21D | Elecciones en Cataluña

Así se libró la batalla por el último escaño en las elecciones catalanas de 2012 y 2015

Imagen de archivo del Parlament de Cataluña.

En plena campaña electoral y con las elecciones catalanas a la vuelta de la esquina, los partidos hacen balance de sus posibilidades para ganarse al electorado de las cuatro provincias de la comunidad. Los sondeos prevén resultados ajustados y disputas prácticamente aseguradas por la mayoría parlamentaria. Es aquí donde entra en juego el último escaño en cada circunscripción, que puede presentarse como elemento decisivo para el peso que alcancen las candidaturas. 

Se trata del reparto de los denominados restos de la Ley D'Hondt, el sistema de cálculo proporcional que divide el número de votos de cada partido entre el número de cargos electos con los que cuenta cada circunscripción. La fórmula, además, establece que en una circunscripción se excluye primero a las candidaturas que no hayan obtenido al menos el 3% de los votos válidos emitidos.

El Partido Popular  ya subrayó este miércoles la importancia de las provincias donde el último escaño se debate entre los conservadores y la CUP, por lo que votar a Ciudadanos, consideran, podría suponer dar un apoyo a los independentistas. Creen que esto podría ocurrir en Lleida, Girona o incluso en Tarragona.

Las elecciones celebradas en el año 2012 en suelo catalán muestran que CiU logró el último escaño en las provincias de Lleida y Girona, mientras que el PSC lo consiguió en Tarragona y Ciudadanos lo obtuvo en Barcelona. Por otra parte, los nacionalistas de CiU se quedaron a las puertas de obtener un diputado más en Barcelona y Tarragona. El PSC en Lleida y ERC en Girona fueron las formaciones que más se aproximaron al último diputado en el reparto, sin conseguirlo.

En cuanto a los comicios de 2015, Junts pel Sí se hizo con el último asiento en dos provincias –Tarragona y Lleida–, mientras que el PP lo obtuvo en Barcelona y Catalunya Si que es Pot en Girona. En estas dos últimas provincias fue Junts pel Sí la candidatura que se quedó a las puertas, mientras que en Tarragona fue el PP y en Lleida el PSC.

  Barcelona

Barcelona se presenta como la circunscripción con mayor presencia en el Parlament. La provincia cuenta con un total de 85 diputados elegibles, que en el año 2012 quedaron en manos de los 2.748.482 votantes que participaron en los comicios en dicha circunscripción.

Tras el proceso electoral celebrado en el mes de noviembre, Ciudadanos fue el partido que se hizo con el último escaño de la provincia, obteniendo un total de ocho. A las puertas se quedó CiU, que consiguió posicionarse como el partido más votado con 26 actas, pero que no alcanzó la número 27. Se quedó a las puertas por una distancia de 10.089 votos, es decir, el 0,37% de los votantes.

En el año 2015 fue el PP quien, también con ocho asientos, se hizo con el último escaño de Barcelona. Junts pel Sí, la coalición encabezada por Carles Puigdemont que logró 32 diputados en la provincia, se quedó a las puertas. Fueron 12.427 votos, el 0,4% de los 3.094.362 barceloneses que acudieron a las urnas entonces, los que separaron a la coalición independentista de conseguir un escaño más.

  Girona

La provincia de Girona, por su parte, cuenta con 17 diputados a escoger. En el 2012, año en que 347.893 votantes acudieron a ejercer su derecho a sufragio, fue CiU quien se hizo con el último escaño, quedándose con un total de nueve. Este último asiento en juego se lo arrebató CiU a la candidatura de ERC, que por una diferencia de 4.528 votos –el 1,3%– se quedó en tres escaños en lugar de los cuatro que hubiera podido obtener.

Ya en el año 2015, el último asiento fue a parar a manos de Catalunya Sí que es Pot. Fue gracias a este escaño que la formación logró obtener representación en la provincia. Junts pel Sí, en cambio, se quedó a las puertas del último asiento, debido a una distancia de 4.467 votos, el 1,15% de los 387.913 votantes que depositaron su papeleta en las urnas. Los independentistas lideraron entonces los resultados en la circunscripción con un total de once escaños.

  Lleida

La provincia de Lleida cuenta con menor representación parlamentaria, con un total de 15 diputados de los 135 que componen la Cámara autonómica. En las elecciones que celebró la comunidad en 2012, participaron un total de 209.143 electores en la provincia. CiU se hizo entonces con el último escaño, logrando encabezar los resultados con un total de ocho. Los nacionalistas arañaron por 662 sufragios –el 0,32%– este último escaño al PSC, que se quedó con un único parlamentario en la circunscripción.

Los socialistas volvieron a quedarse a las puertas también en el año 2015. Tras las últimas elecciones, Junts pel Sí se hizo con el último escaño, posicionándose con un total de diez, y de nuevo el PSC se quedó con uno. En la provincia el último parlamentario se jugó por 6.022 papeletas –el 2,61% de los 231.004 votantes– , que impidieron al PSC ocupar un segundo escaño por Lleida.

  Tarragona

Los diputados escogidos por los votantes en la provincia de Tarragona ascienden a un total de 18. En los comicios de 2012, en los que participaron un total de 362.792 votantes en la provincia, fue el PSC el partido que conquistó el último escaño en detrimento de CiU, que esta vez se quedó a las puertas. De esta manera, los socialistas catalanes lograron un total de tres, mientras que los nacionalistas se quedaron a una distancia de 16.063 votos –el 4,43% del total– de hacerse con un octavo asiento en la circunscripción.

Respecto a las elecciones celebradas en septiembre de 2015, Junts pel Sí se hizo con el último escaño, logrando un total de nueve en la circunscripción. A las puertas, un PP que podría haber alcanzado su segundo diputado de no ser por la distancia de 1.375 votos –el 0,33% de los 416.917 votos emitidos– que separaron a los conservadores del reñido último escaño. 

ERC y Cs luchan por la victoria en unas encuestas que muestran una Cataluña casi imposible de gobernar

Más sobre este tema
stats