Abusos de la banca

Dos directivos de Bancaja saquearon 24 millones mientras llevaban la entidad a la ruina

José Luis Olivas y Aurelio Izquierdo, de Bancaja

Fernando García Checa (8,8 millones) y Aurelio Izquierdo (8,4 millones), los dos directores generales que rigieron las cuentas de Bancaja entre 2007 y 2010, cobraron de la entidad pública valenciana más de 17,2 millones de euros, según los datos aportados por la propia entidad financiera al magistrado que instruye el caso Bankia en la Audiencia Nacional, Fernando Andreu. A esta cifra hay que añadir otros 7,5 millones que tiene comprometidos Izquierdo en derechos de jubilación. En total, ambos recibirán de Bancaja un mínimo de 24 millones de euros.

Primero García Checa, y después Izquierdo, fueron los responsables de que la entidad financiera valenciana se convirtiera en una de las más expuestas al negocio inmobiliario. Y esta alta exposición al ladrillo obligó a Bancaja a integrarse a la desesperada en Bankia para evitar la bancarrota. Pero los esfuerzos fueron vanos, pues al final Bankia tuvo que ser intervenida por el Gobierno. Una mala gestión que ha costado a los españoles hasta el momento 22.424 millones de euros22.424 millones de euros. Pero el capital total necesario será, según el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, de 36.000 millones de euros.

En total, entre García Checa e Izquierdo y los otros directivos que accedieron a contratos de alta dirección de la entidad financiera pública valenciana, ganaron más de 30 millones de euros en los años que van desde 2006 a 2010. En 2011 Bancaja pasó a formar parte de Bankia. En ese año Aurelio Izquierdo llegó a trabajar en tres entidades financieras del mismo grupo. Primero en Bancaja, después en Bankia y finalmente en el Banco de Valencia, entidad en la que sustituyó a Domingo Parra como presidente y consejero delegado durante unos meses, hasta que fue desplazado por el Banco de España.

Lluvia de millones

La lluvia de millones de euros para los dos dirigentes de Bancaja comenzó en 2007, año en el que el entonces presidente de la entidad, José Luis Olivas, que venía de dirigir la Generalitat Valenciana con el PP, decidió por sorpresa prescindir del que fuera el número dos durante los últimos cuatro años, Fernando García Checa. Pero este último no se fue con las manos vacías, todo lo contrario. Al sueldo de 733.639 euros por dirigir la entidad valenciana durante los tres primeros trimestres de 2007 sumó los 6.451.563 euros por la extinción del contrato de alta dirección y 1,16 millones por la finalización de la relación laboral común. La falta de aviso previo (239.353 euros) por parte de Olivas y la retribución variable (102.143,91 euros) elevaron la cifra total de percepciones por parte de García Checa hasta los 8.822.730 euros, según los datos aportados por Bancaja.

La caída de García Checa fue vista por la prensa valenciana como un cambio de rumbo en la entidad financiera. Bancaja se había volcado mucho durante los últimos años en el negocio inmobiliario, que comenzaba a dar síntomas de desaceleración. De hecho la memoria presentada ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores sobre los datos de la entidad en 2007 pone en evidencia este cambio de rumbo tras la entrada de Aurelio Izquierdo: "El entorno actual, condicionado por la ralentización del mercado inmobiliario en España, la fuerte reducción de la actividad en los mercados institucionales de liquidez y el repunte de la morosidad en el sector financiero, introducen un reto en la gestión de las entidades financieras".

Y para 2008 Bancaja, con Aurelio Izquierdo al frente, se marcaba una ampliación del plan estratégico con un enfoque de negocio "prudente", basado en el crecimiento "equilibrado", mediante la venta de productos de mayor vinculación y valor añadido, y dando prioridad a la rentabilidad sobre el crecimiento.

Participaciones preferentes

Pero los errores de Bancaja no se circunscriben solo a la exposición al ladrillo. Sino que un informe del Banco de España sobre las preferentes de Bankia pone de manifiesto también que Bancaja fue, de las entidades integradas en el banco presidido por Rodrigo Rato, la que más apostó por la emisión de participaciones preferentes a los clientes. De hecho, de las preferentes que fueron recompradas en 2011 por Bankia por un valor de más de 1.000 millones de euros, el 90% habían sido comercializadas por Bancaja.

El mismo informe del organismo regulador dudaba de la legalidad de estas ventas antes de 2006, pues no se había aprobado la directiva europea que obligaba a los bancos a vender únicamente las preferentes a los expertos en finanzas, y no a los clientes. Todas estas iniciativas se deben al equipo directivo de García Checa, que con 8,8 millones de euros desapareció de Bancaja, que llegó a convertirse en la cuarta caja de España.

Responsable de la compra del Banco de Valencia

Para pilotar el cambio en Bancaja y mitigar los incipientes problemas del sector de la construcción en España, que según el informe de gestión de Bancaja ante la CNMV suponía un "reto", el expresidente de la Generalitat Valenciana José Luis Olivas optó por el entonces número tres de la entidad, Aurelio Izquierdo. Nacido en Cartagena (Murcia) este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales formaba parte de Bancaja desde 1988. En el banco le consideraron el responsable del proyecto de creación del grupo, con la incorporación de las cajas de ahorros de Segorbe, Castellón, Sagunto y Carlet, así como de Banco de Murcia, Banco de Valencia y Sindibank.

Con un sueldo ya en 2007 como número tres de Olivas de 733.639 euros, Aurelio Izquierdonúmero tres también percibía 64.666 euros por representar a Bancaja en el consejo de administración de la promotora Martinsa-Fadesa, que cayó en concurso de acreedores. Además de 75.000 euros por Iberdrola Inmobiliaria y 42.000 euros por NH Hoteles.

2008, un gran año para Aurelio Izquierdo

Pero 2008 fue el gran año de Aurelio Izquierdo. Su empresa le subió el sueldo hasta los 2.162.922 euros. Pero a esta cantidad habría que añadir sus ingresos por participar en los consejos de administración de Martinsa-Fadesa (76.500 euros), Iberdrola Inmobiliaria (76.500) y NH Hoteles (51.000). También en este apartado sus percepciones aumentaron. En total en 2008 ganó 2.366.422 euros. A esta cifra el Banco de España añade 100.000 euros, según un informe remitido a la Fiscalía Anticorrupción con destino al Juzgado Central de Instrucción número 1 de Santiago Pedraz, que investiga el caso Banco de Valencia.

En ese mismo documento, el organismo regulador alerta de posibles responsabilidades penales de Domingo Parra y Aurelio Izquierdo. Éste último no está imputado. Según este documento, que obra en el sumario, tanto Aurelio Izquierdo como Domingo Parra percibieron cada uno en 2008 y 2009 a través de una sociedad privada 706.166 euros del grupo empresarial valenciano Calabuig. El Banco de España acusa al Banco de Valencia de favorecer a ese grupo.

200.000 euros más que en 2008

También en 2009, con Bancaja ya en plena cuesta abajo, Aurelio Izquierdo volvió a ver como la entidad que dirigía le subía el sueldo hasta los 2.460.497 euros. Su participación en los consejos de administración de Iberdrola Inmobiliaria y NH Hoteles elevaban la cifra hasta un total de 2.570.297 euros. Casi 200.000 euros más que en 2008.

El último año como responsable de Bancaja, en 2010, Aurelio Izquierdo consigue un nuevo aumento de sueldo, pasando a cobrar 2.546.403 euros. Iberdrola Renovables, Iberdrola Inmobiliaria y NH Hoteles mejoran sus percepciones hasta los 2.621.403 euros. Lo que supone un aumento de su sueldo en unos 80.000 euros.

Trabajó en tres bancos en 2011

En 2011, en plena crisis bancaria, Aurelio Izquierdo, siempre según la información suministrada por Bancaja y el Banco de España, dejó la entidad para pasar a convertirse en director general de Negocio de Bankia. No hay información de su sueldo, ni en Bancaja, ni en Bankia, ni tampoco en el Banco de Valencia, entidad de la que fue apartado tras la intervención del Banco de España. Las empresas por las que ha pasado Aurelio Izquierdo han necesitado casi 40.000 millones de euros para evitar su quiebra.

La información oficial de la CNMV indica que Aurelio Izquierdo percibió en 2011 un total de 15.000 euros de Banco de Valencia y en 2012 un total de 53.000 euros de Bancaja. Unas cantidades ínfimas si tenemos en cuenta que entre 2007 y 2010 Izquierdo recibió de Bancaja 8.473.429 euros. Pero una información suministrada por la caja valenciana a la CNMV ha destapado que Izquierdo tenía comprometido el cobro de 13,8 millones de euros para el día que se prejubilara. El consejo de administración, alertado por el estado de la opinión pública, obligó a este directivo a renunciar a sus derechos de prejubilación de 6,3 millones. Pero seguirá teniendo una pensión que ronda los 7,5 millones de euros, por lo que al final percibirá más de 16 millones de euros de Bancaja, cuyos accionistas han perdido todo tras la intervención del Gobierno con la ayuda de la Comisión Europea.

Anticorrupción investiga el pago de 22 millones de un empresario a dos directivos de Banco de Valencia

Más sobre este tema
stats