Privilegios privados con dinero público

Cañete suma a su sueldo de eurocomisario una pensión pagada con fondos públicos y gestionada por una sicav de Luxemburgo

El comisario de Acción por el Clima y Energía de la Comisión Europea (CE), Miguel Arias Cañete.

Un sueldo de 20.000 euros al mes y una pensión simultánea pagada con dinero público a través de un fondo que gestiona una sicav de Luxemburgo y cuya cuantía no se conoce. En esa situación se encuentra hoy Miguel Arias Cañete, exministro de Agricultura, actual comisario europeo de Acción por el Clima y Energía  y beneficiario del controvertido fondo voluntario de pensiones para eurodiputados desvelado en 2014 por infoLibre y que hasta 2009 financió en dos tercios la Cámara de Estrasburgo.

Tras la publicación de la noticia por el digital euobserver.com, radicado en Bruselas, tanto Los Verdes como Podemos exigieron este jueves por la mañana explicaciones inmediatas a Cañete. "Mientras España se manifiesta por el futuro de sus pensiones, Miguel Arias Cañete está cobrando 20.000 euros mensuales como comisario además de una pensión del Parlamento Europeo", se lamentó el eurodiputado de Podemos Xabier Benito tras elevar a la Comisión Europea una pregunta sobre el asunto. Ernest Urtasun, del grupo verde, se pronunció en similares términos a través de su cuenta de Twitter: "A vueltas con Cañete: ahora resulta que en paralelo a su sueldo de comisario, está cobrando del escandaloso fondo de pensiones privado que existió hasta 2009 en el Parlamento Europeo. Exigimos que renuncie a su cobro!". Mientras ambas formaciones expresaban en Bruselas su estupefacción por lo sucedido, en España miles de pensionistas se manifestaban en protesta por una subida –el 0,25%– que califican de indigna.

A lo largo de toda la jornada, este diario intentó sin éxito que el equipo de Cañete verificase la exactitud de lo publicado el día antes por euobserver, que atribuye a la portavoz del eurocomisario un entrecomillado cuya literalidad implica en sí misma una confirmación del cobro por partida doble. Ese entrecomillado es el siguiente: "La cantidad recibida [en concepto de pensión] está plenamente declarada y gravada por las autoridades españolas". ¿A cuánto asciende esa pensión? euobserver también lo preguntó, pero la fuente se escabulló con esta respuesta: la cifra "se deriva de las contribuciones que paga". La solicitud de información sobre la situación de Cañete trasladada por infoLibre a través del PP tampoco tuvo éxito. Igualmente guardó silencio el gabinete de comunicación de la delegación en España de la Comisión Europea, al que este medio se dirigió a mediodía para conocer si el Gobierno comunitario considera que la doble percepción económica por parte del eurocomisario se ajusta a los cánones de transparencia y ética. 

Gestionado por una "asociación sin ánimo de lucro" que a su vez encomienda las inversiones del dinero que maneja a una sicav con sede en Luxemburgo, auténtico paraíso fiscal en el corazón mismo del territorio comunitario, el fondo voluntario de pensiones permaneció como un secreto solo para iniciados hasta junio de 2014. Cuando infoLibre destapó en junio de ese año su existencia, el entonces eurodiputado de IU Willy Meyer dimitió de inmediato. En cambio, el grueso de los beneficiarios españoles se limitó por el contrario a invocar la legalidad de la fórmula.

El descubrimiento de que con fondos públicos y mediante una fórmula en efecto legal por cuanto había sido aprobada por Estrasburgo en 1990, los europarlamentarios se estaban asegurando una pensión vitalicia adicional a la que ya tienen garantizada en España destapó así en plena crisis un suculento privilegio privado pagado con dinero público. Pagado, además, a través del país más opaco de la UE en materia financiera.

Según los estatutos de la asociación de eurodiputados propietaria del fondo, para acceder a esa pensión vitalicia los suscriptores solo debían cumplir tres requisitos: cotizar durante dos años, haber cesado en el cargo de eurodiputado y haber cumplido 60 años. En 2009, la edad mínima para cobrar la pensión se elevó a 63 años. Y se cerró la entrada de nuevos eurodiputados en el fondo.

El rastreo documental efectuado por este diario en el Registro Mercantil de Luxemburgo constató que el Parlamento Europeo había inyectado nada menos que 95 millones de euros en 10 años a ese fondo de pensiones. En teoría, de cada tres euros que entraban en sus arcas, dos los aportaba la Eurocámara y el tercero, cada asociado al fondo. Pero en realidad, ese tercer euro provenía de la suma que todos los eurodiputados reciben cada mes con cargo a sus dietas. Así lo confirmaron un antiguo eurodiputado que se negó a sumarse a ese sistema –Ignasi Guardans– y el periodista y politólogo Jesús Bueno, que en los noventa había sido asesor del entonces parlamentario socialista Antonio González Triviño.

La incógnita de la declaración de intereses

Tanto la presidenta del grupo parlamentario verde, la alemana Ska Keller, como el eurodiputado español Ernest Urtasun, exigieron este jueves que el dirigente conservador renuncie a la pensión de Luxemburgo. "No es ético ni razonable que un Comisario con un salario base de más de 20.000 euros mensuales, reciba en paralelo el cobro de la pensión", critican en una nota de prensa. Podemos, mientras tanto, ya ha registrado una pregunta a la Comisión Europea en la que, además, alerta de que ésta no figura en la declaración de intereses del comisario.

Para los Verdes, lo que debe hacer la UE es suprimir estas pensiones privadas dado que el fondo del que proceden "está gestionado de forma opaca en Luxemburgo". Además, critican que acumula un déficit de 326 millones de euros que "deberá ser cubierto con aportaciones de dinero público".

Por su parte, el eurodiputado de Podemos Xabier Benito, promotor de la pregunta parlamentaria, reclama que Cañete dé explicaciones públicas. "Si no, lo obligaremos nuevamente a darlas ante la Eurocámara”, avisa Benito en un comunicado.

La pregunta, presentada por Benito y la eurodiputada portuguesa del grupo de la izquierda europea (GUE/NGL) Marisa Matias, pide a la CE que explique si considera que el cobro de la pensión "cumple con las reglas de ética e integridad de los comisarios europeos”. Los eurodiputados piden también a la Comisión que indique "cuánto recibe cada mes Arias Cañete a través del plan de pensiones".

La cuestión presentada alerta a la CE de que "el pago de la pensión no figura en la declaración de intereses del comisario", por lo que ambos diputados reclaman a la Comisión que realice una revisión de su declaración de intereses. "La falta de ética –sostiene Benito– es insultante, tanto por estar cobrando pensión y sueldo a la vez, como por haberse permitido este tipo de privilegios hasta 2009. Podemos entró en las instituciones por esto y vamos a hacer todo lo posible por tumbarlos", añade el eurodiputado.

La expresidenta de Aragón también cobra como senadora y como pensionista del Parlamento Europeo

La expresidenta de Aragón también cobra como senadora y como pensionista del Parlamento Europeo

Más sobre este tema
stats