Economía

Cómo bajar el paro sin crear empleo

Cómo bajar el paro sin crear empleo

José Luis Marín (Ctxt)

La lucha contra el desempleo se convirtió en una de las prioridades del Partido Popular cuando accedió al Gobierno a finales de 2011. Mariano Rajoy ya lo había dejado claro en la entrevista que concedió a El Mundo dos años antes: “Cuando gobierne bajará el paro”. A punto de terminar su legislatura, el presidente ha cumplido, aparentemente, con lo que prometió.

Lo que no dijo es que lo haría a costa de que hoy en España haya menos población activa que cuando llegó al poder. La población activa hace referencia a todas la personas que están empleadas o que buscan trabajo, y representa de manera significativa la fuerza laboral del país. Pues bien, la fuerza laboral del país se ha mermado en los últimos cuatro años, con menos gente desempleada pero también con menos gente trabajando.

Además, el éxito es aún más aparente cuando se comprueba que España sigue en los primeros puestos de desempleo en Europa. La última tasa anual, de 2014, nos situaba más de 14 puntos por encima de la de los Veintiocho. En la última medición, del tercer trimestre de 2015, la diferencia es de 12 puntos –21,2% para España y 9,3% para Unión Europea–, lo que sigue evidenciando los problemas estructurales del país para hacer frente a la crisis.

Algunas de las razones del descenso de la población activa son el envejecimiento de la población –con unas tasas de natalidad muy bajas que no se han conseguido reorientar– y la migración. No hay que olvidarse de que, según el INE, cerca de 1.8 millones de personas abandonaron el país entre 2011 y 2014. Estas personas han desaparecido de cualquier recuento de población activa y ocupada (incluida la del paro). Es la misma situación de los que, en algún momento, deciden dejar de buscar empleo.

En concreto, la población activa se ha reducido en cerca de 540.000 personas desde que el PP accedió al Gobierno. También hay 104.000 personas menos trabajando. Es decir, la población ocupada también se ha reducido. En definitiva, se podría decir que España cuenta con cerca de medio millón menos de personas en su fuerza laboral, entre los que, eso sí, hay menos desempleo.

De hecho, y como se observa en el gráfico, el descenso en la tasa de paro de los últimos meses coincide casi exactamente con el descenso continuado de población activa desde el primer trimestre de 2013. Si los descensos de la tasa de paro significaran creación de empleo, la población activa no habría variado, ya que esas personas que comienzan a trabajar seguirán en el mismo grupo (población activa) pero en categorías distintas. Sin embargo, y aunque parezca paradójico, es evidente que el empleo no ha sido la única 'solución' al desempleo.

El descenso de la población activa y ocupada plantea, además, problemas de sostenibilidad para el país. Es evidente el poco atractivo que desprende España a la hora de atraer y retener fuerza laboral extranjera, la cual representa un importante potencial económico y ayuda a maquillar los déficits en la pirámide poblacional de los últimos años. El número de extranjeros que trabajan en España ha descendido sustancialmente desde el comienzo de la legislatura. En el último trimestre de 2011 el número de población ocupada extranjera ascendía a 2,22 millones. En la última EPA de octubre de 2015 su número ha pasado a 1,94 millones, lo que supone un descenso de cerca de 275.000 personas.

Lee este artículo en Ctxt

Empleo deja que prescriba una deuda de 81,6 millones de euros por falta de control en prestaciones de paro cobradas indebidamente

Empleo deja que prescriba una deuda de 81,6 millones de euros por falta de control en prestaciones de paro cobradas indebidamente

Más sobre este tema
stats