Iglesia y Educación

Los obispos acuden a los tribunales para blindar la asignatura de religión en los institutos

El presidente de la Conferencia Espiscopal Española (CEE), Ricardo Blázquez.

Ni los obispos ni los profesores de religión católica parecen estar dispuestos a admitir la situación en que queda la materia confesional en los desarrollos curriculares que han hecho las diferentes autonomías para ESO y Bachillerato –etapas en las que la ley comenzará a entrar en vigor este próximo curso– y que, aunque con diferentes matices, establecen la posibilidad de limitar las sesiones de esta clase en los institutos. 

Por el momento, las provincias eclesiásticas de Sevilla y Granada, así como los obispados de Oviedo y Mallorca, han presentado sendos recursos ante los tribunales superiores de sus comunidades. Los docentes, por su parte, también estudian la posibilidad de presentar una demanda, según confirman a infoLibre desde el sindicato de profesores de religión Apprece. "Estamos a la espera de que el Ministerio de Educación rectifique. Si no lo hacen, no nos quedará otro remedio", aseguran. 

Tanto la Iglesia como los profesores de religión aluden a los Acuerdos de 1979 entre España y el Vaticano en los que se establece que hasta BUP –actuales 3º y 4º de ESO y primero de Bachillerato– se "incluirá la enseñanza de religión católica en todos los centros", aunque nunca como obligatoria, como argumento para justificar que la oferta debe ser obligatoria. "Es el ministerio el que tiene que darnos una respuesta a los distintos conflictos que hay de horarios porque este acuerdo es de competencia del Gobierno de España, no de los ejecutivos autonómicos", señala Rafael Marín, presidente de Apprece.

Con la reforma educativa aprobada por el exministro José Ignacio Wert la materia de religión ha pasado a estar en el bloque de las llamadas asignaturas específicas, cuyos horarios son fijados por las comunidades autónomas y no por el Ministerio de Educación, como sí se hace con las troncales. Eso ha provocado que algunas autonomías hayan llevado al mínimo sus horas en las diferentes etapas. De hecho, hay casos en los que se han llegado a reducir a la mitad, aseguran los obispos. 

Además, en el caso del bachillerato la materia de religión se incluye en un grupo de 12 del que los alumnos tienen que elegir tres y su oferta se establece "en función de la regulación y de la programación que establezca cada Administración educativa y, en su caso, de la oferta de los centros docentes". Aparándose en lo que dice la ley hay comunidades, como Baleares, que han dado vía libre a los centros para que decidan si la ofrecen o no en esta etapa.

La realidad es que la primera institución en recortar el horario de la materia de religión fue el propio Ministerio en Ceuta y Melilla, los únicos territorios que son de su competencia. En ambas ciudades se estableció un mínimo obligatorio de 45 minutos en Primaria. Y después le han seguido otras. En Aragón, por ejemplo, el nuevo Ejecutivo (PSOE) ha cambiado una hora de religión por una de inglés en 1º de la ESO de cara al curso 2015-2016, donde sólo se impartirá una hora de la materia confesional en este nivel. 

Relativo éxito 

En cualquier caso, hasta la fecha, el único recurso que ha prosperado ha sido el de Baleares, donde el Tribunal Superior de Justicia de esa comunidad suspendió de forma cautelar el currículo aprobado por el anterior Ejecutivo regional del PP y que no establecía la oferta obligatoria de la religión, lo que provocó que los claustros de muchos centros públicos decidieran no ofrecerla. Tras esta suspensión –y hasta que el tribunal analice a fondo el asunto– la materia confesional se considera una asignatura específica optativa y puntúa. Y los alumnos que no la cursen harán materias como Segunda Lengua Extranjera, Tecnología Industrial, Historia de la Filosofía o Tecnología de la Información.

Sin embargo, el recurso presentado por el Arzobispado de Oviedo contra el decreto del Gobierno asturiano que desarrolla el currículo de Bachillerato no prosperó. En esa comunidad, los obispos recurrieron porque, a su juicio, esta materia se oferta "de tal manera que se imposibilita su libre elección". Los jueces de la sala contencioso-administrativa del TSJ de Asturias se negaron a suspender provisionalmente el decreto, por lo que el diseño y reparto de horarios de esta manera se mantendrá este curso tal y como estaba establecido. 

En Andalucía, las diócesis de Sevilla, Granada, Almería, Cádiz-Ceuta, Córdoba, Guadix, Huelva, Jaén, Jerez y Málaga, presentaron el pasado 21 de julio un recurso contra las instrucciones publicadas por la Junta de Andalucía para la aplicación de la Lomce en esa comunidad. Estas instrucciones dejan en manos de los directores decidir cuánto tiempo dedican sus centros a la educación religiosa en Primaria con un mínimo de 45 minutos semanales y un máximo de 90 minutos, que es el tiempo que se venía dedicando hasta la fecha. Mientras, en Secundaria se mantiene el horario actual y en primero de Bachillerato se establece una sesión de sesenta minutos a pesar de que la ley da la posibilidad a los centros de no ofertarla. 

Descenso en la demanda 

Los datos oficiales del Ministerio de Educación reflejan un progresivo descenso en la demanda de la asignatura de religión en los centros públicos. En el curso 2000/2001 cursaron religión en centros públicos el 83,32% de los alumnos de Primaria, el 63,71% de los de Secundaria y el 47,68% de los de Bachillerato. Diez años después, en el curso 2012/2013, ese porcentaje bajó al 63,17%, al 37,03% y al 21,08%, respectivamente. Además, es llamativo el descenso que se produce en Primaria una vez que los alumnos hacen la primera comunión.

Argentina declara inconstitucional enseñar Religión en las escuelas públicas en horario lectivo

Más sobre este tema
stats