Muros sin Fronteras

Política cobarde en la ONU

La sede de la ONU en Nueva York acogió el lunes la primera cumbre de su historia dedicada a los refugiados. Este titular ya dice muy poco de la eficacia de un organismo compuesto por gobiernos timoratos, por no decir cobardes, y cuyo Consejo de Seguridad está dirigido por cinco de los seis principales exportadores de armas. En estos 71 años sin cumbres específicas se han producido numerosas crisis que han tenido como víctimas a miles de desplazados y refugiados: Vietnam, Camboya, Laos, Biafra, Congo, Bosnia-Herzegovina, Darfur, Sudan del Sur, el hambre.

La buena noticia es que 193 países han suscrito una declaración conjunta sobre un problema que afecta a 65,3 millones de personas entre desplazados y refugiados; la mala noticia es que se trata de una declaración vacía de contendido, repleta de generalidades (de eso que llaman lenguaje diplomático) sin peso político y sin efectos legales. Es lo habitual: no mojarse, no comprometerse, ganar tiempo. Es un marianismo global.

No se propone la invasión de Siria ni la detención de todos los criminales de guerra, ni siquiera se exige un alto el fuego que vaya más allá de la simple propaganda, como el último firmado y violado; solo se pide una solución humanitaria eficaz y digna para las personas que escapan de la muerte. Se pide que se cumpla la convención del estatuto del refugiado, que data de 1951.

En este link, el Pew Research Center nos ofrece algunas claves. Les resumo alguno de los enunciados: casi una de cada 100 personas es un refugiado (0,8%); seis de cada diez sirios está desplazado, una cifra que no tiene precedentes cuando nos referimos a un solo Estado. Hablamos de 12,5 millones de personas. Los países de la UE además de Suiza y Noruega recibieron a 1,3 millones de refugiados en 2015. El punto cuarto incorpora un mapa que recoge el incremento de la población inmigrante en la Unión. España, Eslovenia, Lituana, Letonia y Estonia son los menos afectados. Entre 2008 y 2015 llegaron a Europa 198-500 menores no acompañados; casi el 48% de esta cifra se refiere al año pasado. Se ha producido un descenso en la llegada de refugiados en 2016. Se debe al acuerdo firmado entre la UE y Turquía. El Pew Research Center indica que la mayoría de los europeos rechaza la gestión de la crisis. El rechazo es máximo en Grecia (94%) y Suecia (88%), dos de los países más afectados.

Este trabajo de la BBC, Migration to Europe explained in seven charts, también ayuda a entender la crisis. En el sexto gráfico se puede comprobar que España fue el tercer país que se comprometió a recibir más inmigrantes recolocados desde Grecia e Italia.

España se comprometió a reubicar a 15.888 refugiados (cumplimiento: 237). España se comprometió a reasentar 1.449 (cumplimiento 279). A este ritmo tardaremos 33 años en cumplir lo acordado en el seno de la UE.

En este texto titulado No, gracias… estamos al completo, Gonzalo Fanjul, director de la Fundación PorCausa, explica las razones del rechazo. La manipulación del miedo, y de las evidentes torpezas cometidas en estos casi seis años de guerra civil en Siria, beneficia a los partidos de extrema derecha y xenófobos. No solo Angela Merkel tiene problemas en Alemania; François Hollande lo tiene casi imposible en Francia, donde se dibuja un panorama electoral con Marine Le Pen en la segunda vuelta de las presidenciales.

Se repetiría el caso de su padre, cuando la izquierda tuvo que votar a Jacques Chirac en 2002 para evitar el acceso a la presidencia del líder del Frente Nacional. En este mismo paquete de xenofobia podemos meter el brexit y sus consecuencias en estos meses, en los que se ha incrementado el número de agresiones a extranjeros.

No se trata de un problema inabarcable. El 54% de los refugiados proceden de tres países: Siria (casi cinco millones), Afganistán (2,7 millones) y Somalia (1,1 millones). Hay que diferenciar entre desplazados (que los que se quedan dentro de las fronteras de su país) y refugiados, que son aquellos que las cruzan. El número de refugiados fue de 15,1 millones en 2015, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones. Los principales receptores de refugiados son Turquía, Pakistán, Líbano. Irán, Etiopía y Jordania. No hay países de la EU en esta lista de ACNUR

La tragedia de los refugiados se mezcla con otra no menos grave, la de los inmigrantes. Unos y otros convergen en el Mediterráneo, una de las rutas de acceso a Europa.

Médicos Sin Fronteras mantiene una campaña de salvamento marítimo. Hablamos de 10.000 personas muertas desde 2014, un número similar a las que murieron en el sitio de Sarajevo.

Otra ONG implicada en el rescate de personas es Proactiva Open Arms, que necesita nuevas donaciones para poder mantener su trabajo.

España fue un país de desplazados y de refugiados durante y después de la Guerra Civil. También lo fue de inmigrantes económicos, como lo es hoy con miles de jóvenes que deben salir a buscarse el futuro que se les niega aquí. Somos un país en paz con las políticas equivocadas. No estamos en guerra como los sirios o afganos ni padecemos dictaduras atroces como la eritrea. Hablamos de personas como nosotros y de dignidad, una dignidad colectiva. Hablamos, claro, de salvar vidas.

Colombia, el precio de la esperanza

Más sobre este tema
stats