28A | Elecciones generales

Cs tacha de “falsa” la acusación de Suárez de que Rivera cobró de Libertas 7 millones para crear el partido y competir con el PP

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en un acto en A Coruña.

Fernando Varela

¿Financió Libertas, una organización aliada del extremismo y euroescéptica creada por un multimillonario irlandés, la creación de Ciudadanos con siete millones de euros? Esto es exactamente lo que afirmó este martes Adolfo Suárez Illana, hijo del presidente español que gobernó los primeros años de la Transición y flamante número dos de la candidatura del PP por Madrid, la misma que lidera Pablo Casado. Una afirmación que fuentes del partido de Albert Rivera consultadas por infoLibre tachan de “absolutamente falsa”.

La acusación de Suárez, lanzada en un programa de televisión de gran audiencia —Espejo Público, que dirige y presenta en Antena 3 la periodista Susana Griso—, coincide con una escalada en el toma y daca de precampaña entre el PP y Ciudadanos, a quienes las encuestas sitúan en la lucha por un espacio político muy parecido. El propio Casado acusó este martes a Cs de querer pactar con el PSOE después de las elecciones.

El número dos del PP por Madrid explicó en la citada entrevista que en 2003, inmediatamente después de renunciar a su acta como diputado en las Cortes de Castilla-La Mancha, tras perder las elecciones frente al socialista José Bono, le “ofrecieron siete millones de euros” a cambio de “atacar al PP y formar, digamos, una alternativa al PP”. La oferta le llegó “de la mano de Libertas”, aseguró en referencia al multimillonario irlandés Declan Ganley, que más tarde formaría un grupo de presión con ese nombre para extender por todo el continente su posición contraria al Tratado de Lisboa. En 2003 el PP gobernaba España con mayoría absoluta y José María Aznar era el presidente del Gobierno.

Suárez asegura que rechazó la oferta porque, siendo conocedor de lo que su padre pasó con la descomposición de UCD, no tenía intención de hacer daño al PP. “Yo, que vengo con el trauma de la UCD de mi casa, no me voy a cargar un partido que merece la pena, un partido que ha hecho cosas grandes por España”. Así que “me negué”. “Luego”, “resulta que esa financiación de Libertas la aceptó el señor Rivera para formar ese partido”, en referencia a Ciudadanos.

“Ni te lo planteas”

La formación naranja nació en 2006 en Barcelona a partir de una plataforma creada el 7 de junio de 2005. La relación de Ciudadanos con Libertas no salió a la luz hasta las elecciones europeas de 2009, tres años después de la fundación del partido, cuando Rivera pactó con la marca del mulmillonario irlandés una coalición liderada por el abogado Miguel Durán, ex presidente de la ONCE y de Telecinco. El dinero fue decisivo. En aquel momento, como reconoció en su día Rivera, la situación económica de Cs era muy complicada. “Cuando se pone sobre la mesa esa cantidad de dinero te lo planteas”, afirmó en declaraciones a El Mundo, que cifraba entre dos y tres millones la aportación de Ganley a la caja naranaja. “Es uno de los parámetros que hemos tenido en cuenta”, admitía entonces Rivera.

Libertas era una organización conservadora creada por el empresario irlandés Declan Ganley con el objetivo de luchar contra el Tratado de Lisboa, al que se opuso con éxito en el referéndum que su país celebró en el año 2008. Pero el rastro de las posiciones políticas de Ganley se remonta a 2003, el año en el que Suárez asegura que le ofrecieron los siete millones que según él aceptó después Rivera. No obstante,  su organización no tomó forma hasta la consulta irlandesa, cuando se presentó como grupo de presión.

Fue a partir de la derrota del tratado en ese referéndum cuando Ganley concibió la idea de financiar un partido paneuropeo, Libertas, desde el que combatir el rumbo que había empezado a tomar el proceso de construcción europea.

Los partidos coaligados en torno a Libertas en aquella elecciones europeas eran muy heterogéneos y en su mayor parte sólo tenía en común su posición crítica con la Unión Europea. No obstante, entre ellos había un notable peso de formaciones de centro derecha, algunos de ellos en la órbita euroescéptica. Ganley, que según las crónicas amasó su fortuna importando aluminio soviético y dedicado a negocios de construcción en Albania, definía los valores de su partido de forma muy escueta: “La dignidad del individuo, el respeto por la familia, la libertad y la vida”.

El perfil claramente conservador de Libertas desató una crisis interna en Ciudadanos que motivó el abandono de dos de sus tres diputados en el Parlament de Cataluña, la única representación que tenían en aquellos momentos. Albert Rivera se quedó solo en la asamblea catalana después de que dejaran el partido el hasta entonces secretario general, Antonio Robles, y el también miembro de la dirección José Domingo. Ambos criticaban la decisión de acudir a las elecciones europeas en una coalición “con aromas de la extrema derecha”, antieuropea y antiabortista, sin abrir antes un debate interno y democrático en el partido.

Aquella operación acabó en un estrepitoso fracaso. La coalición Libertas-Ciudadanos ni siquiera alcanzó 23.000 votos en toda España.

Que Ciudadanos fue creado con dinero de un multimillonario extranjero par competir con el PP fue la acusación más grave que Suárez lanzó contra el líder naranja, pero no la única, También reprochó a Rivera haber intentado utilizar la figura de su padre, al que en numerosas ocasiones se ha referido para reivindicar el valor del centro político. “Habla mucho de Suárez pero actúa muy poco como él”, criticó. “A Rivera le he dicho que es más un Felipe González que un Adolfo Suárez”, concluyó.

El PP pide a los votantes de Cs que no apuesten por "intermediarios" y elijan entre Casado o Sánchez

El PP pide a los votantes de Cs que no apuesten por "intermediarios" y elijan entre Casado o Sánchez

Más sobre este tema
stats