yihadismo

La madre de los gemelos yihadistas queda en libertad después de que la investigación haya estado meses paralizada

Sede de la Audiencia Nacional.

Braulio García Jaén

El sumario contra la madre de los gemelos de Badalona a los que un captador yihadista trató de enviar a Siria el año pasado ha estado meses descuidado en una cajonera del juzgado de instrucción. Además, el juez instructor reconoce que el proceso siguió indebidamente bajo secreto desde hace más de un año, según un auto al que ha tenido acceso infoLibre. La mujer, que estuvo veinte meses en prisión preventiva, salió en libertad hace diez días, a tiempo para reencontrarse con sus dos hijos antes del juicio que estos afrontan este lunes.

Rhimou Ben Youssef, de 53 años y nacionalidad marroquí, salió en libertad el pasado viernes 2 de diciembre por la noche y viajó en autobús desde Salamanca hasta su casa en Cataluña, donde vive desde hace diez años. Ella, sus dos hijos gemelos, que tenían entonces 16 años, y su marido, fueron detenidos en Badalona el 31 de marzo de 2015. La Guardia Civil irrumpió de madrugada en el piso familiar, según el comunicado oficial, porque “estaban preparando su partida inminente hacia Siria”. Al día siguiente, el juez de guardia, Pablo Ruz, decretó el secreto de sumario y ordenó el ingreso de los dos hijos en un centro de menores y de la madre en la cárcel. El padre quedó en libertad con cargos.

Veinte meses después, la defensa seguía sin conocer el detalle de los elementos de prueba reunidos por los investigadores contra los padres. “El proceso ha estado paralizado durante más de un año”, denunció el abogado en un escrito del 30 de noviembre pasado. En octubre de 2015, se denegaron “las prórrogas de las intervenciones telefónicas” que justificaban el secreto, por lo que, “desde ese momento”, “debió alzarse el secreto sumarial”, según el auto que el mismo día 30 dictó el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, Santiago Pedraz. Durante el último año, por tanto, la causa estuvo durmiendo en un cajón y Ben Youssef, en la cárcel de Topas, en Salamanca.

Los dos gemelos, en libertad vigilada desde hace meses, declararán este lunes por videoconferencia desde Barcelona en el juicio oral a celebrar en el Juzgado de Menores de la Audiencia Nacional. Las partes pactaron una condena de “dos años de libertad vigilada” para ellos, según su defensa. “Mis hermanos han vuelto a la normalidad. Están estudiando un curso de electricidad”, según Raouia. Los padres esperan la fecha de su propio juicio oral.

“Absoluto abandono”

Desde julio pasado, la funcionaria encargada de la tramitación del expediente contra los padres señaló en los registros de control interno, en al menos dos ocasiones, que la causa la había subido a Fiscalía. “La funcionaria se fue del juzgado en noviembre y cuando llegó la persona sustituta se encontró con que el sumario estaba en una cajonera”, explicó el juez Pedraz a infoLibre.

El personal que tramita y gestiona los expedientes depende jerárquicamente del letrado de la Administración de Justicia (el antiguo secretario judicial) destinado en cada juzgado. Según fuentes solventes del juzgado, a la funcionaria “se le va a abrir un expediente”, aunque la Secretaria del Juzgado Central de Instrucción número 1, Silvia Martínez, no quiso confirmarlo ni desmentirlo: “Eso es competencia del Ministerio de Justicia”, dijo. “La causa ha estado parada más de un año”, según Pedraz: “Es una cosa grave porque la mujer [Rhimou Ben Youssef] estaba presa”.

El abogado de Ben Youssef, Jacobo Teijelo, que defiende también a los dos menores, había denunciado el “absoluto abandono del mínimo cuidado debido” y solicitado la “inmediata puesta en libertad” de su defendida, según su escrito. La fiscal, Dolores Delgado, se opuso a la puesta en libertad de Ben Youssef. Sin embargo, el juez Pedraz dictó libertad provisional “dado que prácticamente ha concluido la instrucción” y no aprecia riesgo de fuga, según un auto del 2 de diciembre pasado.

Desde un principio, la familia “ha reconocido los hechos” y “ha aportado cuantos datos conocía en relación con el verdadero autor de los mismos”, alega la defensa en el escrito presentado. “Cuando pasó todo esto, mis hermanos estaban en Marruecos, nosotros no podíamos notar el cambio”, dice Raouia, de 20 años, la única chica de los cuatro hijos del matrimonio. Un vecino de Tetuán llamó al padre para alertarle de que los dos menores “andaban con un tipo que envía gente a la guerra”, según cuenta Raouia por teléfono. “Mi madre se los trajo al día siguiente y les quitó el pasaporte para que no pudieran viajar”, añade.

Rhimou Ben Youssef sabía de lo que hablaba su vecino. Su hijo mayor, nacido de un matrimonio anterior, había muerto un año antes en Siria, donde se había enrolado en uno de los grupos yihadistas. “El vecino llamó por la mañana y mi madre viajó por la tarde para traérselos”, según Raouia. De las conversaciones intervenidas por la Guardia Civil, sin embargo, se aprecia también cómo la madre acabó postrándose ante la insistencia del captador y sugiriéndole que les hiciera llegar el dinero del viaje a través de Western Union. La fiscal encargada de la causa de los padres, Dolores Delgado, ultima ahora el escrito de acusación que deberá elevarse a la Sala de lo Penal, encargada de juzgar a los progenitores.

La Audiencia Nacional absuelve a una presunta célula yihadista por falta de pruebas

La Audiencia Nacional absuelve a una presunta célula yihadista por falta de pruebas

Más sobre este tema
stats