Sanidad

Desigualdad autonómica en la demora quirúrgica: del medio año de espera en Canarias a los 50 días del País Vasco

Intervención quirúrgica en un hospital público.

El tiempo medio que pasan los pacientes esperando a entrar en un quirófano del Sistema Nacional de Salud (SNS) se ha incrementado en catorce días en el último año consolidándose esa cifra por encima de los cien días. En concreto, alcanzó los 106, tal y como recogen los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad, correspondientes a diciembre de 2017 [consultar aquí]. En diciembre de 2015 esa cifra alcanzó los 89 días y en el mismo mes de 2014, los 87.

Por otro lado, las cifras oficiales sí reflejan un leve descenso en el número total de personas que aguardan por una intervención: de 604.103 en diciembre de 2016 a 592.175 al cierre de 2017. El descenso es del 2%. En todo caso, esta cifra global sigue estando lejos de los 511.923 pacientes que aguardaban para ser intervenidos a finales de 2014, cuando se registró el mínimo de la serie, que se remonta a 2012, pues es cuando el Ministerio de Sanidad empezó a publicar estos datos diferenciados por autonomías. 

Es precisamente esta información desglosada la que permite detectar la gran desigualdad que existe entre comunidades en lo que a la demora quirúrgica se refiere. Por ejemplo, los ciudadanos residentes en Canarias esperan, de media, 177 días para ser operados. Es decir, prácticamente medio año. En contraposición, los pacientes del País Vasco esperan casi cuatro veces menos: cincuenta días. De hecho, para implantarse una prótesis de cadera los canarios esperan una media de casi seis meses, demora que puede superar los diez meses para una artroscopia. Esta última intervención se solventa con 57 días de Espera en el País Vasco. 

Canarias, por tanto, lidera la lista de mayor tiempo de espera para una intervención quirúrgica, seguida de Castilla-La Mancha (163 días), Cataluña (148), Extremadura (146), Murcia (96), Aragón (89), Cantabria (86), la Comunitat Valenciana (82), Andalucía y Castilla y León (78) y Baleares (76). Por el contrario, los menores tiempos de espera se registran en el País Vasco (50), Madrid (51), La Rioja (55), Galicia (66), Asturias (70), Navarra (73). 

Asimismo, Cataluña es la comunidad autónoma con mayor tasa de pacientes en lista de espera quirúrgica por cada mil habitantes: 21,71 frente a un promedio de 13,13. Le siguen Extremadura (20,87), Murcia (18,82), Castilla-La Mancha (18,74) y Asturias (17,47). En contraposición, las tasas más bajas al cierre del año pasado se registraron en el País Vasco (7,79), Madrid (8,15) y Andalucía (8,35). 

Las listas de espera son uno de los principales indicadores de la calidad de la atención sanitaria. Así lo vienen documentando estudios como el Barómetro Sanitario, el sondeo que realizan anualmente el Ministerio de Sanidad y el CIS. En la última encuesta, de 2017, el 29,3% de los encuestados respondió que consideraba que en el último año el problema de las listas de espera había empeorado, mientras que el 44,1% respondió que seguía igual y sólo el 7,3% que había mejorado.

Volviendo a los datos publicados por el Ministerio de Sanidad, en números absolutos por comunidades, el mayor incremento de la lista de espera en el último año se ha registrado en Andalucía, donde ha aumentado en 3.460 personas, un 5,4%. En total, al cierre de 2017 había 67.585 usuarios aguardando para entrar al quirófano. En diciembre de 2016 eran 64.125. También ha habido aumento en Cantabria. El pasado diciembre acabó con 355 personas más esperando a ser operadas de las que había a finales de 2016 (pasó de 8.334 a 8.689, un aumento del 4,3%).

En el otro extremo está Canarias, que a pesar de seguir teniendo tiempos medios de espera récord, logró reducir su lista de espera global en los últimos doce meses en un 16,5%: de 34.327 pacientes a 28.678. El descenso también es significativo en Navarra, donde la bolsa de pacientes que aguardan por una intervención se recortó un 14,8% en dicho periodo: de 8.974 a 7.643. 

Consultas

Otro de los retos que afronta el nivel de atención especializada del Sistema Nacional de Salud (SNS) es la reducción de las listas de espera para las consultas con el médico especialista. Aquí los datos globales sí han mejorado en el último año. Al cierre de 2017 había 1.937.782 personas que estaban en esta situación, 80.666 menos que en el mismo mes de 2016 (-4%). El tiempo medio de espera para tener una cita con el facultativo especialista también se redujo: de 72 días a 66. En todo caso, para algunas especialidades como traumatología, con 78 días; u oftalmología, con 77; los tiempos medios de espera siguen siendo altos. 

No obstante, al igual que en las listas de espera para una intervención, también en el caso de las personas que están pendientes de esa primera cita las diferencias por comunidades autónomas son muy relevantes. Los tiempos medios de espera fluctúan entre los 112 días de Canarias o los 111 de Cataluña y los 17 del País Vasco o los 23 de La Rioja. Estas diferencias hacen, por ejemplo, que canarias, catalanas y navarras tengan que esperar más de tres meses para ir al ginecólogo, mientras que las riojanas esperan apenas nueve días o las residentes en Baleares, 20.

Otro indicador que refleja muy bien las desigualdades territoriales es la tasa de pacientes en lista espera para tener una consulta con el especialista por cada mil habitantes. La más alta se registró en diciembre de 2017 en Cantabria: 83,36 frente a un promedio de 45,87. A continuación están Aragón (78,64), La Rioja (67,01), Canarias (66,52) o Galicia (66,50). En el otro extremo se sitúan País Vasco (15,84), Baleares (25,06) y Castilla-La Mancha (25,85). 

Por otro lado, comunidades que no salían mal paradas en la demora quirúrgica sí han empeorado sus resultados sobre lista de espera en consultas en el periodo analizado. Es el caso, por ejemplo, de La Rioja, donde han aumentado un 27,5% las personas en esta situación (de 16.248 a 20.721) o Castilla y León, donde su número se ha incrementado en un 8,5% (de 122.940 a 133.438).

¿Hay que multar a los pacientes por el mal uso de la sanidad pública?

¿Hay que multar a los pacientes por el mal uso de la sanidad pública?

Más sobre este tema
stats