DGT

La DGT ha gastado en los últimos dos años al menos 111.000 euros en reformar pisos para altos cargos

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha gastado en los últimos dos años al menos 111.191,88 euros en realizar obras de acondicionamiento en las viviendas destinadas a cuatro jefes provinciales del organismo.

Entre marzo y noviembre de 2015 se realizaron reformas en los inmuebles destinados a los máximos responsables de la DGT de Zaragoza, donde se invirtieron 60.394,92 euros; de Santa Cruz de Tenerife, con un coste de 24.603,47; y de A Coruña, con un desembolso de 16.954,82. Mientras que en abril de 2016 se hicieron obras por valor de 9.238,67 euros en la residencia del jefe provincial de Lugo. Todas estas adjudicaciones han sido confirmadas por infoLibre a través de la plataforma de contratación del sector público. 

La sección estatal de Tráfico del sindicato CGT-CAT, que desveló estos datos en un comunicado, señala que "no es ninguna novedad" en la DGT poner a disposición de muchos altos cargos viviendas cuyas reformas se pagan "entre todos". La organización destaca además que el jefe provincial de Barcelona y la jefa local de Sabadell ocupan, como vivienda habitual, dos inmuebles cuyo uso, en la descripción catastral, es el de Almacén-Estacionamiento y en los que la DGT "invirtió más de 100.000 euros para su reforma".

El máximo responsable de la DGT, Gregorio Serrano, copó parte de la atención mediática la semana pasada después de que el programa El Objetivode laSexta desvelara que el Ministerio del Interior le había adjudicado una vivienda de la Guardia Civil para que la ocupara gratuitamente durante su estancia en Madrid. Según esa información, fuentes del cuerpo habían asegurado que la "adjudicación a dedo" se habría hecho de forma irregular puesto que Serrano no forma parte del instituto armado.

En esa información se aseguraba también que se había licitado una amplia reforma integral de todo el inmueble en la que se iban a invertir 50.762 euros. Tanto el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, como Serrano han asegurado que se trata de una permuta legal de inmuebles entre Tráfico y la Guardia Civil, a instancias de esta última, que además no se llegó a materializar después de que la Abogacía del Estado la declarara inviable. El director general de la DGT fue mano derecha de Zoido en su etapa como alcalde de Sevilla, entre 2011 y 2015. 

Predecesora

Serrano llegó a la dirección de la DGT en un momento de cierta inestabilidad en el organismo, pues su predecesora, María Seguíacabó dimitiendo en julio de 2016 después de que el Ministerio del Interior le abriera una investigación por la adjudicación desde Tráfico de tres proyectos al Instituto Universitario de Investigación en Ingeniería de Aragón, de la Universidad de Zaragoza, donde trabajaba su marido. El importe de estos contratos ascendió a casi 50.000 euros, según publicó El Mundo.

No obstante, la semana pasada, la Oficina de Conflictos de Intereses, dependiente de Hacienda, archivó la causa abierta contra Seguí al "no constar" que su pareja se beneficiase de estos contratos, tal y como publicó el diario El País

Expertos y asociaciones exigen inversión y medidas para frenar el aumento de la mortalidad en accidentes de tráfico

Expertos y asociaciones exigen inversión y medidas para frenar el aumento de la mortalidad en accidentes de tráfico

Más sobre este tema
stats