Manos Limpias reaparece en los 'papeles de Bárcenas' con una alabanza a los jueces apartados por su cercanía al PP

Miguel Bernad acude a firmar a la Audiencia Nacional tras salir de la cárcel.

El autodenominado sindicato Manos Limpias, cuyo líder se encuentra a un paso del banquillo por presunta extorsión a Cristina de Borbón y distintas entidades financieras, acaba de reaparecer de manera inesperada en el caso de los papeles de Bárcenas. Y lo ha hecho enviando a la Audiencia Nacional un escrito donde alaba a dos de los tres jueces que, por su cercanía al PP, ya han sido apartados de esa causa: Concepción Espejel, presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia, y Juan Pablo González. El texto combina la defensa de los dos magistrados con el ataque a las acusaciones populares que recusaron a esos dos magistrados. Es decir, todas menos la que formalmente ejerce Manos Limpias: Adade, IU, el PSOE y Observatori Desc.

En esta pieza de Gürtel, la más política de todas por cuanto afecta a la caja B del PP, Manos Limpias luce el marchamo de acusación popular. Pero su actividad ha sido prácticamente nula desde la operación policial que en abril de 2016 condujo a prisión a su jefe de filas, Miguel Bernad, y al máximo responsable de Ausbanc, Luis Pineda. Hoy, el proceso contra Bernad, Pineda y otros 12 inculpados a los que el juez Santiago Pedraz acusa de extorsionar a personas y entidades financieras se encuentra en espera de que la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia resuelva el recurso de sus defensas, según informaron fuentes jurídicas a infoLibre.

En ese contexto, Manos Limpias ha optado por emerger con un escrito que dedica duros reproches a las otras acusaciones populares por impugnar la decisión de la presidenta de la Sala de lo Penal de cambiar con efecto retroactivo el tribunal que debe dirigir el juicio sobre la caja B del PP. Son las mismas acusaciones que luego recusaron a González. Todos ellos –escribe el abogado del "sindicato de funcionarios"– fueron "temerarios" y actuaron "con fines espurios". ¿Cuáles? "Alargar innecesariamente el proceso" y, así, "alargar la pena de telediario".  En cambio –sostiene el escrito–, "Manos Limpias interpone querellas y ejerce la acusación popular para que se imparta justicia y no para que los procedimientos se alarguen de forma malintencionada".

"Reputados magistrados"

Sin citar de forma expresa a González, el escrito traza una encendida aunque implícita loa del juez, que desembarcó en el tribunal del caso después de que, bajo el impulso de Espejel, la Sala de Gobierno de la Audiencia cambiase de forma retroactiva su composición. "Manos Limpias –dice el texto– confía en la independencia e idoneidad de los magistrados que componen la Sala y entiende que no se puede sembrar duda respecto a los mismos ya que se trata de reputados magistrados".

Finalmente, González no estará en ese segundo tribunal: el pasado 27 de abril, a solicitud de las otras acusaciones populares y con la adhesión expresa de la Fiscalía Anticorrupción, el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia acordó excluir al magistrado de cualquiera de las ternas que dirigirán vistas derivadas del tronco común de Gürtel. Espejel no participó en esa sesión precisamente porque ya en 2015 ella misma fue apartada del caso. El escrito de Manos Limpias lleva fecha de 4 de mayo, una semana después de que González fuese relevado de todos los tribunales de Gürtel.

Según Manos Limpias, ninguna razón impedía a Espejel participar en la votación interna que en noviembre acabó con el sorpresivo cambio en la composición de tribunal de los papeles. Y esa es la votación recurrida por las otras acusaciones populares no solo por su carácter retroactivo sino justamente también porque en ella participó Espejel.

La organización olvida incluso que Espejel también fue apartada por la Audiencia –en enero de 2016– de la pieza de los papeles. De ese olvido queda constancia en el siguiente párrafo: "Es constante el argumento de que la magistrada fue recusada en el conocido como caso Gürtel y que por tanto no debe participar siquiera en la votación y composición de la Sala en el presente caso pero debemos señalar que no es causa de recusación o abstención el haber sido recusada en otro procedimiento distinto del presente. No existe una recusación permanente para todo proceso".

El escrito tiene por objeto oponerse a los recursos de súplica de las otras acusaciones populares contra el cambio de tribunal decidido en noviembre por la sala de gobierno. Pese a que González ya no formará parte de ese tribunal –será necesario ahora configurar nada menos que una tercera sala–, las acusaciones han mantenido vivos sus recursos para que la Audiencia tenga que pronunciarse sobre la cuestión básica: el cambio de sus integrantes iniciales y su sustitución por otros con carácter retroactivo.

El tribunal rechaza que testifiquen Botín, Fainé, Villarejo e Iglesias en el juicio de Ausbanc y Manos Limpias

El tribunal rechaza que testifiquen Botín, Fainé, Villarejo e Iglesias en el juicio de Ausbanc y Manos Limpias

Más sobre este tema
stats