El fin de la XI Legislatura

Los barones derrotados que Rajoy colocó en el Senado no han presentado una sola iniciativa

Mariano Rajoy junto a Rita Barberá y Alberto Fabra.

El Senado es utilizado por los partidos políticos para ubicar a dirigentes en retirada o a los que se quiere apartar de la primera fila. Pero las formaciones con representación parlamentaria, que llevan décadas prometiendo reformas de esta institución que nunca llegan, niegan que sea así apuntando a que si otorgan escaños a expresidentes autonómicos o exalcaldes es porque van a ofrecer al Senado toda su experiencia y conocimiento en el ámbito territorial. ¿Tiene esto su reflejo en el día a día? En la corta XI Legislatura, y en lo que tiene que ver con el Partido Popular, el argumentario conservador contrasta con el trabajo de los exbarones a los que Mariano Rajoy dio cobijo tras el batacazo casi general de las municipales y autonómicas de hace casi un año. Su actividad ha sido nula.

Tras perder todas las mayorías absolutas en las comunidades autónomas y 2,5 millones de votos en las municipales, fueron varios los barones autonómicos que anunciaron que cedían el testigo a otros compañeros y que dejaban de ejercer la política en sus respectivos territorios. En respuesta, Mariano Rajoy autorizó a que fuesen propuestos como senadores por designación autonómica. Y así ocurrió con Luisa Fernanda Rudi (Aragón), Alberto Fabra (Comunidad Valenciana), José Ramón Bauzá (Baleares) y Pedro Sanz (La Rioja). En el ámbito municipal el caso más conocido es el de Rita Barberá, exalcaldesa de Valencia. Todos ellos han integrado en esta XI Legislatura el Grupo Parlamentario Popular en el Senado junto a los parlamentarios que fueron elegidos en las listas de las generales del 20 de diciembre.

Las Cámaras se constituyeron el 13 de enero y desde esta fecha hasta su disolución para la convocatoria de elecciones el pasado día 2 todos ellos tienen en común haber presentado cero iniciativas. Así figura en la ficha personal que cada uno de ellos tiene habilitada en la página web del Senado. El caso de Rita Barberá es el mismo: en casi cuatro meses su actividad parlamentaria ha sido nula. Un hecho al que se unen algunas ausencias en el momento en el que estalló la operación Taula en el Ayuntamiento de Valencia.

Fuentes del PP en el Senado consultadas por infoLibre precisan que no existe ninguna directriz especial a la hora de repartir juego entre los parlamentarios y señalan que es el Consejo de Dirección del Grupo el que en su reunión semanal organiza los plenos y las iniciativas. Además, recalcan que la XI Legislatura ha sido muy peculiar por el momento de Gobierno en funciones en el que se ha desarrollado.

34 iniciativas del Grupo y de los senadores del PP

Según la información que facilita la Cámara baja la actividad del resto de sus compañeros de Grupo tampoco ha sido muy intensa en estos meses. En total, el Grupo Parlamentario Popular en el Senado ha presentado 24 iniciativas y senadores conservadores a título individual un total de 10. En el resto de formaciones la actividad ha sido superior. Tomando como ejemplo el Partido Socialista, en el mismo periodo, el Grupo Parlamentario registró 109 iniciativas y sus diputados 3.731.

Fue el pasado verano, cuando se conoció el desembarco de exbarones que Rajoy ideaba para el Senado cuando volvió a agitarse el debate sobre su utilidad y su necesaria reforma para, primero, ser una Cámara de representación autonómica y, después, deshacerse de su fama de cementerio de elefantes. Lejos de entrar al fondo del debate tanto PP como PSOE salieron a defender tanto PP como PSOEsu apuesta por que los expresidentes estén en el Senado agarrándose a su experiencia.

Un "plus"

Por parte del PP, el encargado de defender la valía de sus compañeros que estaban a punto de aterrizar en el Senado fue el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando. Dijo que la "experiencia" de los expresidentes autonómicos era un "plus" que había que aprovechar. "Me parece chocante que se cuestione que una persona que ha sido mayoritariamente votada por sus ciudadanos no pueda estar en el Senado", consideró. En definitiva, que el debate era "absurdo".

En esta XI Legislatura esa "experiencia" de la que hablaba Hernando no ha quedado plasmada en ninguna iniciativa de las registradas en el Senado.

El "plus" de las comisiones

Los expresidentes autonómicos que Rajoy ubicó en el Senado tras las elecciones de mayo de 2015 no son rasos. Todos ellos presiden una comisión, unos órganos que, según reconocen en el propio PP tampoco han tenido una actividad normal por lo reducido de la legislatura. Pese a esto, todos ellos y el resto de senadores que han ostentado la presidencia de una comisión han sumado a su nómina un plus por este concepto de 1.431 euros mensuales

A algunos senadores del PP les ofendió el hecho de que Rajoy premiara a sus exbarones con una presidencia de comisión además de con el escaño.

El caso de Barberá es diferente. No recibió el premio de una presidencia de comisión. Pero sí el de integrar la Diputación Permanente del Senado, el órgano que ejerce las funciones del Pleno en los periodos no ordinarios de sesiones. En la práctica, pese a la disolución de la Cámara continúa aforada, lo que supone un blindaje extra ante una posible imputación.

Barberá se dirige al juez por escrito para negar que le devolvieran los 1.000 euros de la donación al PP

Barberá se dirige al juez por escrito para negar que le devolvieran los 1.000 euros de la donación al PP

Más sobre este tema
stats