método de gobierno en el que los ganadores pueden ser vencidos por la suma de los derrotados. Defender lo contrario es menospreciar los votos de millones de personas y las matemáticas: ¿no se han dado cuenta de que si tu partido tiene diez votos y otros tres que han logrado cinco cada uno se unen te ganan por cinco? Hay quien no lo comprende o incluso quien piensa de los votantes lo mismo que de los jueces: que sólo aciertan cuando les benefician. La resistencia del expresidente de la Generalitat, por ejemplo, a aceptar que no lo quieren y tiene que irse, debe de ir por ese camino: él no es quien se equivoca, son todos los demás, así que no tiene más que resistir con el casco puesto en su Palacio de la Moneda imaginario, hasta que se den cuenta de su error. Él no es Salvador Allende sino un señor de derechas que ha hundido el país que presidía, lo ha dejado al borde de la bancarrota, ha vulnerado los derechos de las personas que tenía la obligación de defender y, como mínimo, ha mirado para otra parte mientras los ladrones saqueaban los fondos públicos, cobraban comisiones y subastaban la bandera como aquellos empresarios hoteleros que vendían a los seguidores de los Beatles las sábanas en las que habían dormido. Pero a ver quién se lo explica, porque los megalómanos son así, gente que pretende que los que no los quieren ver ni en pintura tengan colgado su retrato en el salón.

El caso de Mas es uno entre muchos, por desgracia. Desde el año 2010, las comunidades autónomas han recortado el 17% de las partidas destinadas a Sanidad y Educación, cerca de veinte mil millones de euros. Las mismas Sanidad y Educación que impedirán que estemos más preparados y harán que vivamos con más dolor, más sufrimiento, más angustia. Las mismas comunidades autónomas en las que los Pujol, medio PP de Valencia, parte de la familia real o los truhanes de los ERE de Andalucía se hacían ricos vaciando las cajas fuertes donde se guarda el dinero de todos. Es para echarse a llorar que esa gente aún se ría y califique de demagógicas algunas decisiones de los diputados de Podemos, como limitar su salario a menos de dos mil euros, renunciar a los tres mil que les darían para taxis o aceptar sólo 850 euros de los 1.823 que les corresponderían como ayuda para alojamiento y manutención a los que no residan en Madrid. Otros las han cobrado íntegras aunque tuvieran más de una casa en la capital, como ha hecho durante toda la legislatura la ministra de Empleo y Seguridad Social. La misma que nos ordenaba aceptar los recortes y ser moderados. Hay cosas que no tienen límites y la hipocresía es una de ellas.

El 20 de diciembre hemos dado un paso de gigante que empezó en la Puerta del Sol y aún no sabemos dónde va a llevarnos, pero sí que ha servido para dejar algunas cosas y a algunas personas atrás, por mucho que ellas no se den cuenta. La mayoría de nosotros no las vamos a echar de menos. Esa gente no es buena.

Cueste lo que cueste

Más sobre este tema
stats