Partido Popular

Casado hace un PP a su medida y apuesta por Álvarez de Toledo para el Congreso pese a las voces en contra

Cayetana Álvarez de Toledo, Pablo Casado y Teodoro García Egea, en el Congreso de los Diputados.

El líder del PP, Pablo Casado, dio este martes los pasos para hacer un partido más a su medida [aquí, todos los cambios] tras un año en la presidencia de la formación, tras unas elecciones generales que le salieron mal y tras unas autonómicas en las que, gracias a los pactos con Ciudadanos y Vox, logró salvar la cara. Hace un año tuvo que hacer hueco a fieles de quienes le habían apoyado en el congreso extraordinario con el que sucedió a Rajoy; ahora, se libera de esas cuotas y lanza el mensaje de que no cede a las presiones de los críticos.

Casado convocó a la Junta Directiva Nacional del partido, el máximo órgano de la formación entre congresos, para comunicar una serie de cambios en la dirección, en los grupos parlamentarios y para insistir en su "no" a la investidura de Pedro Sánchez en un momento en el que los socialistas dirigen toda la presión a PP y Cs para su abstención. "Pedro Sánchez nada puede pedir [al PP] porque nada ha propuesto", diría después en rueda de prensa. "Aquí no tiene ninguna petición que formular", insistiría.

De los nombramientos, el más polémico ha sido el de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz en el Congreso de los Diputados. Casado había sido advertido, incluso por gente de su entorno más próximo, de que el perfil "durísimo" de su número uno por Barcelona no es lo que mejor viene al partido en un momento en el que hasta él mismo ha apostado por la moderación. Pero Casado lo ha tenido claro desde el principio, desde el día que la escogió para ir en las listas a la Cámara Baja, e impuso su criterio frente a barones y otros dirigentes. 

Para Casado, Álvarez de Toledo tiene un perfil "moderado o centrista"

Casado fue cuestionado por ello en rueda de prensa. Y negó la mayor. Dijo que ha apostado por ella porque puede defender "la moderación y centralidad" que necesita el partido. Y que él siempre la ha ubicado en "un perfil moderado o centrista". No obstante, en otra de las preguntas admitió ese reparto de papeles poli bueno-poli malo: "Los portavoces también tienen que tener un tono firme para que no lo tenga yo".

El número dos de Álvarez de Toledo será el diputado canario Guillermo Mariscal.

Para el Senado, el nombramiento despierta menos polémica pese a que los socialistas están criticando duramente su designación como senador por Castilla y León siendo alavés. Javier Maroto, vicesecretario de Organización de PP, deja este puesto orgánico para ser la voz en la Cámara Alta.

Su sustituta en Génova, como número tres del partido, será Ana Beltrán, presidenta del PP de Navarra. Y la secretaria general en la Cámara Alta será Salomé Pradas.

Maroto seguirá formando parte del Comité de Dirección en su calidad de portavoz en la Cámara Alta.

Miembros de la Junta Directiva Nacional del PP presentes en la cita coinciden en señalar que el nombramiento de Álvarez de Toledo y Maroto no fue acompañado del habitual entusiasmo de los asistentes. "Tienen que ganarse el apoyo. De momento, ella empeoró los resultados del PP en Barcelona y él se quedó fuera del Congreso", señala un dirigente nacional.

Un "nuevo PP"

Casado aseguró en la rueda de prensa que más que cambios, lo que ha hecho el PP es incorporar a nuevos dirigentes, pero no negó que lo de ahora es "un nuevo PP". Porque "los partidos cambian", se regeneran. Y dijo que no es casual que haya apostado por una Navarra (Beltrán), una candidata por Cataluña (Álvarez de Toledo) y un vasco (Maroto) en puestos clave: "Da una pista de por dónde va a ir esta legislatura desde el punto de vista territorial".

Vicente Tirado, que fue hombre fuerte de Cospedal, deja la vicesecretaría de Política Autonómica y Local y pasa a manos de una persona de confianza de Casado: el exalcalde de Boadilla de Monte (Madrid) y diputado Antonio González Terol.

De la vicesecretaría de Comunicación sale la gallega Marta González y el puesto recae sobre Pablo Montesinos. El periodista fue cabeza de lista por Málaga en las elecciones generales en una apuesta personalísima de Casado. A partir de ahora, será uno de los rostros de la dirección nacional encargados de las ruedas de prensa y otras comparecencias ante los medios de comunicación.

Cuca Gamarra se mantiene como vicesecretaria de Política Social e Isabel García Tejerina como responsable de Sectorial. Además, el área de Participación deja de ser una Secretaría y asciende a Vicesecretaría. La ocupará el diputado gallego Jaime Olano.

La vicesecretaria de Estudios y Programas, que estaba en manos de Andrea Levy, desaparece de la estructura del partido. Levy se concentrará en su tarea de concejal de Cultura, Turismo y Deporte en el Ayuntamiento de Madrid. Pero seguirá formando parte de la dirección nacional del partido, con un cargo específico adecuado a sus funciones en el consistorio madrileño. Será presidenta del Comité de Derechos y Garantías, el órgano disciplinario de la formación.

Su salida de la Vicesecretaría de Estudios y Programas, cuentan fuentes de su equipo, está pactada con Casado con la misión de que se centre en el Ayuntamiento. 

En los puestos más bajos del organigrama Casado ha apostado por dirigentes como Rafael Catalá (secretaría de Justicia e Interior), Marimar Blanco (Igualdad y Asuntos Sociales) o Valentina Martínez (Internacional), que sustituye a José Ramón García Hernández, que fue candidato a las primarias del PP en primera ronda.

De forma paralela a su nombramiento elconfidencial avanzaba que el exministro de Justicia había sido fichado por la casa de apuestas Codere, firma cuyo consejo de administración ya integró antes de entrar en el gobierno de Rajoy. Su función ahora será la de asesor legal.

Casado comunicó los nombramientos que afectanban a las Cámaras de forma oficial en la tarde del martes, cuando acudió a las 17.00 y a las 18.00 horas a presidir las reuniones de los grupos parlamentarios en el Congreso y Senado, respectivamente.

Ausencias destacadas

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia; Juanma Moreno, presidente de Andalucía; y Alfonso Alonso, líder del PP vasco no acudieron a esta cita por cuestiones de agenda. No ha pasado inadvertido que estos tres dirigentes han sido críticos con los primeros pasos de Casado al frente del partido.  

En declaraciones a los medios en A Coruña tras participar en la presentación del anuario 2019 del Foro Económico de Galicia junto a la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, Feijóo señaló que estas designaciones "entran dentro de las competencias del presidente del partido". "El tiempo dará y quitará razones si son buenos o malos nombramientos", añadió.

"Yo soy muy disciplinado con el presidente del partido del mismo modo que yo le pido a los dirigentes del PP en Galicia que respeten mis competencias", sostuvo, según informa Europa Press.

La "responsabilidad de Sánchez"

Casado dedicó gran parte de su intervención inicial en la rueda de prensa a analizar la situación política actual. Así, rechazó que se haga responsable al PP del bloqueo político, al tiempo que mantuvo que su partido "no servirá de excusa" para que Sánchez siga pactando con independentistas "porque eso sería una traición" para su electorado y la mayoría de los españoles.

"La hora de la verdad es Navarra y en esa hora, el PSOE ha elegido", dijo.

El jefe de los conservadores dijo tener la "conciencia muy tranquila" porque la responsabilidad del bloqueo "es exclusiva" de Pedro Sánchez.

Casado subrayó que el PSOE de Sánchez quiere hacer lo contrario de lo que hizo el PP en sus años de Gobierno. "Esto hace imposible cualquier tipo de acuerdo para desbloquear un Gobierno", añadió.

"Más no podemos hacer"

"Más no podemos hacer: hemos favorecido sumas alternativas, propuesto once pactos de Estado y llegado a veinte acuerdos con otras formaciones políticas. Quien ha tejido un cordón sanitario contra nosotros, es el Partido Socialista", se quejó.

Sobre la posibilidad de presentar su candidatura a la investidura con el apoyo de Ciudadanos, como han puesto sobre la mesa algunos dirigentes conservadores, Casado se preguntó si Sánchez estaría dispuesto a abstenerse. A su juicio, el "no es no" a día de hoy "no ha cambiado".

¿Un Navarra Suma 'a la española'?

La dirección nacional del Partido Popular dice no tener miedo a elecciones generales. En este contexto, Casado fue preguntado sobre si el PP estaría dispuesto a intentar una alianza tipo Navarra suma –coalición integrada por UPN, PP y Cs bajo la que concurrieron los tres partidos en las generales por la Comunidad Foral– a nivel nacional.

El líder del PP aseguró que trabaja desde ya en la "refundición" del espacio electoral del centroderecha y dijo estar abierto a abrir un "periodo de reflexión" para colaborar con otros partidos partidos, como Cs . "Si hay elecciones volveremos a hablar. Hoy por hoy la colaboración con Ciudadanos es extraordinaria", subrayó al tiempo que insistía en que, a su juicio, "hablar de futuribles no tiene mucho sentido"

El PP insta a Sánchez a alcanzar acuerdos antes de irse de vacaciones

El PP insta a Sánchez a alcanzar acuerdos antes de irse de vacaciones

Más sobre este tema
stats