PORTADA DE MAÑANA
Ver
El tope del gas y el escudo energético sitúan a España con el IPC más bajo de Europa

5A | Elecciones en el País Vasco y en Galicia

El doble peligro para Feijóo del resultado de Vox en Galicia

Feijóo junto a Casado en un acto de partido en Ourense.

El 5 de abril se celebran elecciones autonómicas en Galicia, al igual que en el País Vasco. De hecho, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, dio un paso al frente a favor del adelanto electoral cuando el lehendakari Iñigo Urkullu dejó claro que no tenía en mente agotar la legislatura. Ninguno de los dos presidentes autonómicos quería que sus respectivas campañas electorales se contaminasen con el periodo previo a unos comicios en Cataluña que en su día se veían inminentes pero para los que ahora no hay fecha en el horizonte.

Alberto Núñez Feijóo se juega mucho en estas autonómicas. El único barón regional del Partido Popular que gobierna con mayoría absoluta tiene ante sí el reto de revalidarla por cuarta vez consecutiva, lo que le serviría, de paso, para erigirse en el único presidente autonómico que, con un discurso diferente al de Pablo Casado –más moderado– sigue logrando el apoyo mayoritario de los electores.

También serán unos comicios clave para comprobar el peso real de la extrema derecha en Galicia. Ni en las elecciones generales de abril ni en las de noviembre Vox logró representación en las circunscripciones gallegas. Lo mismo le ocurrió a Ciudadanos en noviembre —en abril obtuvo dos—, formación que, tras la negativa de Núñez Feijóo a negociar la coalición ofrecida por la gestora de Ciudadanos, concurre en solitario.

Votar a Vox para que no gobierne Feijóo

El presidente de la Xunta de Galicia es uno de los barones territoriales del PP que de forma más clara marca distancias con la extrema derecha de Vox. Y lo ha hecho mientras otros de sus compañeros de partido en Andalucía, Madrid o Murcia, por ejemplo, se acercaban a sus postulados o firmaban documentos con compromisos para lograr ser investidos presidentes. Lo repite en todas las entrevistas que ha ofrecido desde que fue designado candidato a la Xunta por el Comité Electoral del su partido: todos aquellos que quieran que su partido deje de gobernar, deben votar a Vox. Porque dividiendo el voto es la única forma en la que él no ganaría.

Dirigentes conservadores consultados por infoLibre aseguran que para Núñez Feijóo llega "la hora de la verdad". La hora de demostrar hasta dónde extiende su discurso de confrontación con Vox. No niegan que el partido liderado por Santiago Abascal puede ser el obstáculo para la cuarta mayoría absoluta del PP gallego por lo que suponga de dispersión del voto conservador. Pero, ¿qué ocurrirá si el líder conservador necesita a la extrema derecha para seguir al frente del Gobierno de la Xunta?

Las últimas encuestas publicadas preocupan en las filas conservadoras. Más que por los números, por la tendencia que marcan, ligeramente a la baja para el PP. De forma que empieza a instalarse la posibilidad de que Feijóo pierda la mayoría absoluta.

En conversación con este diario, Pablo Simón, politólogo y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid, recuerda, al hilo de los sondeos, que el PP gallego está "en la banda baja de la posibilidad de tener mayoría absoluta".

El PP, con el ciclo electoral "en contra"

A partir de los datos de las generales, Simón considera que los conservadores tienen "el ciclo electoral en contra" y que, por el contrario, "el ciclo ascendente" es ahora para la izquierda y los nacionalistas. 

Una de las últimas encuestas publicadas, de NC Report para el diario La Razón, ubica a Feijóo justo por debajo de la mayoría absoluta. El Parlamento gallego está integrado por 75 escaños, así que la mayoría absoluta está en los 38. El sondeo otorga 37 asientos en la Cámara para el PP, mientras que los socialistas pasarían de 14 a una horquilla de entre 20-21 escaños. Once corresponderían al BNG y seis a Galicia en Común, la marca de Podemos, Anova, EU y las mareas municipalistas.

Según esta encuesta, Ciudadanos no lograría escaños. Pero Vox podría entrar en el Parlamento con un escaño, justo el que le faltaría a Feijóo para esa mayoría absoluta. El sondeo de NC-Report otorga a la extrema derecha una horquilla de 0-1 escaños y el 4,8% de los votos. El porcentaje mínimo para entrar en el Parlamento gallego es el 5%.

Si supera ese 5% de los votos, la extrema derecha entraría por primera vez en la Cámara gallega. Pero porcentajes por debajo son también un riesgo para Alberto Núñez Feijóo. Porque son votos que se restan para su ansiada mayoría absoluta. Lo mismo ocurriría con Cs: si no logra superar la barrera de sufragios necesarios para tener representación en el Parlamento, esas papeletas remarían en contra de una nueva legislatura de los conservadores.

A ojos de Simón, la extrema derecha podría crecer "por el efecto emocional". Pero, de forma paralela, considera que Feijóo será consciente del contexto y "jugará la carta de intentar concentrar el voto como única alternativa" al bloque de la izquierda y los independentistas.

En este sentido, este profesor de la Universidad Carlos III considera que la cuestión de la barrera del 5% puede ser disuasoria para aquellos votantes de derecha o centroderecha que duden entre PP, Cs y Vox. Considera que al final podrían acabar escogiendo la papeleta de la lista que encabeza Alberto Núñez Feijóo como una especie de valor seguro. "Puede generar un efecto de concentración de voto en el PP", señala.

En un momento como el actual, en el que Vox tiene una presencia casi testimonial en las encuestas, Simón ve dos escenarios: una victoria por la mínima, "por los pelos" de Feijóo. O un tripartito de izquierdas.

A día de hoy, este politólogo ve difícil que Feijóo dependa de Vox. "Más fácil veo que le robe votos para que no consiga la mayoría absoluta", insiste.

Efecto rebote de la negativa del pacto con Cs

Ernesto Pascual, profesor colaborador de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), considera que el PP gallego, tras haber fracasado la opción de la coalición con Cs, corre el riesgo de que algunos de los votantes del partido naranja se desplacen a Vox como castigo a Feijóo por no haber accedido a llegar a un acuerdo con la gestora. Y que ahí podría estar el peligro de que la extrema derecha llegara al 5% necesario para sentar parlamentarios en la Cámara.

En las últimas elecciones generales , las del 10 de noviembre, cuando Ciudadanos se dio el batacazo que le ubicó con diez escaños en el Congreso de los Diputados, Vox se hizo con 7,82% de los sufragios en Galicia; Cs, con el 4,35%. Estos porcentajes no le dieron entrada en la Cámara. "Si el 3% o el 4% de los votos va a Vox, ellos no van a obtener escaño, pero imposibilitarán que el PP de Galicia obtenga ese 45% o 46% necesario" para la mayoría absoluta, declaró recientemente el candidato del PP a la Xunta en una entrevista concedida a El Mundo.

Más allá de los datos de las casas de encuestas, Pascual considera que "el tipo de campaña" beneficia a Feijóo. Al ir desvinculada de una campaña nacional, el jefe de los conservadores va a poder hacer de los ataques a Vox uno de los ejes de su campaña. "Ataques en el sentido de combatir su argumentario", precisa este profesor de Ciencia Política.

En este sentido, Pascual prevé que Feijóo continúe con las ideas fuerza de que en Galicia no hay problemas lingüísticos ni de identidad nacional y ponga todo el foco en su gestión de las tres últimas legislaturas. Una especie de 'O yo, o el caos'.

"Al estar estas elecciones desglosadas del ámbito nacional, a Vox les complica el viento de cola del contexto nacional. Se va a hablar de temas gallegos, porque son unas elecciones gallegas y es en esas cuestiones en las que Vox flaquea", completa Pablo Simón.

"La única manera de parar a la izquierda"

Al igual que Pablo Simón, Pascual considera que el líder de los conservadores gallegos jugará esa carta de aglutinar todo el voto de la derecha bajo el paraguas del PP. "En ningún momento está dejando entrever que aspira a pactar con Vox. Por ello, traslada el mensaje de que votar al PP es la única manera de parar a la izquierda", añade en conversación telefónica con este diario.

Tanto Simón como Pascual no pasan por alto los efectos que podría tener en el PP una nueva victoria por mayoría absoluta de Feijóo. "Cara al interior del PP sería un contrapoder a Casado", considera el primero. "Si su estrategia de oposición a Vox sale vencedora en Galicia, el refuerzo de su estrategia puertas adentro del PP es clarísimo", valora Pascual.

El PP conseguiría la mayoría absoluta en Galicia y el BNG crecería con fuerza, según la encuesta de GAD3 para 'Abc'

El PP conseguiría la mayoría absoluta en Galicia y el BNG crecería con fuerza, según la encuesta de GAD3 para 'Abc'

Más sobre este tema
stats