Vistalegre II

Errejón: "Tenemos que salir dejando atrás la lógica del plebiscito, poniendo fin al conmigo o contra mí"

El secretario político de Podemos, Íñigo Errejón, durante la rueda de prensa en Sevilla.

D. R.

PREGUNTA: Después de unos meses con un enfrentamiento tan enconado, ¿qué pasos va a dar para integrar a los sectores tras Vistalegre II?

RESPUESTA: Todo el mundo está de acuerdo en que de Vistalegre tenemos que salir dejando atrás la lógica del plebiscito, poniendo fin al modelo de “todo o nada, conmigo o contra mí”. Por eso Recuperar la Ilusión propone justamente ensanchar Podemos con un modelo organizativo más democrático, deliberativo y pluralista. Es decir, la integración de diferentes sectores y sensibilidades dejará de depender de la voluntad de un líder y será consustancial al formato de la dirección. Se trata de implementar mecanismos que favorezcan, en lugar del enfrentamiento y la formación de corrientes, la cultura del acuerdo, el consenso y la deliberación.

P: ¿Hay riesgo de escisión tras Vistalegre II?

R: En ningún caso. A partir del lunes 13, sean cuales sean los resultados, todos a una, codo con codo, a ganar al PP en 2020. Lo que ha caracterizado las experiencias de unidad popular en España (no solo Podemos sino, antes, el 15M) es el mayor de los debates hacia dentro y la mayor de las cohesiones hacia fuera. No dejamos de tener muchas más diferencias con el PP que entre nosotros mismos. Tengo la impresión de que los inscritos e inscritas serán quienes construirán la unidad en este Vistalegre, votando un Consejo plural y dando un mandato claro por el acuerdo. La democracia no es división, sino orden.

P: ¿Cuál debe ser la relación de Podemos con el PSOE en el Congreso?

R: Hay que aprender del ejemplo de Ada Colau integrando en el Ayuntamiento al PSC: el mismo partido que privatizó el agua ahora apoya su remunicipalización. Esto no quiere decir que Ada sea ingenua, sino que es hábil a la hora de arrastrar al cambio a formaciones que nunca tomarían ese camino por iniciativa propia.

Si algo nos muestra el CIS es que Podemos no crecerá sólo en base a los errores del resto de formaciones. La oposición no cae del cielo, pese a los pactos entre PP y PSOE, sigue en disputa y hay que ganársela: no solo denunciando lo que está mal sino también proyectando una alternativa, una manera diferente de hacer las cosas.

Si queremos ganar al PP en 2020, tenemos que empezar a ganarle desde ya. Arrancarle victorias como la derogación del impuesto al sol, de las reformas laborales, de la Ley Mordaza… Para ello es fundamental aislar al PP rompiendo sus alianzas con PSOE y C’s. ¿Cómo se rompe esta alianza? Tomando la iniciativa, detectando las brechas, siendo proactivos en la producción de alternativas que obliguen al resto a tomar partido.

P: Con IU, ¿debe repetirse la coalición, ir más allá o ir cada uno por su lado?

R: La alianza con IU está dando excelentes resultados tanto en los ayuntamientos del cambio como en el Congreso de los Diputados. Es interesante renovar esta confluencia electoral en próximos comicios, pero siempre que sea refrendada caso a caso por nuestras bases en el ámbito electoral que corresponda –municipal, autonómico o estatal–. Distinto sería una fusión que hiciera perder la autonomía a Podemos: estamos claramente en contra porque creemos que siguen existiendo tareas moradas que sólo Podemos puede afrontar. Por eso planteamos que cualquier tipo de fusión tenga que ser aprobada por dos tercios de los inscritos e inscritas.

P: ¿Tratará de recuperar a Carolina Bescansa y Nacho Álvarez en la dirección?

R: Sí, sus contribuciones han sido fundamentales para fundar Podemos y sería una lástima que no estuvieran en esta nueva etapa. Es una pena que Podemos se tenga que estar preocupando ahora por perder a quienes han estado desde el principio, cuando deberíamos pensar cómo sumar a los que faltan.

En Podemos no sobra nadie, falta gente y es crucial hacer cambios organizativos para conquistar una organización más plural y amable. Las lógicas del plebiscito, del conmigo o contra mí, expulsan a la gente y son un obstáculo para la feminización del partido. Debemos ensanchar un partido que se está haciendo más estrecho cada día.

P: Según el último CIS, Unidos Podemos está estancado en torno al 21% de los votos. ¿Qué debe hacer para crecer y disputarle el primer puesto al PP?

R: Desde Vistalegre I, el porcentaje de votantes que afirman que no votarían nunca a Podemos ha subido de un 41,7% a un 54,7%. Nos mantenemos e incluso subimos entre la gente que se identifica con la etiqueta “izquierda”, pero nos desplomamos, no solo entre los más centristas, sino también en el extremo. Esto no solo quiere decir que Podemos ha perdido transversalidad, que fue la razón por la que nació: el 15M apuntó a que existía en España una mayoría nueva que, sin pedir carné a la gente desahuciada, empobrecida por los recortes o maltratada por la precariedad, podía conformar una mayoría diferente que desplazara al PP.

Los datos del CIS también implican que, más allá de la Intención Directa de Voto, no somos capaces de generar simpatía sino hostilidad entre la gente que no nos vota. Y un proyecto patriótico como el que defendemos es un proyecto que se hace cargo de la gente que no piensa como tú, que es capaz de integrar, que tiene un lugar para todos y que es capaz de gestionar mejor que los corruptos para que la gente diga: “quizás no estoy de acuerdo en todo lo que dicen, pero en esto llevan razón”.

Como decía antes, si Podemos quiere avanzar posiciones y empezar a reducir el abismo que ahora le separa del PP, necesita recuperar la iniciativa política y ser capaz de liderar la respuesta a los 5 grandes retos que tenemos como país y frente a los cuales el Partido Popular no puede ya ofrecer respuesta alguna: la transición energética y productiva, la ruptura del pacto intergeneracional, el auge de la violencia machista, la crisis territorial y el crecimiento de los partidos del odio en Europa.

P: ¿Ha quedado Podemos retratado como un partido más después de estos meses de enfrentamiento público?

Es cierto que ha habido comportamientos, actitudes y declaraciones completamente fuera de lugar. Pido disculpas por la parte que me toca pues deberíamos ser mucho más responsables para con la gente que nos ha votado.

Ahora bien, también es preciso tomar distancia de los titulares y ver la grandeza del proceso en que nos encontramos. Uno de los elementos de la nueva política que el 15M puso sobre la mesa en contraposición a los partidos tradicionales fue la participación, el debate, la primarias abiertas y ciudadanas… etc. Y esto es justamente lo que está sucediendo en Vistalegre, lo que no nos hace parecernos más a la vieja política, sino que nos aleja de ella. Se han elaborado decenas de documentos, realizamos una consulta sobre la forma de votación en la que participaron 100.000 personas, miles de militantes acuden a actos y debates… La cultura de la democracia interna se está abriendo paso, aunque no exenta de problemas, en nuestro país, y de alguna forma eso ya cambia irreversiblemente el funcionamiento de la democracia.

Reto a cualquier congreso de otro partido (y que el nuestro suceda simultáneamente al del PP no es casualidad: no se trata solo de dos proyectos de país distintos sino también de dos formas antagónicas de ver la democracia interna) a que expongan una sola discusión de ideas o política además de poder, a que el debate sea tan abierto como el nuestro, o a que dejen votar a su militancia.

Iglesias apela a Errejon y Urbán para que formen parte de su ejecutiva entre gritos de "unidad"

Iglesias apela a Errejon y Urbán para que formen parte de su ejecutiva entre gritos de "unidad"

Más sobre este tema
stats