Economía

El castigo de Trump a la aceituna negra española pone en cuestión la política agraria europea

La Ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina.

Ángel Munárriz

Estados Unidos, la economía mundial dominante, el supuesto guardián del libre mercado, ha lanzado un mensaje nítidamente proteccionista contra un producto español y, por extensión, contra la exportación agroalimentaria europea. Dependiendo del recorrido y las réplicas de la medida, sus consecuencias podrían ser de largo alcance. ¿Qué ha ocurrido? El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, ha anunciado un arancel provisional de entre el 2,3% y el 7,2% a las importaciones de aceitunas maduras procedentes de España, la típica aceituna negra de mesa, que los americanos suelen añadir a sus sandwiches, pizzas y ensaladas. Una medida con sabor a America First, uno de los eslóganes preferidos de Donald Trump (y de la ultraderecha americana).

El arancel es un varapalo sobre todo para Andalucía, que produce más del 80% del total de aceituna negra española, según la patronal del sector. En la campaña 2016-2017 la producción de aceituna negra de mesa ha sido de 596,11 millones de toneladas, de las que 492,92 toneladas (82,68%) provienen de Andalucía, según datos de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA).

El motivo de la medida es que el Gobierno de Estados Unidos ha determinado que este producto se vende por debajo de su precio de mercado gracias a las subvenciones europeas que recibe. Ello, según la Administración de Estados Unidos, distorsiona el mercado y perjudica a los agricultores locales. La investigación aún está abierta. El Gobierno de Donald Trump decidirá definitivamente en 2018.

La Comisión Europea ha expresado su apoyo al sector de la aceituna negra española y ha criticado la decisión, que supone un cuestionamiento de la Política Agraria Común (PAC), un elemento crucial del proyecto comunitario. Bruselas subrayó que las ayudas recibidas por este producto están diseñadas para incidir en los ingresos de los agricultores, por lo que "no distorsionan" el mercado.

"Infundada investigación anti-subvenciones"

La Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa (Asemesa) lanzó un comunicado este miércoles que señalaba: "La infundada investigación anti-subvenciones iniciada por el Departamento de Comercio de Estados Unidos [...] podría tener consecuencias de gran alcance para todo el sector agrícola de la Unión Europea". El proceso "amenaza con poner en cuestión de forma injusta y arbitraria la totalidad de los programas europeos de apoyo a la agricultura, afectando gravemente a todos los beneficiarios de subvenciones de la PAC, desde los agricultores de trigo en Francia hasta los productores de leche polacos", señala Antonio de Mora, secretario general de esta patronal.

"El sector", añade, "teme que la investigación no se esté desarrollando de manera justa sino que esté más bien condicionada por la ola de proteccionismo en EEUU". Según Antonio de Mora, las ayudas de la PAC recibidas por los productores españoles "cumplen estrictamente con la normativa de la Unión Europea y de la Organización Mundial de Comercio (OMC)". "Estas medidas nos hacen menos competitivos frente a otros países productores como Egipto, Marruecos y Turquía, que no se verán afectados y podrán ganar posiciones en el mercado", añade.

Toque del Gobierno Trump a España

El Gobierno de Trump actuó sin vacilaciones. Ross, el secretario de Comercio, fue contundente en el comunicado remitido por su departamento. Afirmó que Estados Unidos "valora" sus relaciones con España, pero añadía: "Incluso los países amigos deben cumplir con las reglas". Por ello, señala, Estados Unidos continuará revisando "toda la información relacionada" con esta resolución preliminar mientras "defienden" a los trabajadores y las empresas estadounidenses. Donald Trump es considerado el presidente más proteccionista del gigante americano desde la Segunda Guerra Mundial.

La resolución de Estados Unidos llega tras la apertura en julio de una investigación a petición de la Coalición para el Comercio Justo de la Aceituna, cuyos miembros son las empresas Bell-Carter Foods y Musco Family Olive. El Departamento de Comercio ha determinado de manera preliminar que el arancel a los exportadores de España oscile entre el 2,31% y el 7,24%, y a menos que se posponga, el anuncio de la determinación final está programado para el 4 de abril del próximo año.

A partir de ahora el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos cobrará depósitos en efectivo a los importadores de aceitunas maduras de España con arreglo a estas tarifas preliminares. Esta aplicación de la Ley Comercial de Estados Unidos está siendo frecuentemente utilizada por la Administración Trump. Desde que ocupó la presidencia el 20 de enero de 2017 hasta el 21 de noviembre de 2017, el Departamento de Comercio ha abierto 77 investigaciones antidumping y de derechos compensatorios.

Según la comunicación emitida por Ross, el Departamento de Comercio estadounidense mantiene 412 órdenes antidumping y compensatorias que "brindan alivio" a las empresas e industrias estadounidenses "afectadas por el comercio desleal". Las leyes de derechos compensatorios otorgan a las empresas y trabajadores estadounidenses un mecanismo "internacionalmente aceptado" para "buscar alivio" a los efectos nocivos de la "subvención injusta" de las importaciones en los Estados Unidos, señala Ross. Si finalmente el Departamento de Comercio hace una determinación definitiva positiva y la Comisión de Comercio Internacional de los EEUU avala la existencia de daño final, se emitirá una orden de derechos compensatorios. De resultar cualquiera de las dos negativas, la investigación se dará por terminada y no se emitirá orden alguna. Según el comunicado del Gobierno, la Unidad de Ejecución y Cumplimiento del Departamento de Comercio de los EEUU dentro de la Administración de Comercio Internacional es la responsable de "aplicar enérgicamente" las leyes comerciales de Estados Unidos.

Mensajes del Ejecutivo

El pasado mes de octubre, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, trasladó la preocupación por el caso a sus socios europeos y afirmó que esta investigación "no tiene fundamento". A juicio de García Tejerina, el caso afecta a "la esencia de la PAC", que estaría de este modo "cuestionada".

Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, alertó esta semana de que si la resolución de la denuncia interpuesta por las autoridades de Estados Unidos contra las importaciones de aceitunas españolas resulta desfavorable se sentaría un precedente "muy peligroso" para otras posibles acciones restrictivas en otros productos que reciben ayudas por parte de la UE. En 2016, las importaciones de aceitunas maduras de España fueron valoradas en unos 70,9 millones de dólares (60,2 millones de euros).

8.000 empleos

España es líder en el mercado mundial en producción y exportación de aceituna de mesa, según Asemesa. Esta actividad "genera más de 8.000 empleos directos, más de seis millones de jornales por la recolección y el cultivo del olivo, a los que hay que añadir los creados por las empresas y fábricas auxiliares como las de vidrio, hojalata, cartonaje, maquinaria, transportes... Esto supone el 27% del empleo generado por el sector nacional de conservas y preparados de productos vegetales, participando con un 22% en el valor nacional de este sector y aportando al PIB alrededor de 1.000 millones de euros", afirma la patronal a preguntas de infoLibre. Las exportaciones suponen un 60-65% de la aceituna comercializada. La Junta de Andalucía afirma que en la comunidad hay unas 300 empresas dedicadas a este producto.

La comunicación del arancel cogió a la presidenta andaluza, Susana Díaz, de viaje oficial en Bruselas. Allí afirmó que el Gobierno central, la Junta y la Comisión Europea deben buscar juntos una solución ante el litigio planteado. Díaz alertó del impacto económico que va a tener la medida en zonas como la Sierra Sur de Sevilla, escasamente industrializadas. "Nos estamos jugando mucho", ha enfatizado la presidenta. El arancel provocó una situación políticamente curiosa. La presidenta socialista de una autonomía española protestó por el excesivo proteccionismo de un presidente republicano estadounidense. Díaz fue expresamente crítica con Trump. Alertó de que Estados Unidos está utilizando la aceituna "como chivo expiatorio", pero señaló que "mañana puede ser otro producto, fruto de la tendencia proteccionista de la Administración de Trump".

La patronal Asemesa es de la misma opinión. Esta organización empresarial enfatiza que las ayudas de la PAC a los productores españoles "no están específicamente dirigidas a la industria de la aceituna, sino a todo el sector agrícola europeo", por lo que la medida de Trump es un peligro general. "Las ayudas de la PAC a productores de aceituna españoles son igualmente otorgadas a cualquier agricultor o proyecto de desarrollo rural dentro de la UE", señaló Asemesa. La patronal asegura que las empresas seleccionadas para la investigación –de las que no dio su nombre– "han estado dedicadas, durante los últimos cuatro meses, a recopilar ingentes cantidades de información y a proporcionar respuestas a extensos cuestionarios, muchas veces arbitrarios, en plazos irrazonablemente breves".

Reacción inmediata de Bruselas

Bruselas se apresuró a brindar apoyo al sector español de la aceituna de mesa, un apoyo que en realidad era a su propia política agraria. Según subrayó la Comisión Europea, las ayudas a la aceituna española forman parte de la llamada "caja verde" de la OMC, donde se incluyen aquellas medidas que inciden directamente en los ingresos de los agricultores, "desvinculadas de los niveles de producción", por lo que "no distorsionan el comercio". La Comisión Europea, a través de un portavoz, defendió que las ayudas que la Unión Europea concede a productores a través de la PAC "no provocan distorsiones en el comercio".

"La Comisión Europea considera que no hay razón para medidas antisubsidios, como las provisionales aprobadas por Estados Unidos sobre las aceitunas españolas", añadió este portavoz. Y añadió: "La Comisión ha aportado a las autoridades estadounidenses pruebas extensivas y reitera que el apoyo de la UE a los agricultores, incluyendo los productores de aceitunas españolas, no distorsionan el comercio", ha añadido. Bruselas aseguró ser "totalmente consciente" de la importancia del sector aceitunero en España, en particular en Andalucía, y ha garantizado que "seguirá defendiendo los intereses de los productores europeos en cooperación con las autoridades españolas", con el objetivo de conseguir "un resultado justo de la investigación". "La UE ha sido y sigue siendo un defensor sólido de las normas del sistema comercial internacional y se guía constantemente por las normas de la Organización Mundial del Comercio", manifestó el portavoz.

Trump comparte vídeos islamófobos de una líder ultraderechista británica en Twitter

Trump comparte vídeos islamófobos de una líder ultraderechista británica en Twitter

Más sobre este tema
stats