madrid

Demolidas nueve chabolas situadas a 12 kilómetros de la Puerta del Sol

El Ayuntamiento de Madrid derriba nueve chabolas y dos cocinas del poblado chabolista de El Gallinero

La “dramática” situación que se vive en el poblado chabolista de El Gallinero, situado en la Cañada Real Galiana, se tornó más complicada en la mañana de este miércoles, cuando los vecinos asistieron a la demolición de un total de nueve chabolas y dos cocinas. Este hecho fue denunciado por el Grupo de Voluntarios del Gallinero, de la Asociación Coordinadora de Barrios, quienes afirmaron que esta actuación “consolida la falta de alternativas” planteadas por el Ayuntamiento para mejorar el nivel de vida de los 435 residentes de la zona, en su mayoría de origen rumano y etnia gitana, que conviven con casi 300 niños.

Después de años de derribos durante el mandato de Ana Botella, el Ayuntamiento paralizó in extremisin extremis nuevas demoliciones previstas para el pasado 15 de junio debido a que la Coordinadora de Barrios denunció que los vecinos no fueron informados, sino que se enteraron de los planes del Consistorio a través de “un chivatazo”, como afirmó Javier Baeza, párroco de San Carlos Borromeo. De esta manera, los vecinos y el Ayuntamiento acordaron realizar las demoliciones antes del 30 de junio, cuando estaba previsto que casi 60 niños regresaran tras un campamento. Sin embargo, el Ayuntamiento alegó que antes de ese día no contaban con la maquinaria necesaria para el derribo, por lo que finalmente se produjo este miércoles en presencia de toda la población infantil, hecho denunciado por Baeza por "el peligro objetivo que supone y porque los niños no tienen porqué presenciar un acto tan violento como es un derribo".

Promesas incumplidas del Ayuntamiento

Como afirmó Baeza, a finales de 2015 los delegados de Seguridad, Asuntos Sociales y Urbanismo visitaron El Gallinero, acordando con los vecinos la realización de una limpieza correcta de la zona, la dotación de letrinas o la instalación de cubos de basura que permitan una mejor higiene. En cambio, hasta la fecha sólo se han realizado algunas labores de limpieza.

De esta manera, el Grupo de Voluntarios del Gallinero denunció que el Consistorio ha incumplido alguna de sus promesas como el arreglo de las calles y los caminos, la mejora de la instalación eléctrica o la concesión de ayudas sociales para familias de especial vulnerabilidad. 

Esta situación de vulneración de derechos, según afirman, fue constatada por organismos independientes como El Defensor del Pueblo, la ONG Save the Children, la Universidad de ComillasSave the Children y, recientemente, relatores especiales de Naciones Unidas, que instaron a las autoridades a "informar sobre la situación de estos vecinos en relación, entre otros, con su derecho al agua y el saneamiento, la salud, la alimentación y la vivienda".

La pobreza continúa avanzando en los hogares españoles

Más sobre este tema
stats