Podemos

Iglesias, en su vuelta: "Hemos dado vergüenza ajena, pero nunca nos hemos equivocado de lado"

Iglesias lee varios fragmentos de la Constitución durante el mitin de este sábado.

Podemos dio este sábado el pistoletazo de salida a su campaña electoral con la vuelta de su secretario general, Pablo Iglesias, al primer plano. En su primer mitin tras volver de su baja de paternidad, Iglesias quiso inyectar moral a un partido en crisis y volver a su discurso más antiestablishment antiestablishmentpara iniciar la recta final hacia las elecciones. El dirigente insistió en ubicar a Podemos como el único partido capaz de enfrentarse a "los que mandan más que cualquier diputado", repartió críticas al "trío de Colón" y a un PSOE al que "le tiemblan las piernas", calificó el 28A como unas "elecciones constituyentes", y admitió que Podemos ha dado "vergüenza ajena con sus peleas internas". "Pero nunca nos hemos equivocado de lado", agregó. 

Iglesias volvió tras tres meses de permiso de paternidad para intentar resucitar los ánimos de una organización que en los últimos meses ha sufrido varios reveses que han provocado una de las crisis más graves de su historia. El golpe más serio ha sido la renuncia del ex número dos de Podemos, Íñigo Errejón, a encabezar la candidatura del partido en la Comunidad de Madrid y su alianza con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que ha puesto patas arriba el partido. Iglesias no hizo durante su discurso mención alguna a su antiguo lugarteniente, pero sí pidió expresamente a Carmena que diga  "a quién va a votar" el 28A. "No me hago ilusiones, pero vote a quien vote la gente no va a tolerar que alguien se ponga de medio lado y no lo diga", aseveró.

La cita de este sábado frente al Museo Reina Sofía de Madrid, en la que Iglesias estuvo acompañado por dirigentes como Alberto Garzón, Irene Montero, Pablo Echenique, Ione Belarra o Rafael Mayoral, tenía como objetivo principal sentar las bases para una campaña que se presenta cuesta arriba para Podemos. El lema de esa campaña será La historia la escribes tú, y ese fue el hilo conductor del discurso de Iglesias, que aseguró que Podemos es la única herramienta de la ciudadanía capaz de "sentarse con los poderosos de verdad" y seguir teniendo claro "a quién representa". "Hay 20 familias en este país que tienen más poder que cualquier diputado, y no me importa decir algunos de sus nombres: Ortega, Botín, Pérez o Fainé mandan más que cualquier diputado, y si eso es así algo está fallando en nuestra democracia", denunció Iglesias.

Podemos, el único partido constitucionalista para Iglesias

En esta línea, el líder de Podemos también cargó contra los fondos buitre y los propietarios de los medios de comunicación, y mencionó explícitamente a Mediaset y Atresmedia. "Nuestra democracia es una democracia limitada. Los propietarios de los medios privados tienen más poder que cualquier diputado, y alguien tiene que decir la puñetera verdad, que a los que toman las decisiones en este país no los ha votado nadie", denunció Iglesias ante un auditorio ante el que también reivindicó que Podemos es el único partido realmente "constitucionalista".

El dirigente incluso leyó los artículos de la Carta Magna que reconocen el derecho al trabajo, a la vivienda y el que reza que la riqueza estará subordinada al interés general, y aseguró que estos derechos solo se verán verdaderamente cumplidos si Podemos está en el próximo Consejo de Ministros. "Menos envolverse en banderas y más cumplir la Constitución y la ley", y "si para bajar la factura de la luz hay que hacer una empresa pública de energía o hay que nacionalizar una empresa de energía, cumpliremos la Constitución", exclamó Iglesias en una de sus intervenciones más celebradas. Pero para eso "necesitamos que nos deis la fuerza con los votos", señaló en varias ocasiones. 

Pero también hubo espacio para la autocrítico en un discurso en el que Iglesias admitió abiertamente que Podemos ha dado "vergüenza ajena" con sus "peleas internas". "Sé que Podemos ha decepcionado a mucha gente, y no reconocerlo sería mentir, y a nosotros nos van a perdonar cualquier cosa menos mentir", lamentó un Iglesias que también afirmó que el partido "ha callado muchas cosas" por "cortesía parlamentaria". "Y hemos dado vergüenza ajena con nuestras peleas internas y eso hay que decirlo, peleas por los puestos, peleas por los sillones, peleas por la visibilidad", criticó el dirigente, que aseguró que la formación morada ha actuado en algunos momentos "como un partido más".

Iglesias se mantuvo entre dos aguas con respecto a Cataluña y reivindicó la posición mantenida por Unidos Podemos en los últimos años. "Sabíamos que nos iban a atacar de todas partes, de un lado y de otro, pero teníamos una obligación con nuestro país, ¿o alguien piensa que se puede arreglar el conflicto territorial a palos, o diciendo un día una cosa y otro día otra?", denunció el dirigente en referencia a la derecha y al PSOE, respectivamente. "Nos han puesto a parir por decir que no queremos presos políticos en España, y nos han puesto a parir por decir que no queremos que Cataluña se vaya de España y que el unilateralismo ha sido un error y una torpeza. Pero alguien tenía que decir la verdad", zanjó.

Iglesias como revulsivo

Y es que, además de la de Errejón, en los últimos meses Podemos ha sufrido otras bajas de calado. Primero fue la de quien era líder autonómico de Podemos en Madrid, el pablista Ramón Espinar, que abandonó sus responsabilidades al no compartir el rechazo de la dirección de Iglesias a pactar una lista conjunta con Errejón. Después se produjo la ruptura de parte de las confluencias territoriales en Galicia, con la retirada de Anova de la coalición con Podemos e IU, y Cataluña, con la escisión de la parte más soberanista de los comuns para integrarse en ERC. Y, hace apenas unos días, anunció su dimisión quien iba a ser candidato en las elecciones europeas, el errejonista Pablo Bustinduy, que no obstante, y al menos públicamente, ha acabado en buenos términos con la dirección.

Por ello, con la vuelta de Iglesias –la forma de anunciarlo también vino acompañada por una buena dosis de polémica–, Podemos pretende sacudirse el mal sabor de boca provocado por estos reveses y también dejar atrás los malos augurios de las encuestas. A partir de este sábado, la formación busca marcar un punto de inflexión e iniciar un esprint con un Iglesias que ha regresado a su discurso más antiestablishment, y por ello Podemos ha tratado ya de instalar la idea de la remontada entre los suyos para conseguir dar la vuelta a las malas expectativas electorales. "Dadnos el poder suficiente para poder cambiar las cosas, está más cerca de lo que parece", pidió expresamente Iglesias en su mitin.

"Estas elecciones no solo van de vencer, van de convencer y tejer mayorías", afirmó Iglesias al final de su discurso. Podemos habrá tenido errores, sostuvo, pero "nunca nos hemos equivocado de lado". Y por eso "el 28 de abril hay una manera de decirles que la historia puede ser diferente". "Hablando con todo el mundo, vamos a construir esta campaña juntos diciendo la historia la escribes tú" y "no los tertulianos, ni los dueños de los medios".

Iglesias insiste en que hay "periodismo de cloaca" y que los medios "tratan de influir en la política"

Iglesias insiste en que hay "periodismo de cloaca" y que los medios "tratan de influir en la política"

Más sobre este tema
stats