TALENTO A LA FUGA

Elena Herrera: “España no ha perdido una generación, sino dos, porque se han fugado la mía y la de nuestros hijos”

Elena Herrera: “España no ha perdido sólo una generación, sino dos, porque se han fugado la mía y la de nuestros hijos”

Retrasa su entrevista con infoLibre media hora. Para ella son 30 valiosos minutos que le permitirán compartir un rato más de sobremesa con su familia, de la que tendrá que despedirse por al menos un año más el próximo día 18. Así que se disculpa. Es una cuestión de prioridades, y cuando se trata de alejarte de los tuyos tanto tiempo, cada minuto es oro. Comienza la cuenta atrás para Elena Herrera, la joven psicóloga investigadora que hizo algo más que ruido cuando recibió uno de los cinco premios a la mejor tesis doctoral de 2013 en el área de la salud de la mano del rector de la Universidad de Oviedo. En el acto decidió entregar a la máxima autoridad de la universidad que la formó para después dejarla marchar, su carta de embarque a Santiago de Chile, la ciudad que la acoge desde hace un año y desde la que sigue realizando su labor investigadora. Lo hizo para denunciar la fuga de investigadores que se está produciendo en España desde que comenzó la crisis.

PREGUNTA:Recibiste el premio de la mano del rector y a cambio le entregaste tu tarjeta de embarque ¿Por qué decidiste hacer ese gesto?

RESPUESTA: Cuando supe que me iban a dar el premio extraordinario del doctorado yo estaba en Chile y me dije: “Tengo que hacer algo, por lo menos para que sepan dónde estoy y qué es lo que está pasando”. Así que valoré diferentes opciones y al final decidí que lo más tranquilo que podía tener más impacto era guardar la tarjeta de embarque del vuelo Santiago-Madrid y entregárselo al rector.

P: Dices que lo hiciste para que se sepa “lo que está pasando”. ¿Y qué está pasando desde tu punto de vista?

R: Siento que la inversión que se ha hecho en nuestra educación la están dejando escapar, porque lo mismo que se está robando el dinero directamente de los servicios públicos, también se está produciendo una fuga de dinero al no apoyar a la gente que ellos mismos están formando. Y creo que los que nos estamos marchando ahora más bien somos exiliados económicos, o exiliados científicos en mi caso.

P: He leído que te referías a la fuga de cerebros como otra forma más de evasión fiscal de nuestro patrimonio. ¿Qué quieres decir con eso?

R: Ahora llaman mucho la atención de los medios y de ciudadanos casos de corrupción como el de las tarjetas black o el escándalo de Bárcenas, que son robos más directos. Sin embargo, también hay que pensar en todo ese dinero que se ha invertido en I+D y en los centros de investigación que se crearon y no se están utilizando. Se compraron aparatos y técnicas que, si después no se contrata al personal que los utilice, es dinero tirado. Todo ese dinero invertido en esas infraestructuras que se crearon cayó como en un saco de hormigón y quedó muerto. Quizá no sea un robo, pero sí es una negligencia grave.

P: Decías antes que tu caso es también el del "exilio económico" que fuerza a miles de jóvenes a marcharse al extranjero ¿Cuál ha sido tu experiencia?

R: Yo soy de Santander y me fui con 18 años hacia Oviedo. Allí estudié la carrera y luego hice allí el doctorado y tuve la beca predoctoral. Estuve tres meses en Manchester y dos en Seattle. Ahora llevo un año ya en Chile. Así que, cuando terminé la tesis doctoral en 2013, estuve un año entero en el que seguía yendo todos los días a la universidad para hacer mis experimentos mientras cobraba el paro. Nadie se preocupó de darnos una ayuda cuando se nos acabó el contrato predoctoral, ni mientras buscábamos algo fuera. Antes, la Universidad de Oviedo tenía unas ayudas para que cuando se te acababa la beca predoctoral elaboraras un proyecto posdoctoral y te postularas para otras becas o lo que fuera, pero esas ayudas las retiraron.

P: Estuviste un año trabajando gratis en la universidad mientras cobrabas el paro. ¿Es una práctica habitual o es tu caso una excepción?

R: Es completamente habitual. Más que nada porque la gente que se quiere seguir dedicando a la investigación sabe que desde que lee la tesis hasta que consigue un trabajo en otro sitio suele pasar un tiempo. Así que, en el transcurso en el que estás pensando tu proyecto, sigues trabajando en tus investigaciones, no das clase, pero sigues trabajando. Yo decidí que no quería estar en casa sin hacer nada. Me sentía mucho más realizada si seguía yendo a la universidad. Pero esto es algo que todo el mundo sabe que pasa en la universidad.

P: Has descrito la situación de la universidad española, pero ¿qué te has encontrado en Chile?

R: Pues mira, en Chile el dinero que se destina a la investigación es increíble. Yo, por ejemplo, el sueldo que cobro jamás en la vida habría pensado que lo pudiera cobrar en España. Lo que también es cierto es que los recursos que se dan en otros países sí que son mucho más generosos que los que se están dando en España, porque aquí no hay financiación ni para personal, que es lo más básico para que un grupo de investigación pueda empezar a andar.

P: Dada la situación que describes y tu reacción tras conocer que habías sido premiada por tu tesis doctoral, tendrás una opinión sobre las declaraciones del presidente del CSIC en las que aseguraba que la “fuga de cerebros es una leyenda urbana” o las de la ministra de Empleo cuando usa el eufemismo de “movilidad exterior”.las declaraciones del presidente del CSIC

R: Me parece que es una manera de tapar la realidad. Puedo entender que se diga que un investigador tiene que salir fuera a formarse; es más, yo soy partidaria de eso. Lo que no puede ser es que se vayan en las condiciones en las que se están yendo ahora. No nos vamos en busca de aventura. Nos vamos buscando un poco de estabilidad y la dignidad laboral que aquí nos están robando. Y dicen mucho que debe haber un relevo generacional en la universidad, pero yo no sé ni cómo lo van a hacer ni cuándo. Sinceramente, creo que cuando quieran empezar a tomar medidas será demasiado tarde.

P: Parece que compartes esa opinión cada vez más generalizada de que España está perdiendo a toda una generación de gente muy preparada.

R: España no ha perdido sólo una generación, sino que ha perdido dos, porque se le han fugado mi generación y la de sus hijos, que es una generación que, aunque todavía no existe, también se va a perder.

P: ¿Te sientes entonces parte de esa generación perdida que probablemente no vuelva a España?

R: De momento, no me planteo el regreso a corto y medio plazo. Volver en las condiciones en las que está España, con el Gobierno que tenemos, lo veo imposible. Sí que espero que éste sea el año del cambio. Cuando me marché la primera vez lo regalé todo pensando que no iba a poder volver. Ahora tengo la sensación de que todo esto va a cambiar. Creo que tenemos en nuestras manos y como algo real, no como un sueño, el cambiar el rumbo de nuestro futuro y el de la gente que viene por detrás.

“Es más factible que emigre a otro país después, que volverme a España”

“Es más factible que emigre a otro país después, que volverme a España”

Más sobre este tema
stats