El patrimonio del expresidente madrileño

Un comisario expulsado del ‘caso del ático’ denuncia el “ninguneo” del jefe de la brigada de blanqueo

El ex comisario general de la Policía Enrique Rodríguez Ulla, que fue apartado de su cargo tras iniciar la investigación sobre el ático del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, confirmó que fue cesado "dos o tres días después" de comunicarle al Director Adjunto Operativo (DAO), Eugenio Pino Sánchez, que dos agentes habían interrogado a Pedro Javier Villate, el primer propietario del dúplex de lujo que poco después alquiló el expresidente madrileño Ignacio González, tal y como se puede ver en el vídeo de la declaración realizada el 3 de marzo al que ha tenido acceso infoLibre.

En concreto, en julio de 2012 el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, reconoció en declaraciones a Europa Press que el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, le había "retirado la confianza" a Rodríguez Ulla tras la apertura de esta investigación sobre el ático, y una vez que la Fiscalía Anticorrupción había decidido su archivo "esa retirada de confianza se podía y debía materializar en un relevo".

En su declaración como testigo, el comisario Rodríguez Ulla explicó que tras recibir la denuncia del Sindicato Unificado de Policía (SUP), convocó una mesa policial en la que se atribuyó la investigación a la UDEF, al mismo tiempo que se dio traslado a la Fiscalía de las actuaciones. Y según este testimonio, los agentes acudieron a interrogar a un testigo.

"Ignorancia y ninguneo"

"Los funcionarios de Policía acudieron a Asturias a tomar declaración al primer propietario del ático, Pedro Javier Villate, con la ignorancia y ninguneo, no sé si intencionado o no intencionado, del propio jefe de la brigada de blanqueo, el señor jefe de la brigada de blanqueo, José Luis Fernández Gudiña", lamentó el comisario en su declaración, dando a entender que no sabía nada de esa gestión concreta, de la que tampoco le informó el comisario principal, José Luis Olivera Serrano, al que llegó a identificar como "este señor".

Según la versión de Rodríguez Ulla, al volver de la declaración de Asturias, unos días después, Gudiña le especificó el trabajo que habían realizado los agentes: "Y yo informé al Director Adjunto Operativo, Eugenio Pino Sánchez, y lo único que recibimos ahí es bastante enojo por parte del director, reprochándonos que la Udef y la brigada de blanqueo siguieran haciendo gestiones al respecto". Pino le aseguró, según su testimonio, que la causa ya había sido previamente archivada, algo que Rodríguez Ulla desconocía.

Pedí audiencia al fiscal

Tras esa conversación, el comisario acudió al despacho de Eugenio Pino Sánchez con Gudiña, que le dijo que estaba dispuesto a irse y dimitir: "Y yo me puse en contacto con la Fiscalía, para saber el motivo por el que la unidad operativa no tenía conocimiento del archivo del caso y sí el Director Adjunto Operativo. Pedí audiencia al fiscal anticorrupción y las explicaciones fueron relativas, y dos o tres días después se me cesa como comisario general", lamentó Rodríguez Ulla.

A preguntas de la jueza sobre si preguntó por los motivos del cese, el agente contestó: "A día de hoy nadie me ha dicho el motivo. Le diré las palabras exactas, que las sigo teniendo en mi memoria. Me cita el director general, [Ignacio Cosidó], y me recibe en su despacho, y a pie de puerta me dice: Enrique, en días como hoy estaría uno mucho mejor en su escaño de diputado que dándote esta mala noticia, eso es literal, no sé si era disciplina de partido, yo entendí que de alguna manera no era decisión suya, y por elevación vendría de dónde fuera y que no sé si era disciplina de partido o que era, no lo sé, yo entendí en sus palabras y en su tono que le tocaba anunciarme esa decisión".

Comportamientos extraños

Pero en su declaración, Rodríguez Ulla también aludió a dos comportamientos extraños de sus compañeros policiales. La primera se la atribuyó al jefe de la Udef, José Luis Olivera Serrano, que nunca le dijo que había recibido una copia de la denuncia, pese a que el SUP anunció que sí lo iba a hacer: "Pero, sin embargo, unos días antes sí me preguntó por la denuncia del sindicato, algo que me extrañó, porque daba a entender que le sonaba que se iba a recibir algo".

Rodríguez Ulla fue uno de los tres agentes apartados, según la declaración del comisario José Manuel Villarejo, por investigar la compra del ático de una empresa offshore Coast Investors, radicada en el estado de Delaware ((EEUU), y que desde un principio alquiló el expresidente madrileño Ignacio González: tras iniciar la investigación "lo cesaron y fue otro de los represaliados", aseguró el comisario José Antonio Villarejo, que coordinó las pesquisas policiales, que dijo que él también fue apartado por decisión del propio Cosidó.

Nuevas declaraciones

Villarejo también resaltó que los agentes que participaron en el mismo habían sufrido "presiones". Y recordó que al comisario Agapito Hermes de Dios también lo habían expedientado: "Lo imputaron y le suspendieron de empleo y sueldo". La Policía también abrió un expediente sancionador contra Hermes de Dios por infidelidad en la custodia de documentos.

La jueza de Estepona Isabel Conejo Barranco, que investiga el caso del áticoha citado a declarar como testigos a los comisarios José Luis Fernández Gudiña y al propio Agapito Hermes de Dios.

La Audiencia de Málaga califica de "graves" los delitos por los que se investiga a Ignacio González

La Audiencia de Málaga califica de "graves" los delitos por los que se investiga a Ignacio González

Más sobre este tema
stats