Justicia

Bernad y Pineda: dos ‘ultras’ disfrazados de Robin Hood y dedicados a la extorsión

Bernad y Pineda: dos 'ultras' disfrazados de Robin Hood y dedicados a la extorsión

De militar en la ultraderecha a presidir organizaciones con una activa presencia en los tribunales y, de ahí, a ser detenidos por supuesta extorsión. Las vidas de los líderes de Manos Limpias y Ausbanc, Miguel Bernad y Luis Pineda, que fueron arrestados este viernes, tienen importantes paralelismos: ambos tienen pasado en organizaciones de extrema derecha, ambos se convirtieron en personajes públicos por sus actividades judiciales y, ahora, ambos están acusados de intentar obtener dinero chantajeando a algunas de las personas contra las que han dirigido sus querellas y acciones.

Los inicios de Bernad y Pineda se remontan las organizaciones de derecha radical de los años 80. Nacido en Bilbao en el año 1942, Bernad comenzó su andadura política en el Ayuntamiento de Madrid, y al poco tiempo ingresó en Fuerza Nueva, el partido liderado por el histórico Blas Piñar. Posteriormente, continuó su militancia de ultraderecha en el Frente Nacional, la organización sucesora de Fuerza Nueva, de la que llegó a ser secretario general en 1994. Tras la poca implantación de esta formación, Bernad fundó Derecha Española, con el que concurrió a las elecciones municipales de 1995.

Por su parte, Pineda llegó a ser jefe nacional del Frente de la Juventud, una organización ultraderechista violenta que se desgajó de Fuerza Nueva en los años 80. Pineda fue detenido en al menos dos ocasiones. En 1982, fue acusado de lanzar cócteles molotov y objetos contundentes para conmemorar el primer aniversario del fallido golpe de Estado del 23-F; también fue condenado por robar violentamente a una aristócrata en su propia casa utilizando armas de fuego, en el año 1980.

No obstante, ni Pineda ni Bernad eran todavía personajes conocidos por el gran público. Fue después de su militancia extremista cuando comenzaron a hacerse un nombre en los medios de comunicación. El primero de ellos fundó la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) en el año 1986, mientras que el segundo registró Manos Limpias como sindicato en 1995. No obstante, mientras la asociación de Pineda tiene, según sus cifras, más de 350.000 asociados –entre individuales y colectivos–, de los supuestos 6.000 militantes de Manos Limpias nunca se han conocido detalles.

Mario Conde y Baltasar Garzón

Quien saltó primero a los medios de comunicación fue Pineda, que en 1994 se personó como acusación popular en el juicio del caso Banesto, que llevó al expresidente del banco, Mario Conde, a la cárcel con una condena del Tribunal Supremo de 20 años y 2 meses por apropiación indebida, estafa y falsedad. Tras confirmar el Alto Tribunal esta sentencia, Pineda calificó la pena de "justa y legal", y aseguró que ofrecía "una conclusión feliz: quien la hace la paga".

Manos Limpias, por su parte, ha centrado su actividad desde que fue fundada en los litigios. Desde sus inicios, el exjuez Baltasar Garzón fue uno de sus principales blancos, y el pseudosindicato interpuso contra él multitud de querellas y denuncias. La primera de ellas data de 1997, cuando Manos Limpias denunció a Garzón ante el Tribunal Supremo por prevaricación y usurpación de atribuciones. El entonces juez fue posteriormente objeto de actuaciones continuadas contra él por parte del pseudosindicato: en 1999 lo denunció ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por supuesta dilación en la tramitación de una denuncia y en 2000 por la filtración de un informe médico del exdictador chileno Augusto Pinochet.

Estas actuaciones, que no tuvieron éxito, fueron seguidas por otras denuncias por no abstenerse en la investigación sobre los GAL y los fondos reservados y, en 2003, por participar en una concentración contra la guerra de Irak "estando de guardia en la Audiencia". En 2006, Manos Limpias presentó una querella y tres denuncias contra Garzón por su imputar a varios peritos policiales que relacionaron en un informe el 11-M con ETA, y también lo denunció denunció por "ensalzar" al entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Garzón fue incluso denunciado por Manos Limpias por entrevistar al expresidente Felipe González y por escribir un artículo en el diario El País en el año 2007. Pero la actuación más conocida del pseudosindicato contra el exjuez es la querella que interpuso contra él en 2009 por supuesta prevaricación al investigar los crímenes del franquismo: con esa actuación, Manos Limpias consiguió que el CGPJ suspendiese cautelarmente a Garzón del ejercicio de sus funciones –posteriormente fue absuelto por este caso–, aunque lo que expulsó al togado de la carrera judicial en 2012 fue su condena por prevaricación por ordenar escuchas ilegales a varios detenidos del caso Gürtel.

El 11-M, Eto'o y Los Lunnis, objetivo de Manos Limpias

No obstante, Garzón no ha sido, ni mucho menos, el único objetivo de Manos Limpias durante sus 21 años de vida. El pseudosindicato también se querelló contra el juez Juan del Olmo y la fiscal Olga Sánchez por supuesta destrucción de pruebas de los atentados del 11-M, si bien el Tribunal Supremo avaló contundentemente la actuación de ambos y, en un duro auto, denunció penalmente a Manos Limpias por acusación falsa. La denuncia fue posteriormente archivada.

Entre su extensa actividad judicial, Manos Limpias ha iniciado procedimientos sobre muy diversos temas, algunos de ellos especialmente llamativos. Por ejemplo, en el año 2005 denunció al exdelantero del FC Barcelona Samuel Eto'o ante la Federación Española de Fútbol y el Consejo Superior de Deportes por gritar "Madrid, cabrón, saluda al campeón" durante la celebración del título de liga del equipo barcelonista, al entender que sus palabras ofendían a los madrileños y a los clubes de la capital y que incitaban a la violencia.

Manos Limpias también ha tratado de actuar judicialmente contra el programa infantil Los Lunnis, de TVE, que en 2005 emitió una escena de una boda homosexual. El pseudosindicato interpuso una denuncia ante la Fiscalía de Menores, el Defensor del Menor y el Defensor del Pueblo acusando al programa de "transgredir el derecho al honor e intimidad de los menores". El caso se archivó, al igual que ocurrió con una denuncia interpuesta en 2002 contra la Guardia Civil, que cambió el reglamento para permitir a las parejas homosexuales vivir juntas en las casas cuartel.

Nunca Máis también estuvo a punto de ir al banquillo por una querella presentada por Manos Limpias, en este caso por supuesta estafa. En enero de 2003, el pseudosindicato denunció ante la Fiscalía que los fondos recaudados a través de donaciones por la plataforma creada a raíz del desastre del petrolero Prestige habían sido destinados a actividades políticas. Tres meses más tarde, esa denuncia fue archivada, y lo mismo ha ocurrido ya en varias ocasiones con Podemos y sus dirigentes, contra quienes Manos Limpias se ha querellado en múltiples instancias y ocasiones por multitud de delitos, entre ellos financiación ilegal.

Ausbanc y sus relaciones con los bancos

Durante esos años, Ausbanc se había dividido en dos firmas: Ausbanc Consumo, inscrita en el Registro de Asociaciones de Consumidores, y Ausbanc Empresas, el grupo en el que Pineda reunía sus publicaciones impresas. Precisamente lo que se investiga ahora mismo son las supuestas actividades de Ausbanc desde hace años, consistentes básicamente en exigir pagos a las entidades bancarias supuestamente extorsionadas a cambio de no difundir sobre ellas informaciones negativas en estas publicaciones o incluso iniciar causas judiciales contra ellas en los tribunales, para lo que habría contado con la colaboración de Manos Limpias.

El funcionamiento de Ausbanc lleva en el punto de mira varios años, y de hecho en el año 2005 el Gobierno de Zapatero excluyó a Ausbanc Consumo del Registro de Asociaciones de Consumidores por haber "realizado publicidad comercial o no meramente informativa" de un banco en una de las revistas del grupo. En 2013, el Ejecutivo del PP revocó esta decisión, pero en 2014 Ausbanc volvió a ser expulsada al entender el Ministerio de Sanidad que se dedicaba a realizar “operaciones con entidades de carácter mercantil"

De hecho, tal y como informó el diario El País, la denuncia contra Ausbanc la interpuso el BBVA, que alegó que realizaba publicidad comercial de bancos, el sector en el que supuestamente ejercía la defensa de los consumidores. Y esa no era la única vía de ingresos de la asociación a través de las entidades bancarias: en 2005, por ejemplo, Ausbanc facturó de una vez 347.000 euros procedentes de bancos como Caja Duero, Banco Pastor, Ibercaja, Caixa Galicia, Caja Murcia o Bancaja en concepto de patrocinio de un acto realizado en Salamanca.

No son los únicos caso en los que a Ausbanc se le ha acusado de jugar a dos bandas. En 2007 fue expulsada de los procedimientos abiertos contra Forum Filatélico y Afinsa por supuesta estafa, en los que concurría en calidad de acusación popular, por "fraude procesal". La resolución judicial que expulsó a la asociación del caso Forum Filatélico explicaba que Ausbanc había mantenido en todo momento una "actitud ambigua", ya que "ejercía formalmente la acción popular, pero por otro lado, a través de sus órganos de representación, defendía públicamente los intereses" de la empresa. De hecho, Hacienda reveló que Ausbanc había ingresado hasta 2,45 millones de euros de Fórum y Afinsa entre 2002 y 2006.

Algunas actuaciones existosas

En su haber, Ausbanc tiene haber obtenido varias sentencias favorables con respecto a la ilegalidad de algunas cláusulas suelo presentes en hipotecas, y también ha conseguido que los tipos de interés de estos préstamos no se puedan redondear al alza cuando se revisan o que las operadoras telefónicas no cobren minutos enteros cuando la llamada que se cobre sólo dure unos segundos.

Por su parte, uno de los triunfos más sonados de Manos Limpias fue en su querella contra el expresidente del Parlamento Vasco, Juan María Atutxa, y otros dos miembros de la Mesa de esa cámara, por negarse a disolver el grupo Sozialista Abertzaleak, sucesor del de Batasuna cuando esta organización fue ilegalizada en 2003. El Tribunal Supremo inhabilitó durante año y medio a Atutxa para ejercer cargos públicos, y Gorka Knorr y Kontxi Bilbao –los otros dos condenados– tuvieron la misma pena por un periodo de 12 meses.

Además, la acción de Manos Limpias como acusación popular es la que ha llevado al banquillo a la infanta Cristina en el caso Nóos, si bien Miquel Roca, abogado de la infanta Cristina, aseguró ante la policía que el pseudosindicato intentó chantajearle pidiéndole tres millones de euros a cambio de retirar su acusación. Esta supuesta forma de operar es la que ha conducido a la detención de Bernad y Pineda, supuestamente aliados a la hora de hacer los chantajes.

Estrasburgo castiga a España por condenar a Atutxa en el Supremo sin un juicio justo

Más sobre este tema
stats