La política "exterior" de Andalucía

La Junta reparte subvenciones en cuatro comunidades bilingües para proteger a los andaluces de la "inmersión lingüística"

Juanma Moreno a su llegada a la rueda de prensa que ofreció tras su reunión con Pedro Sánchez este jueves en el Palacio de la Moncloa.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

La Junta de Andalucía, gobernada por el Partido Popular y Ciudadanos, reparte subvenciones públicas a asociaciones en cuatro autonomías bilingües –Cataluña, Comunitat Valenciana, Galicia y País Vasco– para proteger a los andaluces allí residentes y sus descendientes de las políticas de "inmersión lingüística" en esas comunidades.

Se trata de una línea de ayudas impulsada por Vox y aceptada por los partidos de Juan Manuel Moreno (PP) y Juan Marín (Cs), que pretende que los "afectados por procesos de inmersión lingüística" no pierdan sus "raíces culturales y lingüísticas".

El dinero termina en las llamadas "Casas de Andalucía" en ciudades como Barcelona, Gandía y Vigo, entre otras, y en entidades como el Centro de Estudios Rocieros en Catalunya. La Junta combate así con dinero público políticas de otras comunidades españolas.

Una orden contra la "obligada inmersión"

El punto de partida es un acuerdo entre PP, Cs y Vox de junio de 2019. El partido de ultraderecha logró el compromiso de las formaciones que integran el Gobierno con una medida inicialmente concebida para Cataluña. Se trataba de una línea de ayudas de 100.000 euros "para paliar los problemas" provocados por la "inmersión lingüística", como el "abandono paulatino" de las "raíces" de los andaluces.

Acuerdo entre PP, Ciudadanos y Vox para crear la línea de ayudas contra los efectos de la inmersión lingüística.

Los funcionarios de la Consejería de Presidencia, dirigida por Elías Bendodo (PP), tuvieron que sortear dificultades técnicas para dar una forma jurídicamente sostenible al acuerdo, que no podía limitarse sólo a Cataluña por mucho que ahí fuera donde tenía el foco Vox. Finalmente la medida vio la luz en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) en forma de orden de bases reguladoras en junio de 2020, en plena pandemia.

Orden de las subvenciones de la Junta para los afectados por la inmersión lingüística.

A partir de la idea de "mantener vivos los vínculos de los andaluces en el exterior", lo previsto era subvencionar actividades como "concursos de redacción sobre la cultura y las tradiciones de Andalucía", "actividades relacionadas con el cante y el baile tradicional andaluz" y "recuperación de juegos infantiles tradicionales de origen andaluz".

La orden no citaba a Cataluña ni al resto de comunidades bilingües, pero decía: "Siendo conscientes de la realidad sociocultural de determinados territorios de acogida en relación con procesos crecientes de obligada inmersión en los aspectos culturales y lingüísticos [...], con la posible consecuencia de una pérdida paulatina del acervo cultural y lingüístico de los andaluces y andaluzas que viven en estos territorios y especialmente de sus descendientes, se articula una política [...] a través del impulso y apoyo a las comunidades andaluzas". 

La medida es impulsada por Vox, un partido que sostiene que hay que dejar la ideología al margen de las ayudas. El resultado es que una iniciativa del partido de Santiago Abascal, paladín del nacionalismo español, acaba por reivindicar el "acervo cultural y lingüístico" de los andaluces en otros puntos de España. La orden decía que las actividades "serán realizadas en castellano". La Junta terminaba por imponer la lengua que se debe usar, justo lo que reprochan PP, Cs y Vox a la Generalitat.

La línea de ayudas fue arrancada por el partido ultraderechista a Juan Manuel Moreno (PP) y Juan Marín (Cs) en las negociaciones para aprobar los presupuestos de 2019 y 2020. Otras medidas con sello de Vox fueron el "teléfono de violencia intrafamiliar" y una limitación en la concesión de ayudas a las asociaciones de memoria histórica [ver aquí y aquí informaciones en detalle sobre cesiones a Vox en Andalucía].

De Valencia a Vigo

Una vez satisfecha la exigencia de Vox y publicadas la bases reguladoras, el Gobierno andaluz ha mantenido un perfil bajo en relación con estas ayudas. Pero la línea de subvenciones siguió su curso, primero con otra orden de convocatoria, luego con una modificación de los plazos y finalmente con la resolución de concesión del dinero, en la que figuran 19 asociaciones en Cataluña, Comunitat Valenciana, Galicia y País Vasco.

Las subvenciones van de los 6.862,37 euros a la Casa de Andalucía de Tarragona a los 380 a la Casa de Andalucía en Gandía (Valencia). Son también beneficiarias de ayudas otras Casas de Andalucía, como las de Barcelona, València, Alicante y Vigo. A estas asociaciones se suman entidades andaluzas en Santa Perpetua de la Mogoda (Barcelona), Cunit (Tarragona) o Quart de Poblet (Valencia), entre otras. Es también beneficiario de una ayuda, concretamente 3.825 euros, el Centro de Estudios Rocieros y Cultura Andaluza en Catalunya. En total, son casi 80.000 euros en subvenciones, 20.000 menos que los previstos.

La Consejería de Presidencia, a preguntas de infoLibre, señala que ahora mismo está "analizando la documentación" de las ayudas concedidas para su "justificación". El departamento de Bendodo hace un escueto balance "positivo" de la línea de ayudas, basado en que los proyectos "responden al objetivo" de las subvenciones. ¿Entiende la consejería que hay "inmersión lingüística" en Galicia?, preguntó este periódico. Allí gobierna, igual que en Andalucía, el PP. No hubo respuesta concreta a esta pregunta por parte de Presidencia, que señala que las ayudas se pueden solicitar "prácticamente desde cualquier lugar del mundo", ya que están dirigidas a "demarcaciones de territorios con lengua oficial distinta al castellano o con otra cooficial con el castellano".

El Gobierno andaluz persevera en este empeño político. Las subvenciones contra la inmersión lingüística ya van por su segunda convocatoria, que fue publicada en una orden 4 junio 2021. Otra vez se le dedican 100.000 euros. 

"Demagogia reaccionaria con el sello de Vox", tuiteó tras la publicación de esta información Toni Valero, coordinador andaluz de Izquierda Unida y referente de Unidas Podemos en la comunidad. 

"Demagogia", "barbaridad", "españolismo rancio": críticas al Gobierno andaluz por sus subvenciones contra la "inmersión"

"Demagogia", "barbaridad", "españolismo rancio": críticas al Gobierno andaluz por sus subvenciones contra la "inmersión"

Más sobre este tema
stats