Día de la Mujer

Ocho sombras que definen la desigualdad laboral

Ocho sombras que marcan la desigualdad laboral entre hombres y mujeres

Este 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, una jornada reivindicativa en la que la esperanza por un mundo equitativo empaña la realidad que viven millones de mujeres en todo el mundo y -en concreto- en España.

Los políticos abogan por desarrollar medidas que eliminen las distancias existentes entre ambos géneros; sin embargo, las cifras determinan que hasta la fecha se ha fracasado. Así puede constatarse en ocho datos clave recopilados por infoLibre. Ocho apuntes que permiten explicar con detalle cuál es la situación real que vive la mujer en el terreno laboral.

La brecha salarial se incrementa

Llama la atención que pese a la insistencia de la llamada equidad entre hombres y mujeres, las cifras demuestran que en 2010 la brecha salarial era menor que en 2013.

Según los últimos datos publicados por el Instituto de la Mujer del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad –con datos de 2013–, mientras que en 2010 la ganancia media por hora de una mujer era de 13,24€, un hombre ganaba 2,3€/hora más, es decir, 15,56€. La disparidad se incrementa si hablamos de trabajos indefinidos, donde una mujer podía lograr de media 13,67€/hora frente a los 16,51€/hora de un varón.

En 2013 los números se distancian aún más. Bien con contrato indefinido o determinado, una mujer ganaba de media 13,21€ contra los 15,87€ por hora de un hombre. Esto se traduce en una diferencia de 2,66€/hora entre ambos sexos y de 0,24€/hora si lo comparamos con los números de 2010. Este rango, aparentementemente pequeño, supondría una brecha salarial media de 38,4€ al mes entre hombres y mujeres y de 6.160,59€ al año –ya que según las cifras que maneja este departamento una mujer ganaba anualmente de media 19.514,58€ frente a los 25.675,17€ de un hombre–.

Los datos no son más optimistas si España se compara con el resto de países de la Unión Europea. Según un reciente informe de la Comisión Europea con cifras de 2013, la brecha salarial entre ambos sexos en nuestro país se encuentra en el 19,3%, un 3% más que la media de Europa –en el 16,3%–.

El desempleo femenino, por encima de la media europea

España es el segundo país de la Unión Europea con mayor índice de paro en su población. Asimismo, las mujeres, con un 26,7% de paro, casi triplican la media de Europa. No sólo eso, sino que según el informe de UGT Trabajar igual, cobrar igual, conciliar igual, publicado en 2015, el desempleo femenino se duplicó entre 2008 y 2013, pasando del 13,04% al 26,67%.

Menos pensiones, más pensionistas

Las grandes etapas sin trabajar de este género, bien por maternidad o por causas diversas, afectan directamente a las pensiones futuras. Del mismo modo, el machismo afincado en la cultura española, que relegaba a la mujer a las labores domésticas, ha repercutido en su prestación actual.

Dicho de otro modo, según cifras de la Agencia Tributaria de 2014, en España existían 1.887.716 mujeres pensionistas mayores de 75 años cuya retribución anual era de 10.880,242€. En cambio, los hombres de la misma franja de edad –1.476.624 en 2014– sumaban 16.828,806€ anuales.

La brecha es mayor entre los 60 y 75 años. Mientras que un hombre pensionista tenía una retribución de 18.958,683€ anuales, una mujer recibía 12.889,119€. Es decir, 6.069,56€ anuales menos.

Las tareas domésticas, un trabajo no remunerado

Según las cifras que maneja la Comisión Europea, los hombres dedican 9 horas semanales a las tareas del hogar, mientras que las mujeres abarcan 26 horas semanales. Es decir, 4 horas al día.

Asimismo, un tercio de las mujeres prefieren reducir su jornada laboral a tiempo partido mientras que sólo uno de cada diez hombres opta por esta opción.

Mujeres directivas, una aguja del pajar

Según este mismo informe, menos de un 4% de las mujeres en España ocupan un cargo de directora general o similares. Además, en cuanto a retribución, mientras que un hombre gana un salario medio anual de 55.090,00€, una mujer directiva sumaría 45.033,41€. Es decir, un 18,25% menos.

El Congreso de los diputados, la Cámara que representa al pueblo español

Los políticos abogan por las medidas igualitarias entre hombres y mujeres; sin embargo, el Congreso de los Diputados contradice bastante estas peticiones. Para ser más exactos, durante la pasada legislatura 124 escaños fueron ocupados por mujeres y 226 por hombres. Es decir, casi el doble.

Tras las Elecciones del 20-D las cifras se han reducido y actualmente son 137 mujeres quienes tienen asiento en la Cámara Baja frente a 213 varones.

Periodismo, el reflejo de la sociedad

La desigualdad en el periodismo también se mantiene. Las cifras así lo respaldan. De hecho, Según el Informe anual publicado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), un 64% de los periodistas en paro son mujeres.

Estos datos también son proporcionales al número de titulados. En 2015, se licenciaron en periodismo 3.951 personas, 2.495 fueron mujeres –un 61,1%– y 1.456 hombres –un 36,9%–. No obstante, pese a ser más, las posibilidades de éstas para escalar a puestos altos en una redacción son minúsculas.

En medios impresos, el porcentaje de directoras, adjuntas a la dirección, subdirectoras o jefa de área suma un 10,9% del total; en medios audiovisuales (televisión o radio), un 7,8%; y en el formato digital se sitúan en el 3,9%.

¿Dónde están las mujeres en el ejército?

El desfile militar evidencia cada año que encontrar alguna mujer entre los participantes es bastante complejo. De hecho, según el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, en 2014, del total de efectivos en servicio activo de las Fuerzas Armadas sólo había 15.154 mujeres frente a 106.707 varones.

Al igual que en el periodismo, la diferencia se incrementa según se asciende en el rango. En concreto, en los altos mandos del ejército existen –también en 2014– 42.320 hombres y sólo 2.274 féminas.

Primeras oportunidades con poca cualificación

Un informe publicado por la Fundación Adecco este mismo mes de marzo, cataloga a las mujeres de más de 45 años como el perfil con mayor iniciativa en las búsqueda de empleo. Son las mujeres de esa franja las que más han luchado por encontrar su primera oportunidad laboral en los últimos años.

Pero, ¿por qué una mujer decide comenzar a trabajar a partir de tal edad? El incremento de las separaciones o divorcios y el resquebrajamiento de la economía doméstica han sido las principales causas. No obstante, en muchos casos éstas están expuestas a la exclusión social por su bajo nivel formativo. Es por ello que cuando logran firmar un contrato de trabajo, en la mayoría de los casos es para desarrollar tareas como recepcionista (11%), personal de limpieza (10,2%) o camarera (9,4%).

Sólo el 25% de las empresas españolas cumple con la Ley de Igualdad, según un estudio

Sólo el 25% de las empresas españolas cumple con la Ley de Igualdad, según un estudio

Más sobre este tema
stats