Homofobia

El fútbol español se resiste a sacar la tarjeta roja a la homofobia

Una campaña contra la homofobia en el 'deporte rey'

En 1990, el jugador de fútbol profesional Justin Fanashu declaró públicamente su condición homosexual en una entrevista concedida al diario británico The Sun. Desde ese preciso momento el deportista comenzó a ser tratado con hostilidad, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. Ningún club le concedió un contrato permanente y las gradas se abalanzaban contra él por el simple hecho de sentirse atraído por personas de su mismo sexo, despedazándolo mediante constantes y humillantes insultos que hacían alusión a su orientación sexual. Finalmente decidió quitarse la vida, después de que un joven interpusiese ante la policía una denuncia falsa en la que aseguraba que el futbolista inglés le había agredido sexualmente. Recordando la muerte de Fashanu, el 19 de febrero se estableció como el Día internacional contra la homofobia en el deporte.

La homosexualidad en el mundo del fútbol, donde prima el estereotipo del macho alfa, continúa siendo un tema tabú, en gran medida por la homofobia latente en las gradas. No hay un solo encuentro en el que no se escuchen cánticos que incluyan la palabra maricón como insulto. Directivos y jugadores se descuelgan con desafortunadas declaraciones en contra de la homosexualidad: Ivan Rakitic, actual futbolista del Barcelona, declaró hace dos años, en una entrevista en Offside Magazine, que respetaba a los homosexuales, para añadir a continuación: "No quiero a esa gente en el vestuario”. Estas manifestaciones de homofobia se estiende a las propias federaciones. El expresidente de la Federación de Fútbol Croata, Vlatko Markovic, aseguró que “de ninguna manera podría jugar en la selección un jugador que se declarase homosexual” y añadió que “afortunadamente, el fútbol solo lo juega gente sana”.

Para protestar contra la invisibilidad y la reducida atención que se le presta a la homofobia en los terrenos de juego, las asociaciones LGTB Halegatos y Arcópoli, apoyadas por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), decidieron hace más de una semana iniciar una campaña en la red social Twitter con motivo del comienzo de la Liga BBVA. Utilizando los hashtag #LaLigaSinHomofobia, #LaLigaSinBifobia y #LaLigaSinTransfobia, las dos asociaciones animaban a los usuarios a interactuar con todos los agentes futbolísticos posibles –jugadores, equipos, entrenadores, prensa deportiva y, por supuesto, las propias instituciones futbolísticas, brindándoles la posibilidad de expresar públicamente su respeto y compromiso con la igualdad.

"Silencio sepulcral" en el deporte

“Hay un tabú en el deporte al que no sabemos llegar. Por mucho que intentemos establecer un contacto con ese problema, siempre existe un silencio sepulcral”, asegura a infoLibre el responsable de Deportes de la FELGTB, Rubén López. La campaña, aunque tuvo una buena aceptación dentro de las redes sociales llegando a situarse como trending topic nacional, tuvo un éxito nulo en las esferas futbolísticas. “Aunque los usuarios de Twitter se volcaron con la campaña, solo UD Almería y UE Llagostera manifestaron públicamente su apoyo a la campaña”, denunció López, que también elogió la participación del Athletic Club de Bilbao en otras iniciativas del mismo tipo. Ninguno de los futbolistas mencionados por los usuarios de las redes sociales en diferentes tuits mostró su apoyo a la iniciativa. “Las diferentes asociaciones de futbolistas así como instituciones deportivas tampoco se han pronunciado públicamente”, lamenta el responsable de la FELGTB. Desde el Consejo Superior de Deportes indicaron a este diario, por su parte, que no habían recibido ninguna petición de sumarse a campaña alguna.

“El siguiente paso ha consistido en conseguir la máxima difusión posible en los medios de comunicación que, afortunadamente, se están haciendo eco de la noticia”, añade López, al tiempo que critica que algún diario deportivo les hiciese entrevistas para luego no publicarlas.

Otro de los objetivos de la estrategia de denuncia dentro de la que se enmarca dicha campaña radica en conseguir que diferentes clubes de fútbol, además de asociaciones e instituciones deportivas, se decidan a firmar la denominada Carta contra la homofobia en el deporte, como ya se hizo en diferentes países europeos. “Queremos que el propio Consejo Superior de Deportes firme este escrito”, apostilla López. El texto contempla, entre otras medidas, la modificación de la Ley 19/2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. “Es necesario que se reconozca de forma explícita la existencia de la homofobia y la discriminación en el mundo del deporte”, sentenció el responsable de deportes de la FELGTB.

¿Por qué no se suman?

López cree que la responsabilidad de que estos comportamientos sean evitados corresponde “a los clubes de fútbol, a los propios futbolistas, a la Liga de Fútbol Profesional, al Consejo Superior de Deportes, a la Real Federación Española de Fútbol y a los propios padres que ven con sus hijos los encuentros deportivos”. En consonancia con las declaraciones de la coordinadora de Arcópoli, Amanda Rodríguez, en las que denunciaba el enorme silencio de los deportistas en temas de homofobia, López critica este hecho. “Si numerosos futbolistas se suman, como debe ser, a campañas contra el racismo en el fútbol, ¿por qué no lo hacen con todas estas iniciativas?".

Rubén López confirma a infoLibre que diferentes colectivos LGTB están intentando cerrar una reunión con el Consejo Superior de Deportes en septiembre. “Hemos realizado peticiones constantemente, pero no recibimos respuesta de ningún tipo”, critica, y añade que “la reunión podría ser secreta si así lo prefieren”.

“Atraso enorme en relación con los países de nuestro entorno”

Si echamos un vistazo a otras ligas de fútbol europeas, se puede comprobar que España tiene un atraso enorme en relación con los países de nuestro entorno.Francia, Gran Bretaña y Alemania se han convertido en los modelos a seguir en la lucha contra la homofobia en el fútbol. Los dos primeros ya presentaron públicamente sus respectivas Cartas contra la homofobia, con una aceptación enorme. El país galo presentó su documento en 2010 gracias a una iniciativa impulsada por la entonces secretaria de Estado de Deporte, Rama Yade. El Reino Unido lo hizo un año después en una iniciativa impulsada desde el propio Gobierno británico. “En apenas siete meses firmaron el documento más de 3.000 individuos y clubes de fútbol. Incluso la Premier League apoyó la iniciativa”, destaca López.

Por su parte, la Bundesliga alemana presentó una guía para ayudar a los futbolistas homosexuales a declarar públicamente su condición. El documento publicado con el nombre de Fútbol y homosexualidad ofrece al mundo del deporte rey una información muy completa sobre el tema, entre la que se incluyen teléfonos y direcciones de organizaciones que prestan ayuda a estos colectivos. El escrito fue enviado a más de 26.000 asociaciones deportivas de todo el país.

Además de todas estas iniciativas surgidas desde las propias instituciones deportivas y de las administraciones públicas, la acogida que tienen campañas puntuales en estos países contra la homofobia en el fútbol es cada vez mayor.

Falta de interés en las autoridades españolas

El pasado mes de febrero, una decena de equipos de la Premier League –primera división de fútbol inglesa– y otros 16 de categorías inferiores lucieron camisetas antes de sus respectivos encuentros en las que destacaba el lema Fútbol contra la homofobia. A la iniciativa se unieron grandes equipos como el Manchester United, Arsenal o Chelsea. "Esto es impensable en España”, asegura López. Además, en 2013 la primera división inglesa fue objeto de otra campaña, impulsada por la asociación Stonewall y la casa de apuestas Paddy Power, en la que se entregó a los clubes de fútbol ingleses cordones con los colores del arcoíris para que los lucieran durante la jornada. Desgraciadamente, esta campaña fue rechazada por la gran mayoría de los equipos. “Pasó algo similar en Italia. Se propuso la misma iniciativa que, finalmente, sólo fue apoyada por un futbolista”, lamenta el responsable de Deportes de la FELGTB.

“En Francia también se comenzó una campaña en la que los equipos de fútbol mostraban su disconformidad con la homofobia en el deporte. Hasta el Paris Saint-Germain, que equivale al Real Madrid en España, decidió proyectar en los letreros luminosos de su estadio la frase tarjeta roja contra la homofobia”, subraya López.

El coordinador de FELGTB critica la ausencia de movimiento dentro de las propias instituciones españolas contra la homofobia en el fútbol y aplaudió la iniciativa parlamentaria registrada a mediados de julio por el portavoz de Izquierda Unida en materia de deporte, Ricardo Sixto, en la que instaba al Ejecutivo a explicar si reclamará la implicación de las instituciones deportivas correspondientes en la “promoción e impulso de los valores de tolerancia, convivencia y el respeto para luchar contra la homofobia en el mundo del fútbol”.

“El Gobierno del Partido Popular no se ha dignado a hacer nada contra este problema”, denuncia López. “Hasta Angela Merkel ha apoyado y animado a los propios futbolistas de las ligas alemanas a mostrar su condición sexual sin ningún temor”.

Contra Natura

Contra Natura

Más sobre este tema
stats