Diada

Los independentistas responden con una multitudinaria 'Diada del sí'

Fotografía aérea facilitada por la ANC de las miles de personas que abarrotan el el Passeig de Gràcia de Barcelona durante la manifestación de la Diada.

Cientos de miles de personas se manifestaron este lunes en las calles de Barcelona en la manifestación convocada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural bajo el lema Diada por el sí. La Guardia Urbana de Barcelona cifró en un millón el número de asistentes a la marcha, mientras que los convocantes aseguraron que este número se superó. "Hemos vuelto a hacer historia. Esta manifestación enseña que hay una voluntad cívica para acabar el proceso con la misma energía con la que lo empezamos", afirmó Jordi Sánchez, presidente de la ANC. Por su parte, la Delegación del Gobierno en Cataluña rebajó la cifra y afirmó que hubo entre 300.000 y 350.000 participantes en la marcha de la capital catalana. 

La multitudinaria respuesta de las fuerzas independentistas se produce cinco días después de que el Parlament aprobara la Ley del referéndum del 1-O y el mismo día en que el Gobierno central presentara ante el Tribunal Constitucional su recurso contra la Ley de transitoriedad jurídica, aprobada el pasado jueves. Está previsto que este martes el TC se reúna de urgencia para valorar el recurso, del mismo modo que ya hiciera con la Ley del referéndum, que quedó suspendida cautelarmente

La manifestación, que comenzó a las 17:14 de la tarde, se desarrolló con normalidad y en un ambiente festivo. El punto central del acto tuvo lugar a las 18:00, cuando cuatro pancartas se unieron en la plaza Cataluña formando un signo positivo. Los eslóganes eran un mensaje muy claro al Ejecutivo: en dos de ellas se podía leer un enorme  en varios idiomas; en otra se veía una urna junto al lema Referéndum es democracia y, en la cuarta, se veía una paloma de la paz acompañada del mensaje Paz y libertad. Al encuentro de ellas, que tuvo lugar más tarde de lo previsto debido a que la gran afluencia de personas retrasó su marcha, se unió una gran estelada, a cuyo paso comenzaron los gritos de "Independencia" y "Queremos votar". Antes de que comenzara esta performance organizada por la ANC, los asistentes guardaron un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils, seguido del himno catalán, Cant dels Segadors.

"Esto no lo para nadie"

El grito más repetido durante la concentración fue "Votarem", un lema que muestra la convicción de los asistentes de que, pese a los movimientos del Gobierno, el próximo 1 de octubre habrá urnas.

Con este escenario, el independentismo quiso sacar músculo frente al Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy, quien ha insistido en numerosas ocasiones en que la consulta no se celebrará. Ante esto, el portavoz del Govern, Jordi Turull, aseguró este lunes desde la manifestación en Barcelona que no hay oferta, juicio ni actuación del Gobierno central que logre frenar el referéndum del 1 de octubre: "Da igual la reacción del Estado porque esto no lo para nadie". 

En la misma línea se pronunció la portavoz de JxSí en el Parlament, Marta Rovira, quien rechazó la posibilidad de posponer el referéndum independentista si el Gobierno hace una oferta: "Nuestra fecha es el 1 de octubre". "Siempre hemos estado abiertos al diálogo pero tenemos una fecha y no podemos esperar más", sentenció. Además, el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, reivindicó que el referéndum se celebrará en los términos que ha planteado el Ejecutivo catalán al margen de las actuaciones del Gobierno central porque así lo anhela "la mayoría de los ciudadanos".

Del mismo modo, el expresidente del Parlament Joan Rigol afirmó este lunes que el Gobierno no entiende que una mayoría de catalanes quiere votar en el referéndum del 1 de octubre: "A ver si de una vez se enteran de que el miedo en Cataluña no funciona".

Por su parte, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha animado este lunes a los catalanes a defender su derecho a decidir para que todos los ciudadanos puedan votar en el referéndum del 1 de octubre: "No sabemos qué pasará ese día, si ganará el  o el no, pero pase lo que pase Cataluña habrá ganado".

No obstante, a pesar de la firmeza con la que se manifestaron los independentistas, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, lanzó un ultimátum al Gobierno, al que reiteró su voluntad de negociación. De esta manera, aseguró que está abierto "hasta el último minuto" a negociar el 1-O. "¿Qué más tenemos que hacer para mostrar que el pueblo de Cataluña queremos votar?", se preguntó, y aseguró que el problema es político, haciendo referencia a las herramientas jurídicas de las que se está valiendo el Ejecutivo para frenar el referéndum a pocas semanas de su celebración. 

Ausencia de Ada Colau

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fue una de las grandes ausentes en la manifestación de la Diada. El motivo, según explicó el teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, que sí asistió, fue que la alcaldesa prefería preservar su figura como primera edil. 

No obstante, a pesar de su ausencia, esta mañana en el acto de Catalunya en Comú –en el que participó junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y al coordinador general de Catalunya en Comú, Xavier Domènech–, aseguró que defenderá la institución del Ayuntamiento y a sus trabajadores, pero hará todo lo posible para garantizar el voto el 1-O ante la actitud del Gobierno liderado por Mariano Rajoy, que tacha de inmovilista: "Lo que tiene Rajoy es cobardía por no querer escuchar al pueblo". 

El líder de Podemos, por su parte, criticó que se les acuse de ambiguos sobre el referéndum del Govern porque considera que la soberanía solo se puede conseguir echando al PP del Ejecutivo, cuando desde Ciudadanos piden apoyos para una moción de censura al presidente. Domènech, además, advirtió de que habrá días intensos hasta el 1-O pero ha llamado a mantenerse firmes: "Construimos un solo pueblo y hay que impedir que nos dividan".

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, informó este lunes, por otro lado, que su organización no va a participar en el referéndum de independencia del próximo 1 de octubre en Cataluña, ni llamará a participar en la consulta. Sin embargo, desveló que internamente no se tomarán medidas contra quienes decidan votar.

La Diada "menos numerosa", según el Gobierno

A pesar de las cifras ofrecidas por la Guardia Urbana de Barcelona, el Gobierno afirmó este lunes que la de este año ha sido "la Diada menos numerosa" de los últimos años. "La mayoría de los catalanes han renunciado a participar como coartada de un proceso ilegal y liderado por el sector más radical de la política", subrayaron fuentes del Gobierno en declaraciones a Europa Press.

Además, el Ejecutivo indicó que la sociedad catalana está representada "de verdad y legitimamente" en el Parlament y "no en la calle". En ese sentido, remarcó que en la última semana había quedado demostrado que "la mayoría de los independentistas" había "silenciado a media Cataluña y pisoteado sus derechos de representación política".

Del mismo modo, desde el Gobierno del PP enfatizaron que, aunque hubiera sido una manifestación multitudinaria, "en ningún caso" ese apoyo podría servir para justificar o legitimar "la actitud antidemocrática que se ha instalado en el Govern" liderado por Puigdemont.

En relación a los datos de asistencia, el baile de cifras entre el Ejecutivo y los organizadores es un constante que se ha venido repitiendo año tras año. En 2014, la diferencia fue de más de un millón de personas, puesto que la Urbana cifró en 1,8 millones el número de asistentes mientras que, según el Gobierno, éstos no pasaron de 520.000, según informó Europa Press.

 

Estimaciones de la asistencia a las manifestaciones de la Diada de los últimos años.

La asistencia a las manifestaciones del 11 de septiembre aumentó desde la Diada de 2012, considerada la gran expresión de fuerza del independentismo catalán. Este ritmo se mantuvo hasta 2013, para disminuir en las celebradas en 2015 y 2016. Ahora, en 2017, la Guardia Urbana habla de un repunte que, sin duda, ha tenido que ver con la convocatoria del referéndum para el próximo 1 de octubre. 

 

La Fiscalía insta a los Mossos a que requisen urnas e impidan el referéndum

La Fiscalía insta a los Mossos a que requisen urnas e impidan el referéndum

Más sobre este tema
stats