Caso Bankia

Dos altos directivos del Banco de España encargaron un informe sobre Bankia y lo redactaron ellos mismos

El director general de Estabilidad Financiera y Resolución del Banco de España, Julio Durán (c), comparece como testigo ante el juez Andreu por las supuestas irregularidades en la salida a bolsa de Bankia en 2011.

"¿No debería de haberse abstenido de darse respuesta a sí mismo?". Esa fue la pregunta del juez que investiga el caso Bankia, Fernando Andreu, después de conocer este martes, gracias al interrogatorio del abogado de la acusación popular de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), Andrés Herzog, que el director general de Regulación del Banco de España (BdE), Julio Durán, y el director general de Supervisión, Mariano Herrera, habían participado en la petición del Fondo de Reestructuración Ordenado Bancario (FROB) al Banco de España de un informe, y que ambos acabaron elaborando al margen del propio juez.

Este contrainforme, que se realizó sin que lo reclamara el magistrado y que se incorporó al sumario en un escrito del propio FROB, que es acusación particular, trata de desmontar las conclusiones de los peritos judiciales Antonio Busquets y Víctor Sánchez Nogueras. El pasado 12 de enero estos dos funcionarios ratificaron sus trabajos en los que apuntaban que el grupo Banco Financiero y de Ahorro (BFA), conformado en diciembre de 2010 por siete cajas de ahorro, en realidad presentaba pérdidas em julio de 2011, por lo que la entidad salió a Bolsa sin ofrecer su "imagen fiel" a los inversores institucionales y a los accionistas minoritarios.

Durán Hernández, que declaró este martes como testigo en el caso Bankia, aseguró al juez que para salir de dudas, preguntó al departamento jurídico del Banco de España sobre la posible incompatibilidad de pedir y acabar realizando el contrainforme. Y según su versión, los abogados del Banco de España concluyeron que no había ningún tipo de problema en su actuación, ya que la decisión de pedir el trabajo lo había reclamado la comisión rectora del FROB por unanimidad.

¿Actuación "ética"?

Para los integrantes de la comisión rectora del FROB, la versión de los peritos judiciales tenía "debilidades", por lo que se decidieron a reclamar un contrainforme que completara este trabajo. Y fue en ese momento en el que el juez espetó al testigo si le parecía "ética" esa forma de actuar.

Según dos personas presentes en la declaración del alto funcionario del Banco de España, el juez preguntó entonces: "¿Cree que se pueden instrumentalizar las instituciones públicas para influir en el procedimiento?".

25 de febrero de 2015

Fue en concreto el 25 de febrero de 2015 el día que la comisión rectora del Fondo Ordenado de Reestructuración Bancaria (FROB), del que formaba parte en calidad de director general de Regulación del Banco de España (BdE), Julio Durán Hernández, y el director general de Supervisión, Mariano Herrera, reclamó al Banco de España el polémico contrainforme sobre la situación de Bankia en el momento de su intervención por el Gobierno.

Este documento, aportado por el FROB, que pasaba a actuar como defensa en vez de acusar a los imputados, provocó en su momento la ira de las acusaciones del caso Bankia como UPyD y el movimiento ciudadano 15MpaRato, que de forma conjunta reclamaron al juez Andreu la expulsión del FROB, a semejanza de lo que había decidido el juez Ruz con el PP en el caso Gürtel, al considerar que había actuado en fraude de ley al defender a Luis Bárcenas.

Petición excesiva

El segunto alto cargo que declaró este martes en la Audiencia Nacional fue el exdirector general de Supervisión del Banco de España Jerónimo Martínez Tello que afirmó ante el juez que la petición que hizo el presidente de Bankia, José Ignacio Gorigolzarri, en junio de 2012, de 19.000 millones de euros en ayudas públicas para el rescate de la entidad, no era "confortable" ya que se consideraba "excesiva", según fuentes presentes en la declaración.

Así lo declaró Martínez Tello ante el juez durante su comparecencia como testigo en la causa que investiga la salida a Bolsa de Bankia en 2011, en la que ha explicado que el Banco de España disponía de unos cálculos "cifrados" en unos 16.000 millones y no en los 19.000 que pidió Goirigolzarri para el plan de saneamiento y necesidades de capital para garantizar la viabilidad de la entidad financiera.

Pidió 19.000 millones

"El Banco de España no se sentía confortable con la petición de 19.000 millones de euros que hizo Goirigolzarri", explicó el abogado de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), Andrés Herzog, en declaraciones a los medios. Según ha constatado, el organismo supervisor entendía que esta petición "era excesiva".

Asimismo, Martínez Tello, que abandonó la dirección del área de supervisión en 2013, aseguró que la solicitud de Goirigolzarri no estaba "sustentada en ningún tipo de informe" y que si finalmente se consintió fue "de alguna manera para no generar alarma", concretó Herzog. En concreto, la consultora internacional Oliver Wyman cifró en septiembre de 2012 las necesidades de capital de Bankia-BFA en 24.743 millones.

"Cumplían la ley"

El exdirector general de Supervisión destacó también que el Banco de España conocía perfectamente la evolución de Bankia y que su trayectoria y cuentas "cumplían la ley". Tanto Martínez Tello como Durán resaltaron, además, que tanto las cuentas, aprobadas bajo la presidencia de Rodrigo Rato y que reflejaron un beneficio de 309 millones de euros, como las reformuladas posteriormente y en las que se apreciaban una pérdidas de 2.979 millones, eran correctas.

No obstante, según esta versión, la extraordinaria situación económica provocada por la crisis generó que, en un muy breve periodo de tiempo las estimaciones cambiaran, agregaron los dos ante el juez Andreu, informa Europa Press.

Cinco indicios “de criminalidad” apuntan al Banco de España y la CNMV por la salida a bolsa de Bankia

Cinco indicios “de criminalidad” apuntan al Banco de España y la CNMV por la salida a bolsa de Bankia

Más sobre este tema
stats