Operación Kitchen

La 'Kitchen' también espió a Bárcenas en Soto del Real para seguir la pista del audio que comprometía a Rajoy en la caja b

El extesorero del PP, Luis Bárcenas, en una imagen de archivo.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

El sumario secreto de la pieza 7 del caso Villarejo, la que investiga la operación Kitchen de espionaje ilegal a Luis Bárcenas, revela que el operativo parapolicial llegó hasta la cárcel de Soto del Real en la primera etapa en la que el extesorero del PP pasó entre rejas tras la apertura de la causa de la contabilidad irregular del partido en 2013. La finalidad era seguir la pista de una grabación que tendría Bárcenas escondida y en la que se escucharía al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy y al ex secretario general Javier Arenas hablando de esa caja b, para lo cual los mandos policiales implicados habrían seguido el rastro de presos con los que habría contactado el extesorero en la prisión. A uno de ellos le encargó incluso que destruyera esos audios.

La relación entre la operación Kitchen y los reclusos con los que contactó Bárcenas se pone de manifiesto en un informe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional incorporado al sumario, sobre el que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón acaba de levantar el secreto. El documento, al que ha tenido acceso infoLibre, hace la conexión entre la declaración judicial del extesorero sobre unos sucesos ocurridos a principios de 2014 y las anotaciones del comisario jubilado José Manuel Villarejo en los cuadernos en los que iba apuntando conversaciones, encuentros e informaciones que consideraba relevantes.

Bárcenas declaró en la Audiencia Nacional que justo después de su entrada en prisión provisional en el verano de 2013 empezaron los contactos de una persona muy cercana a él con "personas vinculadas al PP" con el objetivo de empezar una "aproximación" para un pacto de no agresión de cara a las causas judiciales que empezaban a acumulársele al partido. Aparte de la recientemente abierta sobre la caja b a raíz de la publicación de los papeles de Bárcenas en el diario El País, en el caso Gürtel ya se habían abierto un buen número de piezas. Según el extesorero, lo que transmitieron a su amigo desde la formación es que "estaban dispuestos" a darle "500.000 euros de forma extraoficial a cambio de mejorar" sus condiciones en la cárcel, donde, afirma, recibía un "tratamiento denigrante".

"No debe quedar nada. Es mi compromiso"

En este contexto, Bárcenas explicó al juez que en esos meses contactó con un preso, Isidro Sánchez Suárez, con quien, según el informe de Asuntos Internos, tuvo "frecuentes contactos en el departamento de comunicaciones internas". En un posterior cacheo a este recluso se le incautó una nota manuscrita supuestamente por el extesorero del PP en la que se lee la siguiente anotación: "Alex hay que destruir todos los audios de M.R. cuando yo te de la orden. No debe quedar nada. Es mi compromiso. Haz el favor de ir recuperándolos. Abrazo”. Su "compromiso" era con el partido, un "gesto de buena voluntad", tal y como explicó Bárcenas en la Audiencia Nacional, según el audio de la declaración al que ha tenido acceso este periódico.

Nota intervenida al preso con el que contactó Luis Bárcenas para que destruyera la supuesta grabación que comprometía a Rajoy. Sumario 'Operación Kitchen'

"Como gesto de buena voluntad, le doy esta nota al interno, le digo dónde lo tengo en la nube (el audio) y ahí pasa una cosa rocambolesca: este señor sale de permiso, pero lo detienen y tiene que volver al centro penitenciario. No recuerdo su nombre, pero por las fechas el centro puede saber su nombre", explicó el extesorero. Los agentes de Asuntos Internos se pusieron manos a la obra y, efectivamente, la dirección de Soto del Real les envía información sobre el recluso, documentos que obran en el sumario. Bárcenas, según contó él mismo, consiguió a cambio "una ventaja penitenciaria: dos vis a vis más" de los que disfrutó unos "dos meses", tras lo cual, "en un momento determinado", el amigo que hacía de enlace con el PP le comunica que "no se puede seguir con lo de los vis a vis extraordinarios" y que "las personas que en el PP estaban gestionando esto se desmarcan del acuerdo de no vamos a hacernos daño".

Lo que dice Bárcenas que desconoce es si el preso en cuestión destruyó la supuesta grabación de Rajoy y Arenas. Lo que sí hizo el reo fue cobrar lo que, según el extesorero, le dio él mismo a través del que entonces era su chófer, Sergio Ríos, imputado en esta causa por ser el confidente del operativo Kitchen. "Esa persona cobró 2.500 euros y cuando volvió al centro ya no lo volví a ver en absoluto. Me enteré de que lo habían detenido en el permiso. Cuando yo salí (de la cárcel) en febrero de 2015, en la nube no había nada absolutamente", explicó al juez García Castellón.

La conexión con las agendas: conversaciones con Enrique García Castaño y Francisco Martínez

Después de transcribir esta parte de la declaración de Bárcenas y adjuntar los documentos de la cárcel de Soto del Real, los investigadores de Asuntos Internos reflejan en su informe unos apuntes extraídos de los cuadernos de Villarejo, incautados en otoño de 2020 en su domicilio, en los que se hace mención a la detención del preso. Las anotaciones están fechadas en marzo de 2014, lo que coincide con el momento señalado por el extesorero. El 10 de marzo, un apunte: "BIG. Avisó de salida del objetivo amigo de LB". "BIG" es el comisario jubilado Enrique García Castaño, uno de los mandos policiales imputados en Kitchen, como Villarejo, y uno de los tres comisarios que captaron al chófer de Bárcenas como confidente.

Otro apunte del 11 de marzo: "BIG. Al final al amigo de LB lo detuvieron en la comisaría de Chamberí". Esta anotación coincide con el oficio del centro penitenciario incluido en el sumario que informa de la detención del preso un día después de salir de permiso. Según esta comunicación, el preso durmió en un hotel de la calle Gaztambide de Madrid y a la mañana siguiente fue detenido, ya que constaba una orden de detención de un juzgado por otros delitos pendientes. El mismo día 11 consta otro apunte de Villarejo: "CHISCO. Localizado Alex y aviso de su detención. En líneas generales muy contento". "CHISCO" es el ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, también imputado por la operación Kitchen.

Pero es que previamente a la detención del recluso, Villarejo también reflejó las maniobras que los mandos implicados en el operativo estaban realizando para tenerle fichado. Según lo que apuntó el comisario en enero de 2014, "CHISCO" estaba "muy interesado en los movimientos de LB". A principios de marzo, anotó tras hablar con "BIG" que iban a "organizar control del amigo de LB".

Dinero público para robar pruebas y enriquecer a mandos policiales: el descontrol de los fondos reservados que revela la 'Kitchen'

Dinero público para robar pruebas y enriquecer a mandos policiales: el descontrol de los fondos reservados que revela la 'Kitchen'

Más sobre este tema
stats