Espionaje a políticos y empresarios

El BBVA aceptó que Villarejo le colase una doble factura millonaria usando una marca comercial de otra empresa

Instalaciones del BBVA en Madrid.

Las dos facturas opacas por las que, como ya publicó infoLibre, el BBVA pagó al comisario Villarejo 1,17 millones en 2010 no solo incumplían las normas legales elementales de facturación sino que rizaron el rizo con lo que podría llamarse usurpación de marca. Fechadas el 5 de febrero de aquel año, en esas dos facturas [puedes verlas pinchando aquí] no solo no figuraba Cenyt SL, la firma de investigación contratada por la entidad que presidía Francisco González, ni su CIF sino que aparentaban haber sido emitidas por una simple marca comercial. Pero, para colmo, esa marca –V&V Development– ya no pertenecía a Cenyt en febrero de 2010. Los portavoces del BBVA rehusaron este martes ofrecer explicaciones sobre el asunto, a preguntas de este periódico.

Un año antes de febrero de 2010, V&V Development había pasado a ser propiedad de Servicios de Investigación y Detección SL, otra pieza del entramado empresarial del policía.  Oficialmente al menos, Servicios de Investigación y Detección SL es por completo ajena a los contratos por los que el segundo banco del país abonó 10,28 millones entre 2004 y 2017 a cambio de servicios de investigación y espionaje a políticos y empresarios. 

Pero hay más, porque de la madeja cuelga otro cabo que alimenta los interrogantes: Servicios de Investigación y Detección SL es la mercantil de José Manuel Villarejo que cobró de la Oficina Antifraude de Cataluñacobró de la Oficina Antifraude de Cataluña por hacer barridos electrónicos en octubre de 2013. Es decir, un año antes de que alguien grabase los audios donde se oye cómo el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, animaba al director de la Oficina Antifraude de aquel momento, Daniel de Alfonso, a recabar material contra los líderes independentistas. "Esto la Fiscalía te lo afina, hacemos una gestión" es la frase que, tras desvelar el diario Publico aquella conversación en 2016, quedó grabada en la memoria. Y en la hemeroteca, que ya en aquella fecha acumulaba una extensa batería de noticias sobre la denominada Operación Cataluña, la policía patriótica y las cloacas del Estado.Operación Cataluña, policía patriótica

Como ha subrayado Anticorrupción en informes e interrogatorios, un documento en poder del BBVA define así a V&V Development: "V&V Development es la división de inteligencia empresarial de Cenyt... es una organización dirigida y coordinada por miembros de Seguridad del Estado en situación administrativa de disponibilidad...singularmente especializada en metodología de análisis de información..." Lo anterior –sostienen los fiscales– apunta como un dardo a que el bancó sí sabía que Villarejo era un policía en activo y, por tanto, incompatible para efectuar investigaciones privadas.

La normativa legal sobre facturas impone de manera taxativa que en ellas figuren el "nombre y apellidos, razón o denominación social completa, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones" [puedes consultar aquí el artículo 6 del Real Decreto que regula la facturación]. Cualquier contable, sea cual sea la dimensión del negocio para el que trabaje, lo sabe. Pero al banco no solo le pasó eso inadvertido sino que tampoco se percató de que en 2010 V&V Development había dejado de estar registrada a nombre de Cenyt SL. ¿Podía haber averiguado con facilidad ese segundo dato y sin necesidad de recurrir a despachos especializados? Sí. La web de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) no solo ofrece de manera automática un historial de cada marca sino que permite el acceso al Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI), equivalente al BOE de todo lo patentado en España.

Historial de la marca

Es en el BOPI donde cada cambio relacionado con una determinada marca queda reflejado. En el caso de V&V Development, hay dos grandes hitos: el primero, que apareció publicado en el BOPI del 1 de octubre de aquel año, acredita que Cenyt SL, acrónimo de Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL, solicitó la inscripción de la marca V&V Development el 17 de julio de 2007. El 12 de enero de 2009, y por razones que la OEPM no aporta ni en este caso ni en ninguno, la marca fue transferida a Servicios de Investigación y Detección SL. El traspaso de la marca –la M 2783005– se publicó en el boletín del 1 de febrero de aquel año. Desde entonces y según la información extraída por este periódico, V&V Development no ha experimentado más cambios de titularidad.

Las dos facturas que nada menos que por 1,17 millones de euros abonó el BBVA en las condiciones reseñadas se integran en el lote de contratos y facturación que obra incorporado a la causa. Es decir, a la pieza separada 9 del conocido como Operación Tándem o caso Villarejo, donde el juzgado de instrucción central 6 de la Audiencia Nacional investiga los (supuestos) delitos de corrupción y extorsión por los que el antaño poderoso José Manuel Villarejo permanece en prisión preventiva desde noviembre de 2017.

La causa incluye un análisis policial de los movimientos de distintas cuentas bancarias de Cenyt SL. Y ese análisis indica dos cosas: la primera, que la Policía señala a Villarejo como "titular real" de Servicios de Investigación y Detección SL aunque es su hijo, José Manuel como el padre, quien consta como administrador único desde 2014; la segunda información relevante sobre este punto consiste en que Cenyt SL transfirió de inmediato a esta segunda sociedad 261.000 euros a los cinco días de haber cobrado del BBVA 1.171.600 euros por la provisión de fondos para los contratos del 5 de febrero.

Uno de esos dos contratos iba dirigido a localizar bienes ocultos de Fernando Martín, presidente entonces de Martinsa. El otro perseguía el mismo objetivo con Luis Portillo, cabeza de la inmobiliaria Colonial. Ambos adeudaban grandes cantidades al BBVA. El banco asegura que los trabajos de localización de patrimonio encargados a Villarejo no le han permitido recuperar ni un euro. Pero la información remitida al juez por la entidad financiera cuantifica en 5,3 millones la cuantía de lo que el comisario percibió en concepto de "primas de éxito". En virtud de los contratos con Cenyt, esas primas solo eran pagaderas si, como mínimo, los bienes ocultos –patrimonio inmobiliario o dinero– resultaban localizados y plenamente identificados.

La redacción de los dos contratos suscritos por BBVA y Cenyt el 5 de febrero de 2010 sitúa a quien lo lee en una posición confusa. Porque un párrafo que se repite luego en contratos posteriores se presta a concluir que quien realmente va a ejecutar los trabajos pactados es V&V Development y no Cenyt SL. Ese texto dice lo siguiente: que Rafael Redondo, socio del comisario José Manuel Villarejo, suscribe el contrato "en nombre y representación de Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL, sociedad titular de la marca de servicios V&V Development, sociedad anónima de duración indefinida, domiciliada en Madrid”.

El BBVA supo que Villarejo estaba siendo investigado por blanqueo tres meses antes de su detención

El BBVA supo que Villarejo estaba siendo investigado por blanqueo tres meses antes de su detención

Más sobre este tema
stats