La nueva legislatura

La negativa a los cuatro grupos de Podemos: ¿Prohibición reglamentaria o decisión política?

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, acompañado de los representantes de En Marea, En Comú Podem y Compromís Podemos, Alexandra Fernández, Xavier Domènech y Joan Baldoví.

¿Discriminación a la hora de interpretar el reglamento o únicamente flexibilidad en un caso concreto? La polémica por la probable negativa de la Mesa del Congreso a que las coaliciones territoriales en las que participa Podemos se constituyan como grupos separados sumaron un nuevo capítulo este jueves, cuando se conoció que el PSOE prestará senadores a ERC y CDC para que formen grupos propios en el Senado. Los dirigentes de la formación morada denunciaron que la única diferencia entre ambos casos era la "voluntad política" de los socialistas, y los expertos consultados explican que es cierto que la práctica de prestarse parlamentarios es habitual, pero también que la interpretación del reglamento que se ha seguido con Podemos es estricta.

"El Reglamento no es contrario a la formación de los cuatro grupos", pero el problema es que "falta voluntad política para hacerlo". Ese es el argumento que enarbolan los dirigentes de Podemos desde que se hizo público el apoyo del PSOE a los dos partidos nacionalistas catalanes, y así se expresó este mismo viernes Gloria Elizo, recién elegida vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados. "Decepcionada" y "atónita" aseguró sentirse, por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, una de las grandes promotoras de la candidatura En Comú Podem.

Ante estas reacciones, los socialistas se han defendido afirmando que es práctica habitual que unas formaciones presten diputados a otras por cortesía parlamentaria, si bien barones como el extremeño Guillermo Fernández Vara o el aragonés Javier Lambán se han mostrado disgustados por el acuerdo con ERC y CDC. Los expertos, en este sentido, coinciden en que hay una "gran tradición" de intercambiar parlamentarios, pero algunos de ellos hacen hincapié en que se ha sido mucho más estricto en el caso las confluencias en las que participa Podemos y su intención de crear grupos parlamentarios propios.

"Es innegable que la flexibilidad de la Mesa para permitir los préstamos de escaños tiene mucha más tradición y, además, está avalada por el Tribunal Constitucional", explica a este respecto José Fernández-Albertos, politólogo del Instituto de Políticas y Bienes Públicos del CSIC, que no obstante defiende que, a su juicio, "en abstracto parece una violación más flagrante del espíritu de la norma el préstamo interpartidista que la interpretación de que Podemos y las confluencias son en realidad el mismo partido".

PSOE y PSC han estado separados en el Senado

Lo que argumentan En Comú Podem, En Marea y Compromís-Podemos-És el moment es precisamente que son formaciones políticas "diferenciadas con respecto a otros partidos", según un informe realizado por el exdiputado del BNG Carlos Aymerich, profesor de Derecho en la Universidade da Coruña (UDC), uno de los escritos en los que las candidaturas están basando su argumentación. "Aunque en la coalición en que cristalice la candidatura gallega se integren diputados pertenecientes a partidos que concurren por separado en otras circunscripciones, este hecho no impediría la formación de un grupo parlamentario gallego al ser esta coalición una 'formación política' diferenciada", sostiene el informe, fechado en octubre.

"En sentido estricto, se puede entender que hay miembros de Podemos en estas confluencias y el reglamento impide que los miembros de un mismo partido se dividan en dos grupos", explica Fernández-Albertos. Sin embargo, el politólogo sostiene que, por ejemplo, si se aplica esa interpretación "cuesta mucho entender que en el Senado, cuyo reglamento impide que miembros de la misma agrupación, federación, coalición o partido formen grupos separados, gente del PSOE y el PSC hayan estado separados en legislaturas anteriores".

"El PSC está constituido jurídicamente como un partido independiente", explica a este respecto Eduardo Vírgala, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco (UPV), que señala que "políticamente puede parecer complicado decir que el PSOE y el PSC son formaciones diferentes, pero jurídicamente están inscritos por separado" ante el Ministerio del Interior.

El rey se reúne siempre con todos

En cualquier caso, con la vista puesta en la actual configuración del Congreso, la conclusión de ambos expertos es la misma: la decisión depende en gran medida de la interpretación que haga la Mesa, porque "la flexibilidad es enorme", en palabras de Fernández-Albertos. Por ello, Vírgala explica que Podemos y sus coaliciones territoriales están en su perfecto derecho de recurrir al Tribunal Constitucional si entienden que han sufrido un trato discriminatorio con respecto a ERC y CDC a la hora de interpretar ampliamente el reglamento, pero advierte de que "la jurisprudencia ha sido siempre muy benévola con esos traspasos" de diputados.

Lo que no tendrá ninguna repercusión sobre la posibilidad de formar grupos separados, coinciden los expertos, es el hecho de que el rey vaya a recibir a los líderes de Podemos, En Comú Podem, Compromís-Podemos-És el Moment y En Marea individualmente, tal y como anunció este viernes la Casa del Rey. "La Constitución, al referirse a estos contactos previos a la propuesta de un candidato a la Presidencia del Gobierno, no utiliza la expresión 'grupo parlamentario' sino 'grupo con representación parlamentaria'", explica Vírgala.

"La interpretación que se entiende que es costrumbre constitucional es que el rey llame a todos los partidos que tengan al menos un diputado en el Congreso", abunda el catedrático de la UPV. Y, en este sentido, el monarca también ha convocado por separado a partidos como Nueva Canarias –que se presentó en coalición con el PSOE–, Foro Asturias o UPN –ambos coaligados con el PP–.

Las coaliciones estudian sus próximos pasos

El plazo para presentar la petición a la Mesa para constituirse como grupo finaliza el martes, y el miércoles el órgano se reunirá para tomar una decisión. PP, PSOE y Ciudadanos –que tienen siete representantes de los nueve de la Mesa– se niegan a facilitar la pretensión de Podemos y las confluencias, por lo que las candidaturas catalana, valenciana y gallega mantienen reuniones durante estos días para concretar sus próximos pasos. En Comú Podem y En Marea tienen claro que no se separarán y basculan entre dos opciones: integrarse en el grupo mixto o sumarse al de Podemos manteniendo su autonomía de voto y con portavoces propios.

Compromís-Podemos-És el moment, por su parte, sí que baraja la opción de separarse: en ese caso, los cinco parlamentarios del partido de Pablo Iglesias se unirían a su grupo, mientras los cuatro de la formación valenciana podrían conformar un grupo propio uniéndose a los dos de IU, que contempla los acontecimientos a la espera de la que puede ser su última opción para no quedar relegada al grupo mixto.

Podemos denuncia que el PSOE tiene “voluntad política” para dar grupo a ERC y CDC

Podemos denuncia que el PSOE tiene "voluntad política" para dar grupo a ERC y CDC pero no a las confluencias

Más sobre este tema
stats