El futuro del PSOE

Los críticos del PSOE andaluz no descartan presentar a Micaela Navarro

Griñán, en la ejecutiva del PSOE andaluz ayer jueves, flanqueado por Mario Jiménez y Amparo Rubiales.

La maquinaria electoral en el PSOE andaluz echa a andar. La ejecutiva regional ya puso ayer jueves fecha a las primarias, el 29 de julio, y apenas queda un mero trámite formal para encender el motor: la reunión del Comité Director, el máximo órgano entre congresos, el próximo martes. Será entonces cuando todas las cartas se pongan encima de la mesa y cuando se verá si Susana Díaz, la consejera de Presidencia de la Junta y la favorita de José Antonio Griñán y su equipo, tiene rival. Y eso a estas alturas no está cien por cien claro. Los críticos con el presidente del Ejecutivo andaluz reconocían anoche que aún "no está decidido", si bien no descartaban que pudiesen empujar a la exconsejera Micaela Navarro. No obstante, la impresión generalizada, incluso en la sede federal, en Ferraz, es que Díaz no tendrá contrincante porque los descontentos con Griñán ya han perdido "fuerza". La dirección federal asegura que su objetivo es propiciar el pacto y la "cohesión"

El paso atrás dado por Griñán, al anunciar por sorpresa que no concurrirá más como candidato a la Junta para provocar la sucesión, con el argumento de que hace falta introducir "savia nueva" para los retos políticos nuevos, puso automáticamente en el disparadero a Alfredo Pérez Rubalcaba y convulsionó por completo el debate sobre el calendario de las primarias para elegir al cabeza de lista a la Moncloa en 2015. Pero más allá de la lectura federal, la decisión de Griñán remueve, en primer término, las aguas andaluzas, al poner en marcha un proceso interno sólo 15 meses después de las últimas autonómicas y un año después de la reelección del secretario general en el congreso del PSOE-A por el 70,93% de los votos

La ejecutiva regional aprobó ayer "por unanimidad", según explicó el vicesecretario general, Mario Jiménez, el calendario de las primarias andaluzas. A partir de la reunión del Comité Director, los candidatos tendrán hasta el 17 de julio –15 días– para reunir unas 7.000 firmas, el 15% del censo (entre 45.000 y 46.000 militantes). Si hubiese más de un aspirante, se abrirá un proceso de campaña interna del 22 al 28, para luego votar el día 29. En la reunión, según apuntaron varios miembros de la dirección a este diario, sólo se oyeron elogios a Griñán por su "valentía, fortaleza y defensa de la democracia". 

Críticos en Jaén

El presidente de la Junta tiene núcleos críticos en Jaén –la provincia que domina Gaspar Zarrías, el hombre de absoluta confianza del expresidente Manuel Chaves–, parte de Cádiz, Almería y Sevilla. Y el anuncio de Griñán les ha pillado desprevenidos. Eso es lo que buscaba la dirección, que tuvieran "menor capacidad de reacción". "No tenemos decidido si habrá candidato alternativo –contaba a infoLibre un dirigente de mucho peso en este sector–. Vamos a pensarlo. Haremos lo que menos daño haga al partido, pero tendremos que tomar la decisión antes del 2 de julio, claro. Hemos quedado en vernos". Una diputada nacional contraria al jefe del Gobierno andaluz indicaba que era difícil que emergiera un adversario de Díaz, justo por esa escasa "capacidad de reacción". 

¿Y si hay rival, quién? Todo apunta a que la alternativa más plausible sería Micaela Navarro, exconsejera de Igualdad y una mujer muy cercana a Rubalcaba, aunque es "una posibilidad". Frágil, por otro lado, porque diversas fuentes señalan que el principal obstáculo para su candidatura es su falta de disposición. "Ella no está interesada, en absoluto", afirmaba un alto responsable de Ferraz. Los otros nombres que circulan son Mar Moreno y Luis Planas, pero los críticos los descartan precisamente por sus cargos: son actuales consejeros de Educación y Agricultura de Griñán, de modo que presentar batalla contra Díaz les colocaría en una compleja posición dentro del Ejecutivo. 

Lo que sí ha dejado oír la oposición interna al presidente es su rotunda disconformidad con el proceso. Ayer mismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, diputado por Sevilla en el Parlamento andaluz, pedía primarias "a militantes y simpatizantes". Opción que la dirección griñanista niega porque esas primarias a la francesa no están reguladas aún y no lo estarán hasta la Conferencia Política de octubre. El expresidente andaluz José Rodríguez de la Borbolla subrayó que la decisión del presidente es un "salto en el vacío" y le dijo que tenía que irse "en su momento". Además, dirigió un misil contra la posible candidata, Susana Díaz, afeándole que toda su carrera profesional haya discurrido dentro del PSOE: "Yo le dije que primero tenía que buscarse un sitio en el mundo y no me hizo caso", porque prefirió forjarse en las Juventudes Socialistas de Andalucía, una "escuela mala" en la que "sólo se aprende cómo maniobrar y conspirar para estar y mantenerse en el mando". 

"Barbaridad" para la minoría, "pataleta" para la dirección

"Es una barbaridad, una barbaridad –exclamaba indignado uno de los capitanes del sector crítico–. No es un problema de que guste o no guste Susana. Aquí estamos para hacer las cosas bien, no atropelladamente. Es una barbaridad que nos costará mucho, más de lo que pensamos, tendrá consecuencias muy negativas y dejará huella. Pero el que lo ha hecho, que lo cuente". 

La dirección andaluza no prevé que haya contrincantes, porque la minoría está deshilachada y ha perdido "fuerza" desde el congreso, aunque "moleste mucho". "Hasta ahora, lo que hemos escuchado son exabruptos que no obedecen a criterios rigurosos. Nosotros no teníamos por qué convocar primarias porque estamos en el Gobierno y lo hemos hecho, y hasta hemos renunciado a postular a un candidato. No nos gusta. Lo que vemos es más una pataleta, y es quizá porque no podrán reunir los avales suficientes", analizaba un miembro del aparato del PSOE-A. 

La dirección federal tampoco cree que haya más candidatos que Díaz, porque los críticos "no tienen fácil" buscar uno. Ferraz calcula, según reseñaban a este periódico fuentes próximas a Rubalcaba, que Díaz, a la que reconocen "gran capacidad política", inteligencia y "gran fortaleza", actuará "bien y con generosidad" y buscará el pacto con los contrarios a Griñán. La cúpula se compromete a mediar y propiciar el entendimiento. "La ayudaremos a eso. Desde luego, intentaremos cohesionar –añadían–. En todo caso, respeto total al proceso". Y aunque en el entorno del secretario general no ponen pegas al veloz calendario por el que ha optado Griñán, que se ventilará en un mes, se duelen por la comparación: "Si Rubalcaba hubiera hecho lo mismo, convocando unas primarias exprés, le habrían crujido". Por ahora, la hipótesis del pacto con la minoría no se maneja, sin embargo, entre los griñanistas.

Las incógnitas se irán despejando a partir del martes 2 de julio, tras la reunión del Comité Director. Díaz, mientras, se mantiene discreta. Ayer, no se postuló ante sus compañeros de la ejecutiva, aunque estos sí se prodigaron en muestras de "cariño" hacia la que, si no hay contratiempos, será la sucesora de Griñán. 

Griñán apremia a Rubalcaba a aclarar su futuro como candidato

Griñán apremia a Rubalcaba a aclarar su futuro como candidato

Más sobre este tema
stats