La portada de mañana
Ver
Tres lecciones comunes de Galicia y Euskadi: los proyectos a largo plazo tienen premio

El futuro de Podemos

Podemos deja en manos de Bescansa dimitir como diputada y ella dice que ni se le "pasa por la cabeza"

La dirección de Podemos quiere dar por cerrada la polémica iniciada por la filtración del borrador en el que la cofundadora del partido, Carolina Bescansa, proponía al ex número dos, Íñigo Errejón, una alianza a largo plazo para descabalgar de la Secretaría General de Podemos a Pablo Iglesias. Por ello, la ejecutiva de la formación no adoptará ninguna sanción contra Bescansa, tal y como confirmó el secretario de Organización, Pablo Echenqiue, que no obstante afirmó que depende de ella su continuidad en el escaño que ocupa en el Congreso.

En las últimas semanas, las diferencias entre Errejón y el secretario general madrileño de Podemos, Ramón Espinar, habían puesto en tensión a la formación ante la posibilidad de que el ex número dos finalmente no se presentara a las primarias para ser candidato de Podemos a presidir la Comunidad de Madrid. No obstante, el pasado miércoles la tensión alcanzó niveles no vistos desde el congreso de Vistalegre II al filtrarse por error un documento en el canal de difusión de Bescansa del que posteriormente ella trató de desvincularse.

En dicho escrito, la diputada planteaba la posibilidad de acompañar a Errejón en la lista para las elecciones autonómicas de 2019 como número dos y aspirante a la vicepresidencia de la Comunidad de Madrid. A cambio, Errejón debería apoyar a Bescansa a la hora de disputar a Iglesias su candidatura a la Moncloa para 2020 y, asimismo, la propia Secretaría General de Podemos en el próximo congreso del partido. Ese mismo día, la dirección de Podemos calificó como de "máxima gravedad" el asunto, y Errejón se desmarcó rápidamente del mismo tildándolo de "delirante".

Pero el cierre de filas protagonizado por Iglesias, Espinar y Errejón y su pacto para presentar una lista conjunta a las primarias de la Comunidad de Madrid ha devuelto, al menos de momento, la tranquilidad a las filas del partido, y por ello la dirección prefiere no abrir una nueva polémica. De ahí que Echenique, este lunes, señalara que "todo el mundo" conoce lo ocurrido con Bescansa durante la crisis que salpicó al partido la semana pasada y afirmó que "no hacen falta más valoraciones". "Nosotros hemos decidido no tomar ninguna medida, y con respecto de su opción personal no soy yo quien tiene que valorarla ni solicitar nada, sino ella valorarla y explicarla a los medios cuando se lo preguntéis", zanjó el secretario de Organización.

Bescansa rechaza exista "ningún motivo" para dimitir

No obstante, a Bescansa ni se le "pasa por la cabeza" abandonar su escaño en el Congreso de los Diputados, según declaró la parlamentaria al programa Al Rojo Vivo. Bescansa aseguró que "no hay ningún motivo" por el que ella deba dimitir, y sostuvo que hacerlo "mandaría un mensaje a la interna" que sería equivalente a "decir que, si por algún motivo alguien creyese que una persona se quiere postular para ser secretario general, eso podría acarrearle problemas o sacarle de la organización".

"Eso me parece un disparate", sostuvo la cofundadora de Podemos, que aseguró, en cualquier caso, que su posible candidatura a liderar el partido es "un debate extemporáneo" dado que ahora mismo no existe ningún proceso abierto al respecto. No obstante, Bescansa no rechazó tajantemente que tenga intención de hacerlo y afirmó que "en democracia" es "necesario" que exista la posibilidad de presentar una candidatura alternativa a la de Iglesias.

En cualquier caso, Bescansa pidió disculpas por la filtración del documento. "Asumo la responsabilidad de lo ocurrido, lo lamento mucho y espero que esto sea una anécdota" que no empañe el proceso de primarias de la Comunidad de Madrid, planteó la diputada. La dirigente aseguró no haber hablado con Iglesias desde la semana pasada, pero afirmó que no tiene "ningún problema en darle explicaciones".

Más sobre este tema
stats