Caso Serrano

Se apaga el juez estrella de Vox: denunciado por fraude, fuera del partido y sin aclarar el destino de 2,4 millones de una ayuda pública

Francisco Serrano, en el Parlamento andaluz.

Francisco Serrano, dos veces candidato de Vox en elecciones andaluzas (2015 y 2018), primer portavoz del grupo parlamentario y presidente del mismo, hincó este miércoles la rodilla, acorralado por un caso de posible fraude de subvenciones. Políticamente, es una caída. Serrano, que aún no ha dado una explicación detallada ni aclaratoria sobre el destino del dinero, queda fuera de su partido. Ahora le toca pasar la prueba judicial, donde le aguardan al menos tres preguntas tras la querella criminal de la Fiscalía Superior de Andalucía: ¿Cuál ha sido el destino exacto del dinero de la subvención recibido? ¿Cuál es el origen del millón enviado a una empresa extremeña? ¿Por qué no cortó con sus socios nada más conocer las ilegalidades?

Paradojas de la política. Una subvención millonaria lleva al juez estrella de Vox, azote de las paguitas, ante la Justicia, que busca una ayuda sin devolver de 2,48 millones. Serrano, que defiende su inocencia, anunció este miércoles su baja del partido de Santiago Abascal y su abandono del grupo, que lo despidió con un breve adiós y deseándole "suerte". Deja Vox después de que la Fiscalía Superior de Andalucía presentase una querella criminal contra él y su exsocio Enrique Pelegrín por fraude de subvenciones, un caso desvelado por infoLibre [ver aquí el dosier].

Ahora bien, Serrano mantiene el escaño. Y con el escaño, el aforamiento. Desde esa posición, la de aforado, le tocará al juez en excedencia defenderse ante la justicia, que impulsa contra él un proceso que puede obtener respuestas a al menos tres preguntas fundamentales, planteadas insistentemente por este periódico, que ni Serrano –que salió de la empresa investigada en octubre de 2017– ni sus exsocios han aclarado aún.

¿Cuál ha sido el destino del dinero?

La empresa de Serrano, Bio Wood Niebla, recibió una ayuda pública de casi 2,5 millones de euros. El proyecto para el que recibió el dinero, una fábrica de pellets en Niebla (Huelva), no se ha convertido en realidad. Hay una fábrica a medio hacer. Tampoco se ha devuelto el dinero, reclamado por Hacienda y por Industria.

¿A qué ha sido dedicado ese préstamo?

Ni el juez ni Pelegrín ni un tercer participante en el proyecto, Javier López, responden a esta pregunta. "Cuando yo estuve, se hizo la explanación del terreno, un camino, la acometida de agua, un arquitecto hizo el proyecto...", se limitó Serrano a explicar a este periódico en octubre del año pasado. En las cuentas de 2018 de Bio Wood Niebla, aparece un gasto de 112.000 euros a nombre de una empresa, por una factura de 2 de enero de 2017. También aparecen dos liquidaciones de intereses de préstamo, de algo más de 100.000 euros cada una. La deuda de 2,48 millones figura en las cuentas de 2018 de Bio Wood Niebla, las últimas presentadas, ya con Serrano fuera de la compañía.

Fuentes del caso indican que la investigación aún no ha aclarado el destino íntegro del dinero. ¿Dónde está? Para buscar pistas, hay que ir al origen. El caso Serrano arranca con una convocatoria de apoyos financieros del Ministerio de Industria hace ya más de cuatro años. Serrano estaba entonces en un momento delicado. Inhabilitado desde 2011 como juez por una condena por prevaricación por favorecer injustamente al padre en un régimen de visitas, candidato fallido de Vox en la Junta en 2015, trataba de rehacerse como abogado y empresario, mirando de reojo a la política. Una persona que lo conoce destaca que el mayor empeño de Serrano era "limpiar su nombre" por la condena.

Y apareció entonces la línea de ayudas. Fueron convocadas el 9 de marzo de 2016. Sólo 21 días después, el 30 de marzo, Serrano –a través de su despacho de abogados– y un socio, Enrique Pelegrín, constituyeron Bio Wood Niebla SL, con un capital inicial de 1.245.000 euros. El 60% de la empresa era propiedad del bufete legal de Serrano y el 40% de Pelegrín, su socio en esta aventura empresarial. Hay un tercer impulsor de la empresa, Javier López, que no figura como administrador de Bio Wood Niebla pero que el propio Serrano cita como "promotor e ideólogo" del proyecto.

Serrano montó la empresa asociado con López –a quien Serrano identifica como "el gerente" de su despacho, un hombre que venía de una convulsa etapa como directivo del club de fútbol Xerez Deportivo– y con Pelegrín –supuesto conocedor del sector de la biomasa–. El objetivo declarado de la compañía era construir una fábrica de pellets –combustible a base de biomasa– en Niebla (Huelva, 4.103 habitantes). Serrano y Pelegrín la constituyen ante un notario sevillano el 30 de marzo de 2016. La empresa está en una planta cuarta de los números 23-25 de la Avenida de la Constitución de Sevilla, pleno centro, junto a la catedral. 

Las complicaciones de la sociedad estaban en los detalles. ¿Por qué? El 99,43% del valor de la empresa (1.238.000 euros) radicaba en la maquinaria: un secadero para biomasa aportado por el despacho de Serrano y tres granuladoras aportadas por Pelegrín. Una maquinaria que, según admitió Serrano a raíz de la primera información sobre el caso publicada por este periódico, en realidad no había sido adquirida ni cuando la ayuda fue solicitada ni cuando fue concedida. Si esa maquinaria no aparece, desaparece una posibilidad de explicar el gasto del dinero.

De modo que Bio Wood Niebla SL, declarando la posesión de una maquinaria que no tenía, solicitó un préstamo a Industria para una fábrica de pellets en Niebla. Y funcionó. Industria le concedió la ayuda el 24 de noviembre de 2016. Al mes siguiente, concretamente el 30 de diciembre, Bio Wood Niebla SL hizo una reducción de capital, consistente en la devolución a los socios de la maquinaria aportada, con lo cual el valor de la empresa se reducía de 1.245.000 a 7.000 euros. Se trataba, según ha declarado Serrano, de un movimiento para "ajustarnos a la legalidad". El problema es que el “ajuste” se produjo una vez concedida la ayuda de 2,48 millones de Industria (24 de noviembre de 2016), que no ha sido devuelta. El falseamiento del capital de la empresa fue clave para obtener la ayuda.

La factoría tendría que estar terminada desde mayo de 2018 y la inversión tendría que estar justificada desde agosto de 2018, según el Ministerio de Industria. Pero no ha ocurrido a tiempo ni lo uno ni lo otro, por lo que Industria reclamó el dinero a Bio Wood Niebla SL, sin éxito. Industria ha presentado una denuncia de los hechos, según la Fiscalía Superior. Hacienda también ha reclamado el dinero, cuyo destino no está aclarado. La fábrica está a medio hacer. Cuando este periódico ha visitado el lugar, siempre ha estado todo vacío, sin terminar, sin urbanizar y sin funcionar. La alcaldesa de Niebla, Laura Pichardo, no ha ocultado sus dudas de que la fábrica llegue a terminarse algún día.

Con el proyecto naufragado y el dinero sin devolver, toca despejar la equis del destino de los euros. Serrano siempre ha sostenido que no ganó nada con el proyecto.

¿Cuál es el origen del millón extremeño?

Una segunda empresa sevillana administrada por Serrano, Proyectos e Inversiones Serralba, destinó en junio de 2017 a una sociedad extremeña de nueva creación, Pellex Energía, un millón de euros cuyo origen el juez se ha negado a aclarar hasta la fecha. ¿Cuál es el origen del millón extremeño? Ni Serrano ni sus socios en su etapa empresarial han aclarado el origen del dinero, cuestión insistentemente planteada por este periódico. La última vez, este mismo miércoles.

Para entender la secuencia hay que viajar al 30 de diciembre de 2016, poco más de un mes después de la concesión del préstamo. Ese día Bio Wood Niebla SL redujo un 99,43% su capital devolviendo la supuesta maquinaria a los socios. Es decir, a Pelegrín y a Serrano. Pelegrín recibió de vuelta las tres granuladoras. El juez recibió la maquinaria, concretamente un secadero para biomasa valorado en 742.800 euros, que según lo declarado le fue devuelto al despacho de Serrano, llamado Serrano Abogados de Familia SLP, que era el dueño del 60% de las acciones de Bio Wood Niebla SL.

Este bufete legal, que acabaría cambiando su nombre para pasar a denominarse Proyectos e Inversiones Serralba SL, es clave. Con sede en Sevilla, el despacho Serrano Abogados de Familia SLP había empezado sus operaciones el 17 de septiembre de 2012, con un capital social de 3.060 euros y Serrano como socio principal y administrador único. La empresa se reestructuró a lo largo de los dos años siguientes. El 16 de julio de 2014 Serrano compró todas las participaciones a otros dos socios. Su bufete pasó a ser una sociedad unipersonal, según la información sobre la empresa recogida en el Registro Mercantil. El juez se quedaba con el 100% de su despacho legal.

Serrano utilizó su bufete para realizar, en marzo de 2016, la supuesta aportación del secadero a Bio Wood Niebla. Más tarde, en diciembre de 2016, volvió a recibir el secadero. Pero, tras la obtención de la ayuda de Industria, las cosas cambian. El 23 de mayo de 2017, Serrano Abogados de Familia SLP pasa a llamarse Proyectos e Inversiones Serralba SL y modifica su objeto social, que pasa a ser la compraventa, tenencia y explotación de terrenos, inmuebles y acciones, el asesoramiento sobre inversiones, proyectos inmobiliarios y urbanísticos, así como la intermediación.

El 21 de junio de 2017, menos de un mes después de la ratificación de Serrano como administrador único de Proyectos e Inversiones Serralba SL, esta compañía constituyó la sociedad Pellex Energía SL. Era una filial controlada al 100% por Proyectos e Inversiones Serralba SL. El objeto social de Pellex Energía SL es la explotación de la madera, una actividad similar a la de Bio Wood Niebla SL, la sociedad que había logrado la ayuda de 2,48 millones de Industria. El administrador único de Pellex Energía SL era Enrique Pelegrín, el socio de Serrano en Bio Wood Niebla SL.

Proyectos e Inversiones Serralba SL realizó una aportación dineraria de un millón de euros para convertirse en socio único de su filial extremeña. Pellex Energía SL, con sede en Mérida (Badajoz), se constituyó el 21 de junio de 2017 con un capital social de 1 millón de euros. Su socio único es por tanto la sociedad matriz, la empresa Proyectos e Inversiones Serralba SL, que antes había sido el despacho de abogados de Serrano y en la que el político de Vox tenía en ese momento el 66% del capital.

La forma elegida fue el ingreso del dinero en una cuenta a nombre de Pellex Energía SL en una oficina de Ibercaja Banco SA en Sevilla. ¿De dónde salió ese dinero? ¿Cuál es su origen? ¿Es dinero salido de la ayuda del Ministerio de Industria? Ni Serrano, ni Pelegrín, ni López –hoy apoderado de Proyectos e Inversiones Serralba SL– han respondido.

¿Por qué no corta al conocer las ilegalidades?

Serrano ha alegado que fue manipulado y manejado, según fuentes del caso. Que él no sabía y que no se ha quedado un euro, resumen las fuentes. Es un elemento clave para delimitar su posible responsabilidad. Si queda demostrado que participó en la obtención ilícita del dinero, le podría afectar el artículo 308.1 del Código Penal, que dice así: "El que obtenga subvenciones o ayudas de las Administraciones Públicas, incluida la Unión Europea, en una cantidad o por un valor superior a cien mil euros falseando las condiciones requeridas para su concesión u ocultando las que la hubiesen impedido será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años y multa del tanto al séxtuplo de su importe, salvo que lleve a cabo el reintegro [...]". Si además, participó en un empleo ilícito dinero, le podría alcanzar el 308.2: "Las mismas penas se impondrán al que, en el desarrollo de una actividad sufragada total o parcialmente con fondos de las Administraciones públicas, incluida la Unión Europea, los aplique en una cantidad superior a cien mil euros a fines distintos de aquéllos para los que la subvención o ayuda fue concedida, salvo que lleve a cabo el reintegro [...]".

La línea de defensa basada en el desconocimiento de Serrano tendría una dificultad: las fechas. El 14 de octubre de 2019 infoLibre publicó la primera información sobre el caso: "Un proyecto empresarial fallido del juez Serrano le cuesta al Estado 2,4 millones" [ver aquí]. Esa misma mañana, Serrano reaccionó publicando un hilo de mensajes en Twitter que pretendían ser exculpatorios y han terminado siendo claves para armar el caso. "Mi falta de confianza en este proyecto empresarial comenzó cuando me di cuenta de que las máquinas que se habían aportado mediante facturas proforma no habían acabado en poder de mi socio, lo que dificultaba que el proyecto de la fábrica pudiera culminarse", escribía el juez.

Pero, ¿cuándo se dio cuenta? Serrano tenía que saberlo, con total seguridad, antes del 30 de diciembre de 2016. El juez señala en su hilo de Twitter que la "reducción de capital" de Bio Wood Niebla SL, que tuvo lugar el 30 de diciembre de 2016, se realizó para "ajustarnos a la legalidad". Es decir, que antes estaban fuera de la "legalidad".

Es decir, Serrano conocía que no había maquinaria antes de terminar 2016. Pero tardó en irse. Volvamos al 23 de mayo de 2017, cuando Serrano Abogados de Familia SLP pasó a llamarse Proyectos e Inversiones Serralba SL y cambiaron sus estatutos. Serrano es ese mismo día ratificado como administrador único. Así queda declarado ante el notario Álvaro Sánchez Fernández, el mismo al que Pelegrín y Serrano le dijeron ser dueños de la maquinaria aportada a Bio Wood Niebla SL. ¿Había cortado Serrano con Enrique Pelegrín ese 23 de mayo de 2017, medio año después, como mínimo, de conocer que la maquinaria no había sido aportada? La información mercantil indica que no. El 23 de mayo de 2017, el mismo día en que Serrano Abogados de Familia SLP pasa a ser Proyectos e Inversiones Serralba SL y el juez es ratificado como administrador único, Enrique Pelegrín compra 1.020 de las 3.060 participaciones de Proyectos e Inversiones Serralba. De este modo, la propiedad de Proyectos de Inversiones Serralba SL queda dividida así: Serrano, el 66,66%; Pelegrín, el 33,33%. Esto ocurre seis meses después de que se produjera una reducción de capital para "ajustarnos a la legalidad", según Serrano.

Serrano no salió de Bio Wood Niebla hasta el 4 de octubre de 2017. Antes de hacerlo, en junio, otra empresa sevillana administrada por Serrano, Proyectos e Inversiones Serralba SL, destinó a una sociedad extremeña de nueva creación, Pellex, un millón de euros cuyo origen se niega a aclarar. Las tres preguntas –sobre la subvención, sobre el envío de dinero, sobre las fechas– se entrecruzan.

El PP ganaría hoy elecciones en Madrid con 23 ediles, Cs pierde 7 y Podemos entraría en Cibeles, según una encuesta de Telemadrid

El PP ganaría hoy elecciones en Madrid con 23 ediles, Cs pierde 7 y Podemos entraría en Cibeles, según una encuesta de Telemadrid

Más sobre este tema
stats