Machismo

Asociaciones feministas condenan las declaraciones de Azúa contra Colau

Félix de Azúa (RAE) sobre Ada Colau: "Debería estar sirviendo pescado"

El escritor catalán Félix de Azúa incendió este viernes las redes sociales con sus comentarios sobre Ada Colau. El también académico de la Real Academia Española (RAE) y uno de los fundadores de Ciudadanos –aunque el partido ha aclarado que actualmente no ostenta ningún cargo público en la formación–, aseguró que la alcaldesa de Barcelona "debería estar sirviendo pescado". Las palabras exactas del académico, recogidas por la revista Tiempo en una entrevista, señalaban que "una ciudad civilizada y europea como Barcelona tiene como alcaldesa a Colau, una cosa de risa. Una mujer que debería estar sirviendo en un puesto de pescado. No tiene ni idea de cómo se lleva una ciudad ni le importa, lo único que le importa es cambiar los nombres de las calles".

La regidora de la ciudad condal reaccionó inmediatamente a los comentarios del autor, mediante su cuenta de Twitter: 

Representantes de diversas asociaciones feministas consultadas por infoLibre han valorado las declaraciones de Félix de Azúa, y han expresado su condena unánime ante el machismo mostrado por el académico.

El machismo como arma

La presidenta de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, considera que las declaraciones del escritor son "absoluta y completamente inadecuadas". En este sentido, Soleto critica el hecho de que la sociedad esté "tan acostumbrada a que se utilicen comparaciones para las mujeres en política que en ningún caso se usarían con los hombres", y que suelen hacer referencia a "tareas clasificadas tradicionalmente como de mujeres".

La experta incide en la existencia de otro tipo de menosprecio, aquel que tiene una connotación sexista mucho más evidente. Como ejemplo, señala algunas de las declaraciones del exalcalde de Valladolid Francisco Javier de la Riva, quien aseguró pensar "lo mismo" cada vez que veía "los morritos de Leire Pajín". Se trata, para Soleto, "de comentarios donde está implícito el sexismo y el machismo", y que a priori pueden marcar distancias en la forma con las palabras de Félix de Azúa, pero que en el fondo demuestran el mismo comportamiento.

Lo esgrimido por Azúa "es machista, no tanto por el contenido de la expresión, sino por la incomodísima tendencia –que ha puesto el foco en Colau, apostilla–, de intentar demostrar que las mujeres que están en política no están en el lugar que deben", sostiene la feminista.

Asimismo, recalca que Azúa no eligió esas palabras por "indignar al gremio de los pescaderos, sino para emitir una opinión de incompetencia sobre una mujer que desempeña un cargo para el que ha sido elegida", hecho que además es, a juicio de Soleto, "una manifestación antidemocrática, porque muchos ciudadanos y ciudadanas han votado a esta alcaldesa".

Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, asegura estar "completamente convencida de que si hubiera sido un hombre, Azúa no habría hecho ese tipo de comentarios". Besteiro lamenta que "una institución tan importante como la RAE, que trabaja en el uso de la lengua, un tema clave en la lucha contra el machismo, cuente con personas tan contaminadas".

En este sentido coincide con ella Nina Infante, presidenta del Fórum de Política Feminista, quien denuncia que "el machismo esté impregnado hasta en los mismos miembros de la RAE". A estas alturas, considera Infante, "qué difícil es creer que en la RAE se emitan valores de igualdad y convivencia". La experta destaca que ningún miembro de la Academia, ni su junta directiva, ha emitido ningún tipo de condena ante la actitud machista del académico. "Ya está bien", recalca Infante, "de declaraciones que suenan a la Edad Media".

Patriarcado y liberalismo

No es la primera vez que Ada Colau recibe los dardos de quienes no asumen su presencia en la primera línea del juego político. Ya en abril de 2014, el periodista Alfonso Rojo tildó a la alcaldesa de "gordita" en el plató del programa televisivo La Sexta Noche. Pero no hay que ir muy lejos para encontrar las muestras de intolerancia que bajo la forma de comentarios machistas ha soportado Colau. El pasado 26 de marzo el líder del PP en Palafolls aseguró que en "una sociedad sana", la regidora catalana estaría "limpiando suelos".

Yolanda Besteiro entiende que estas afirmaciones pueden verse motivadas también por el signo político de Ada Colau. "Es una mujer que está intentando hacer un cambio aplicando una ideología que no es la habitual", explica, "es una política con una importante reacción a los valores patriarcales y liberales", de modo que, sostiene, "a ella se le unen esas dos circunstancias". De todos modos, recalca Besteiro, "si fuera un hombre, por muy controvertido que fuera, no lo mandarían a un puesto de pescado". La experta incide en el hecho de que ningún compañero de partido de Colau "sufre los ataques que sufre ella".

Es importante subrayar, por ello, que aunque la ideología puede tener un peso importante en el aumento de los insultos de corte machista –se vio de forma clara con las políticas de la CUP–, las "expresiones sexistas han existido siempre contra mujeres de todos los partidos", tal y como señala Marisa Soleto, aunque, matiza, "sí es mucho más frecuente escucharlos de la boca de hombres conservadores, porque los roles de género están mucho más afincados en su pensamiento".

Finalmente, la feminista Nina Infante se pregunta "para qué tenemos unas leyes de igualdad, unos reglamentos, unos acuerdos a nivel estatal y europeo", cuando "todavía hay tantos y tantos" que se mantienen ajenos a todos los esfuerzos desarrollados, y lo expresan con tanta asiduidad denigrando a las mujeres por el simple hecho de serlo.

Un estudio revela que es a partir de los seis años cuando afloran los estereotipos de género en las niñas

Un estudio revela que es a partir de los seis años cuando afloran los estereotipos de género en las niñas

Más sobre este tema
stats