Sanidad pública

Las listas de espera para operarse se disparan desde 2011 en once autonomías

La Marea Blanca recorre Madrid en su vigésimo cuarta edición_10

Se acercan las elecciones autonómicas. Y, con ellas, la hora de presumir de los logros conseguidos durante la legislatura. Sin embargo, hay un ámbito en el que once de las 17 comunidades no podrán sacar pecho. Se trata de las listas de espera para operarse, que sólo se han reducido respecto a 2011 en Extremadura, Baleares, Galicia, Cataluña y Cantabria. La Rioja se escapa del listado porque –a pesar de las crecientes demandas de transparencia– no ofrece números absolutos de pacientes en espera. En el conjunto del país el número de personas pendientes de una intervención quirúrgica aumentó un 18,7% de media, según los datos recabados por infoLibre

Teniendo en cuenta el indicador de pacientes a la espera, la autonomía que sale peor parada es Aragón. En esta comunidad el número de pacientes que esperaban a ser intervenidos pasó de 481 a 3.363 de junio de 2011 a noviembre de 2014, de cuando son los últimos datos publicados. Es decir, aumentó casi un 600%. Sin embargo, el número es sensiblemente menor que el de otras comunidades con población similar porque el Servicio Aragonés de Salud sólo incluye en sus estadísticas a los pacientes que llevan más de seis meses esperando una operación.

Por encima de la media de aumento también están la Comunitat Valenciana, Castilla y León, Madrid, Castilla-La Mancha, Navarra, Canarias y Murcia. En la primera, el número de pacientes en espera se incrementó un 74,1%, de 27.516 a 47.894. El aumento también ha sido muy significativo (56,9%) en Castilla y León, donde pasó de 18.295 a 28.708. En Madrid el número de pacientes que están a la espera de una intervención aumentó un 49,3% entre junio de 2011 y septiembre de 2014 al pasar de 51.603 a 77.069. En Castilla-La Mancha el aumento es del 33,1% al pasar de 26.399 a 35.125 entre mayo de 2011 y diciembre de 2014.

Gran parte de estas autonomías han puesto en marcha durante esta legislatura planes de choque basados en la derivación a clínicas privadas. En la primavera de 2014 la Consejería de Sanidad aragonesa anunció un nuevo plan dotado con 11,7 millones para llevar a cabo 10.560 intervenciones extra hasta final de año o principios de 2015 (9.260 en los hospitales públicos y 1.300 en clínicas concertadas). En septiembre de 2013, la Conselleria de Sanitat valenciana reanudó un plan de choque dotado con nueve millones de euros destinados íntegramente a concertar intervenciones con clínicas privadas “en aquellas patologías con mayor demora".

Algo similar había hecho meses antes, en marzo, Castilla y León, que puso en marcha un plan dotado con 15 millones de euros y que contenía varias iniciativas, entre ellas los conciertos con clínicas privadas y la contratación temporal de 128 profesionales en la sanidad pública. Especialmente mediático fue el caso de Castilla-La Mancha, que en 2013 dedicó 15 millones de euros a un plan que, entre otras medidas, contempla las derivaciones a hospitales privados de otras autonomías. Según datos del Sescam, este plan contribuyó a aligerar la lista de espera quirúrgica, que pasó de 48.475 pacientes en diciembre de 2012 a 42.644 en el mismo mes de 2013. Sin embargo, cuando Cospedal llegó al Gobierno esa cifra se situaba en poco más de 26.000 pacientes.

Siguiendo con las autonomías que están por encima de la media destacan los casos de Navarra, donde el aumento fue del 23,6%; Canarias, con un 20,8% más de pacientes que esperan para ser operados y Murcia, con un aumento similar (+20,5%). Por debajo de la media están Andalucía, donde el número de pacientes en espera aumentó un 16,5%; Asturias, donde creció un 13,6%; y País Vasco, donde se incrementó en un 5,3% entre diciembre de 2012 y junio de 2014. A pesar de ser reclamados por este diario, esta comunidad no facilitó datos de 2011 alegando que entonces había en esa comunidad otro equipo de Gobierno y que no disponen de ellos. 

En el otro extremo, Cantabria (-11,2%) y Cataluña (-8,8%) son las autonomías que lograron reducir en un porcentaje mayor el número de personas que estaban a la espera de una operación entre mayo de 2011 y junio de 2014, de cuando son los últimos datos que ambas han publicado, si bien esta última sólo ofrece cifras de 14 procesos, que son los más comunes y los que tienen tiempos de espera máximos garantizados que no pueden superar los seis meses. Les siguen Galicia (-4,8%), Baleares (-4,8%) y Extremadura (-1,8%).

Tiempos medios de espera

Otro indicador interesante para ver la evolución de la demora quirúrgica es el tiempo medio que pasan los pacientes esperando a ser intervenidos. infoLibre ha recogido los últimos datos de todas las autonomías excepto de Canarias, Castilla-La Mancha y Aragón, que no difunden este tipo de información. Entre las que sí dan este tipo de cifras Cataluña es la que tiene peores indicadores (145 días) si bien hay que recordar que sólo ofrece cifras de los 14 procesos más frecuentes. Con datos de junio de 2014, los últimos que se pueden ver desglosados, necesitar una prótesis de rodilla supone aguardar más de 190 días, un tiempo que supera los 180 de espera máxima que establece la norma autonómica y también la única que existe a nivel estatal sobre las listas de espera. En julio de 2011 el entonces Gobierno socialista aprobó un real decreto que preveía que si se sobrepasa el límite de 180 días para las intervenciones de cataratas, prótesis de cadera y de rodilla, y cirugía cardiaca, el paciente tiene derecho a ser derivado a otro hospital e incluso a que se le pague la intervención en un centro privado. 

Por detrás en la lista aparece Murcia, que tiene unos tiempos medios de espera de 122 días a diciembre de 2014. Le siguen Extremadura, Navarra y Baleares, que tienen esperas medias que superan los cien días: 112, 102 y 100, respectivamente. En Cantabria, por su parte, la demora media era de 86,5 días a junio de 2014, que es cuando se publicaron los últimos datos en esta comunidad. En Asturias, en diciembre del año pasado, la espera media era de 80 días.

En Castilla y León y Galicia, que publicaron la última información sobre listas el pasado diciembre, la espera media es de 79 y 67,1 días, respectivamente. El tiempo que tienen que aguardar los valencianos para operarse es de 64  días a junio de 2014. En junio del año pasado la demora quirúrgica alcanzaba los 57 días en Andalucía. En el País Vasco el tiempo medio de espera es de 50,8 días y en La Rioja, que no ofrece números absolutos de pacientes en espera, la demora media es de 40 días.

El caso de Madrid es particular, pues utiliza un sistema de medición que reduce significativamente la cifra respecto al resto. Según los datos oficiales, tiene el tiempo de espera más bajo de todo el país (10,6 días). Sin embargo, hay que tener en cuenta que el Servicio Madrileño de Salud sólo incluye a los pacientes en la lista "estructural" cuando ya han sido vistos por el anestesista y se les han realizado pruebas preoperatorias, no cuando el facultativo les indica que tienen que ser intervenidos como ocurre en el resto de autonomías. Esta estrategia forma parte de una promesa electoral de la expresidenta Esperanza Aguirre que prometió que todos los madrileños tendrían que esperar menos de 30 días para operarse y que provocó además que el Ministerio de Sanidad expulsara a Madrid del cómputo nacional en 2005.

En términos comparativos, teniendo en cuenta los datos de las once autonomías que los facilitaron o los tienen publicados en sus páginas web, Murcia es la comunidad que más vio incrementar su demora media entre junio de 2011 y diciembre de 2014. Pasó de 63 a 122 días de media. Le sigue Castilla y León, con un aumento del 84,7% al pasar de 42,77 a 79 días. En sintonía con el aumento en la bolsa de pacientes que esperan, en la Comunitat Valenciana el tiempo medio se ha duplicado. Pasó de 42 a 64 de junio de 2011 al mismo mes de 2014. No obstante, en esta autonomía se mantiene una tendencia a la baja tras alcanzar un máximo de 85 días en junio de 2013. También en Baleares o Asturias ha habido incrementos significativos entre las dos fechas analizadas. En la primera pasó de 69,5 a 100,2 (+44,1%) y en la segunda, de 63 a 80 (+27%).

Extremadura, Navarra, Madrid, Aragón, Castilla-La Mancha y Canarias no facilitaron ni tienen accesibles de forma pública los datos necesarios para hacer esa comparación. Por debajo de la media de incremento se sitúan Andalucía (+9,6%) y Cataluña (+8%). En el otro lado, entre las autonomías que más lograron reducir el tiempo medio de espera están País Vasco (-2,6%) y Galicia (-8,5&), pero destacan especialmente los casos de La Rioja (-31%) y Cantabria (-40,2%).

Decretos de garantías

Las "leyes de garantía", que forman parte de los planes de actuación sobre listas de espera realizados por diferentes autonomías, proporcionan a los pacientes el derecho a hacer uso de medios ajenos al sistema en el caso de que la espera marque unos tiempos máximos definidos en la norma en cuestión. No son pocas las autonomías que establecieron leyes previas a la regulación realizada por el Ministerio de Sanidad, que data de 2011.

En la actualidad, Castilla-La Mancha, Cantabria y Galicia son las únicas autonomías que disponen de una normativa que regula los tiempos de espera en atención especializada con rango de ley. En el resto esta normativa tiene rango de decreto, orden o bien no existe normativa alguna. En algunos casos, aunque tienen legislación propia, esta no especifica tiempos de demora. Galicia ha sido, de hecho, la última en aprobarla, en diciembre de 2013. Su norma establece que los pacientes gallegos esperarán como máximo 45 días por una consulta y 64 para una operación. A partir de esos plazos serán derivados a hospitales privados o concertados con el Servizo Galego de Saúde (Sergas).

Según recoge el informe Gestión de listas de espera en el Sistema Nacional de Salud, elaborado por la Fundación Alternativas, Andalucía, Aragón, Cantabria, Cataluña, Extremadura, Baleares, Navarra y País Vasco garantizan tiempos de demora máximos de 180 días para intervenciones quirúrgicas. 150 garantiza Canarias para algunos procedimientos, al igual que Murcia. Castilla-La Mancha garantiza 90 y Madrid, 30, aunque utiliza una triquiñuela que le permite ganar 30 días de media incluyendo en la lista a los pacientes que están a la espera tras pasar por el anestesista. Valencia adoptó mediante un decreto medidas excepcionales para eliminar la lista de espera quirúrgica, estableciendo tiempos máximos de 90 días. Sin embargo en la actualidad ese decreto no es operativo. El resto no especifican tiempos de demora máxima.

Cataluña, por su parte, tiene un sistema particular. Introdujo de forma progresiva desde el año 2000 un tiempo de garantía de asistencia para algunas intervenciones quirúrgicas cuyo tiempo máximo de espera es de seis meses. Así, en el año 2000 se incluyeron procedimientos quirúrgicos como colecistectomía, prostatectomía, liberación del canal del carpo e histerectomía. En 2001 se añadieron cataratas, herniorrafia femoral, artroscopia y circuncisión. En 2002 varices, vasectomía y prótesis de cadera. Y finalmente en 2003, septoplastia, amigdalectomía y prótesis de rodilla.

Castilla-La Mancha contrata 1.500 resonancias para una lista de espera de 2 pacientes

Castilla-La Mancha contrata 1.500 resonancias para una lista de espera de 2 pacientes

Más sobre este tema
stats