EL AUGE DE LA ULTRADERECHA

HazteOir acudió al juez para obligar a Google a eliminar los enlaces que lo vinculan con la sociedad secreta El Yunque

Uno de los autobuses propagandísticos contratados por HazteOir.

Dánae Vílchez | Diana Cariboni (OpenDemocracy)

El grupo ultraconservador español HazteOir, que se ampara en la libertad de expresión para hacer campaña contra los derechos LGTBI, acudió a los tribunales en 2015 para que Google suprimiera más de 150 enlaces a contenidos donde aparece con El Yunque, una polémica sociedad secreta católica, según los archivos de WikiLeaksWikiLeaks que ha hecho públicos el medio de comunicación independiente con sede en Londres openDemocracy.

El Yunque es un grupo religioso anticomunista fundado en México en la década de los años 50. No tiene página web ni registro oficial, pero se cree que está activa en toda América Latina y en España. Investigaciones periodísticas en España han documentado cómo El Yunque y HazteOir han trabajado juntos, una cuestión especialmente controvertida en España, donde las organizaciones secretas están prohibidas por la Constitución.

Esas informaciones periodísticas se encontraban entre los más de 150 enlaces que aparecían entonces en las búsquedas de Google, así como las “búsquedas relacionadas”, que incluían su nombre y términos como “extrema derecha”.

HazteOir hizo primero una petición directa a Google, que la compañía rechazó aduciendo que “incluir estas noticias en los resultados de búsqueda de Google sigue siendo relevante y de interés público”. De modo que el grupo llevó su lucha a un juzgado de Madrid, según muestran los archivos de WikiLeaks. La demanda judicial pedía a Google que “rectificara su decisión”, indemnizara a HazteOir en metálico y firmara un acuerdo de confidencialidad, de forma que el navegador “no podrá hacer constar la supresión ni informar a terceros”, incluidos los medios de comunicación.

En septiembre de 2015, el Juzgado de Instrucción número 60 de Madrid promovió un acto de conciliación que debía celebrarse el mes siguiente. No está claro lo que ocurrió después; no hay archivos posteriores en la publicación de WikiLeaks y los enlaces a los que HazteOir apuntaba permanecen en el índice de búsqueda de Google.

Los archivos de WikiLeaks –17.000 documentos internos de HazteOir y su organización hermana CitizenGo, que datan de 2009 a 2017– ofrecen una visión sin precedentes del funcionamiento interno y las estrategias de estos grupos. Sus acciones para eliminar información, detalladas en estos archivos, también contrastan con “su retórica de defensa de la libertad de expresión”, explica Isabel Marler, líder del programa Avanzando en los Derechos Universales y la Justicia de la Asociación para los Derechos de las Mujeres y el Desarrollo (AWID). “Su narrativa es todo un disfraz”, asegura Marler a openDemocracy, “diseñado para hacer que lo que es una agenda extrema y discriminatoria suene más aceptable”.

HazteOir califica sus actividades, que incluyen la contratación de autobuses con mensajes antitrans y lemas como Stop feminazis por toda España y otros lugares, como “un faro de luz para los disidentes de lo políticamente correcto”, y “la realización de la libertad de expresión” garantizada por la Constitución española.

Estrategia

Las publicaciones de WikiLeaks incluyen 38 subcarpetas de documentos de estrategia, que detalló Público el pasado mes de agosto, para limitar la información pública sobre las supuestas conexiones entre HazteOir y El Yunque. Las subcarpetas contienen documentos relacionados con diferentes informaciones identificadas y señaladas por el grupo español para su eliminación, incluyendo noticias y declaraciones públicas de antiguos miembros de HazteOir.

En su solicitud a Google para que elimine los enlaces relacionados, HazteOir y ocho personas afirman que estos contenidos tenían “consecuencias” negativas en su “estado de ánimo”, provocaban “rechazo” en sus vidas públicas y privadas, y dañaban sus “oportunidades laborales”. Se trata del presidente del grupo, Ignacio Arsuaga, el periodista de Intereconomía Luis Losada y otros seis nombres relacionados con la organización.

Ni Google ni HazteOir han respondido a los correos electrónicosy solicitud de comentarios de openDemocracy sobre esta historia.

Historia de violencia

El Yunque es tristemente célebre en América Latina por su supuesto papel en la violencia contra estudiantes de izquierdas y otras personas durante el siglo XX. Los periodistas también han documentado las conexiones entre la sociedad y políticos en México y España. En 2019, openDemocracy reveló cómo HazteOir y su organización hermana CitizenGo estaban trabajando para conducir a los votantes en España y en toda Europa hacia la extrema derecha, actuando como un Super PAC (Comité de Acción Política en inglés, que recauda fondos para apoyar a un candidato electoral) no oficial con “publicidad agresiva” contra sus oponentes.

Joan Barata, abogado de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información de España y miembro del Centro de Internet y Sociedad de la Facultad de Derecho de Stanford, indica que HazteOir “tiene que aceptar que hay periodistas que pueden dedicarse a investigarlos, o gente que hable de ellos [...] e incluso dé opiniones negativas”. “La necesidad de que esta información permanezca [en internet] prevalece porque es de interés público”, señala Barata a openDemocracy. “Por tanto, el intento de tratar de borrarla… bueno, creo que es un intento de lavar su imagen, pero no tiene soporte legal”.

Google Noticias regresará a España a principios de 2022

Google Noticias regresará a España a principios de 2022

Más sobre este tema
stats