Bloqueo institucional

El CGPJ caducado baraja paralizar sus últimos ocho nombramientos ante un posible acuerdo entre Sánchez y Casado

El presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, preside el pleno del Poder Judicial.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Ocho nombramientos discrecionales que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tiene en cartera para el Pleno de la próxima semana están en el aire ante la expectativa de un acuerdo para la renovación de los veinte vocales entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado. Una vez pasada la contienda electoral en Cataluña, y tras la conversación que mantuvieron este miércoles ambos dirigentes, en el órgano de gobierno de los jueces no se tiene el convencimiento de que la asignación de esas plazas se vaya a producir, a diferencia de lo que viene ocurriendo en los últimos meses, cuando en bloqueo político era más que evidente y el CGPJ ha mantenido su agenda.

Así lo han indicado a infoLibre fuentes del organismo, que han admitido que los ocho nombramientos podrían congelarse a la espera de una renovación del gobierno de los jueces. Esta es la reacción a la llamada telefónica de Sánchez a Casado del miércoles, que La Moncloa definió como "constructiva conversación sobre elreforzamiento institucional que necesita nuestro país". Aunque sin poderse hablar de plazos y avances concretos en las materias a abordar, las fuentes del Ejecutivo consultadas advierten un cambio en Casado tras los comicios del domingo –el PP se quedó en tres escaños, uno menos, y Vox entró en el Parlament con 11 representantes– y confían en que esta llamada sirva de punto de inflexión para el desbloqueo. Además, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, dijo después que ya ve "inminente" que se cierre un acuerdo con el PP para llevar a cabo la "recomposición" del CGPJ y el resto de órganos constitucionales que trabajan en funciones, ya que, tras pasar las elecciones catalanas, el líder del partido conservador "está ya en la realidad".

Aunque desde el Partido Popular el mensaje es más plano y siguen insistiendo públicamente en que Casado reiteró a Sánchez "sus condiciones para el reforzamiento de la independencia de los órganos constitucionales, la neutralidad de los medios públicos y el consenso para la reforma de la ley electoral", desde el CGPJ no tienen tan claro esta vez que el acuerdo no se pueda producir, o al menos anunciar, en los próximos días. La situación, han explicado las fuentes consultadas, es de expectación y en el órgano no tienen plena seguridad de que vayan a seguir adelante con los nombramientos del próximo Pleno.  

Las ocho plazas que tiene en cartera el órgano de gobierno de los jueces son dos de magistrado de Sala Primera (de lo Civil) del Tribunal Supremo –vacantes por la jubilación de sus dos titulares–, una en la Sala Cuarta (de lo Social) también del alto tribunal, otras dos en las presidencias de los tribunales superiores de justicia (TSJ) de Canarias y País Vasco –ambas llevan meses en interinidad–, dos en las presidencias de audiencias provinciales y una en la Sala de lo Social del TSJ vasco.

Situación parecida a la de julio

Los Plenos del CGPJ se suelen celebrar el último jueves de cada mes y unos días antes el presidente, Carlos Lesmes, comunica el orden del día, que en el caso de este mes de febrero incluiría la asignación de las ocho plazas mencionadas. Pero si la situación política cambia, estos nombramientos discrecionales quedarían en suspenso, según las fuentes consultadas, que equiparan la situación a la que ya ocurrió en julio del año pasado, cuando el órgano tenía previsto su Pleno de ese mes cinco designaciones y las paralizó "ante la confirmación de la existencia de negociaciones entre los grupos parlamentarios para la renovación".

Lo que ocurrió después es de sobra conocido: el acuerdo entre el Gobierno y el PP no llegó y una vez pasó el verano, el CGPJ retomó su actividad habitual, llevando a cabo a finales de septiembre seis nombramientos clave en el Supremo con amplia mayoría –diecinueve votos a favor frente a dos en blanco– a pesar de la oposición manifiesta del Ejecutivo, que ya había expresado su desacuerdo con que el órgano de gobierno de los jueces asigne plazas de magistrado de forma discrecional estando en funciones.

El enfrentamiento entre Poder Judicial y Poder Ejecutivo no ha hecho más que enraizarse en los últimos meses, pues mientras la mayoría de los vocales se consideran legitimados para ejercer plenos poderes a pesar de tener el mandato caducado desde hace más de dos años, el Gobierno de coalición les ha llegado a decir que estas acciones "adolecen de un vicio en su legitimidad política" y "resultan cuestionables en términos democráticos".

La reacción de los partidos que componen el Ejecutivo de coalición a la asignación en septiembre de las seis plazas del Supremo, tres de ellas en la Sala de lo Penal, fue registrar en el Congreso una proposición de ley para reducir las mayorías en la elección de los doce vocales del turno judicial del CGPJ –de la reforzada de tres quintos a la absoluta– con la vista puesta en renovar el órgano sin necesidad de contar con el PP. Tras la moción de censura de Vox, Pedro Sánchez paralizó la propuesta para tratar de desbloquear la renovación. Dos meses después, la situación seguía enquistada y PSOE y Unidas Podemos presentaron otra iniciativa dirigida a modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) para limitar las funciones del CGPJ cuando su mandato esté caducado. 

Esta reforma sigue su andadura en el Congreso y como la tramitación se está haciendo por la vía de urgencia, se espera que en marzo la nueva norma ya estará lista para publicar en el Boletín Oficial del Estado (BOE). De este modo, los ocho nombramientos planteados para el Pleno del CGPJ de la semana que viene serían los últimos que el órgano podría realizar con plenos poderes. 

Pero todo este panorama ha podido cambiar tras el 14 de febrero. Tanto PP como PSOE coincidían en que hasta que transcurriese la cita con las urnas iba a ser imposible que se hiciese un intento de retomar las conversaciones. Pues bien, las elecciones han pasado y los mensajes escuchados, sobre todos los provenientes de La Moncloa, hacen que la actividad del próximo Pleno del CGPJ quede en el aire a sólo una semana de su convocatoria.

El CGPJ debatirá finalmente los nombramientos de jueces tras la petición de ocho vocales

El CGPJ debatirá finalmente los nombramientos de jueces tras la petición de ocho vocales

Más sobre este tema
stats