4M | Elecciones en la Comunidad de Madrid

La empresa que Ayuso ocultó a la Asamblea no presenta cuentas desde 2014 ni hay rastro de a qué se dedica

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, este jueves durante la apertura del Hotel Mandarín Oriental Ritz tras su rehabilitación integral.

La rectificación forzosa de la declaración de bienes de Isabel Díaz Ayuso tras detectar infoLibre que había ocultado el nombre de la empresa que le pertenece ha devuelto al primer plano lo que ya hace dos años era un misterio: Sismédica SL. Esa es la sociedad donde la presidenta y candidata a la reelección comparte accionariado al 50% con su hermano, desde que en abril de 2012 se la donó su padre.

Pese a que la entrega al Registro Mercantil de las cuentas anuales es una de las obligaciones esenciales de toda mercantil, Sismédica no las presenta desde 2014. Formalmente dedicada al alquiler de bienes inmuebles, no hay rastro de que desarrolle esa ni otra actividad. El martes, este periódico preguntó a los portavoces de Ayuso por qué la empresa no ha sido aún liquidada si ni siquiera emite balance cada ejercicio y si el local que poseía lo perdió en 2017 por impago de una deuda.

Este jueves, infoLibre insistió en la pregunta. No hubo respuesta de su equipo como era previsible tras lo sucedido por la mañana. Y lo que ocurrió fue que cuando tras visitar el hotel Ritz una periodista le preguntó por qué había ocultado el nombre de su empresa, Ayuso respondió así: "Yo de las cosas de Podemos no hablo, gracias". La periodista terció para remarcar que se trataba de una información de infoLibre y no de Podemos. La presidenta se aferró a su estrategia para escabullirse y esta vez respondió así: "Pues lo mismo, lo mismo es, gracias".

Que Sismédica SL es en sí misma un enigma quedó ya patente en agosto de 2019. Para entonces, una investigación de infoLibre ya había desvelado que, durante cinco años, Sismédica había incumplido su obligación de abonar el IBI de una oficina de 180 metros cuadrados inscrito a su nombre y situado entre la M-30 y el río Manzanares. Sobre esos impagos, Ayuso habló en una entrevista en El Programa del Verano de Tele 5. En el plató, la presidenta madrileña intentó justificar su actuación con las siguientes palabras: "No es una empresa mía, es una empresa que he heredado muerta, que estaba ya subastada y que ya forma parte de otras personas. Es una empresa que yo heredé, ni siquiera como administradora, ya venía con pérdidas, llevaba años sin actividad". Ninguno de esos datos era cierto. Y que ahora haya incluido finalmente Sismédica SL en su declaración de bienes disipa cualquier duda. En 2017, Sismédica perdió aquel local comercial de 180 metros, que pasó a ser propiedad de Bankinter.

¿Por qué entonces los hermanos Díaz Ayuso no disuelven la sociedad? ¿Desarrolla alguna actividad en algún campo, ya sea el de alquiler de bienes inmuebles que consta como su objeto social prioritario, o en algún otro relacionado con la sanidad como sugiere su denomonación social? No se sabe. Ni dispone de web ni este periódico ha podido localizar tampoco al hermano de la presidenta, Tomás Díaz Ayuso.

La sombra de Avalmadrid

Constituida con 3.005 euros por su padre y otros socios, la sociedad acabó en manos exclusivas de la familia: primero fue su padre el único accionista y en abril de 2012 se la donó a sus hijos. Casi cinco meses antes, Ayuso había recibido, esta vez en solitario, una primera donación de sus progenitores: una vivienda en una calle cercana al Paseo de la Castellana y cuya titularidad pasó a ostentar aunque sus padres conservaban la condición de usufructuarios del inmueble.

Las dos donaciones se enmarcaron en un contexto temporal en que el padre de Ayuso se arriesgaba a un mazazo por culpa de una deuda impagada a Avalmadrid, una sociedad de garantía semipública. Todo empezó en marzo de 2011, cuando gracias a Avalmadrid otra empresa donde el padre de la presidenta ostentaba el 25% de las participaciones  –MC Infortécnica– obtuvo un crédito de 400.000 euros. A finales de ese año debía hacerse el primer pago. No se hizo. Ni nunca se llegó a hacer. Pero ninguna propiedad de los deudores fue embargada por Avalmadrid. Y mucho menos, aquella vivienda que antes de expirar el plazo del primer pago del crédito había cambiado de manos a través de una donación. Ni tampoco la sociedad Sismédica SL, que en abril de 2012 también había cambiado de dueños y que, por tanto, no pertenecía ya oficialmente al deudor de Avalmadrid. ¿Se trataron aquellas donaciones de lo que en el ámbito penal se conoce como alzamiento de bienes, una maniobra destinada a eludir un embargo? Más Madrid lo llegó a denunciar ante la Fiscalía, que decidió no investigar el tema al entender que no había indicios de delito, en una resolución firmada por la número dos de Anticorrupción, Belén Suárez Pantín, que contenía al menos cinco datos que no eran ciertos.

La presencia de Avalmadrid en un escenario cargado de incógnitas y preguntas sobre por qué jamás procedió contra los avalistas para recuperar aquellos 400.000 euros derivó en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. Sobre la mesa estuvieron, entre otros hechos, las donaciones del piso a Isabel Díaz Ayuso y de la sociedad Sismédica SL, con la dote que le acompañaba –la oficina de 180 metros– tanto a ella como a su hermano. Poco antes de que la presidenta convocase elecciones, la Asamblea decidió que el pleno debatiría y votaría las conclusiones alcanzadas tanto por Ciudadanos como por Vox en el seno de la comisión. PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos optaron por apoyar con sus votos tales conclusiones para que el asunto no quedara bloqueado y pudiese llegar a pleno. El final abrupto de la legislatura dio al traste con ese plan. La Cámara madrileña no llegó a emitir ninguna resolución sobre si la familia de Isabel Díaz Ayuso había recibido o no trato de favor por parte de Avalmadrid.

Las mentiras, medias verdades y preguntas sin responder sobre la empresa que Ayuso ocultó a la Asamblea de Madrid

Las mentiras, medias verdades y preguntas sin responder sobre la empresa que Ayuso ocultó a la Asamblea de Madrid

Más sobre este tema
stats