Atentados terroristas

Las peligrosas relaciones del CNI con los terroristas del atentado de Barcelona

Ofrenda a las víctimas de los atentados de Barcelona.

infoLibre

El imán de Ripoll, Abdelbaki es Satty, fue confidente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) hasta un día antes de los atentados en Las Ramblas de Barcelona y Cambrils (Tarragona), que se produjeron el 17 de agosto de 2017 y dejaron 15 muertos y más de un centenar de heridos. Así lo revelan diversas informaciones difundidas por Público.

En una de las noticias se muestran varios documentos confidenciales del CNI y se confirma que los agentes eliminaron la ficha del imán de Ripoll un día después de los ataques. Además, se detalla cómo captaron a Es Satty a cambio de que éste no fuese deportado tras cumplir cuatro años de condena, después de ser detenido en 2010 mientras transportaba en una furgoneta 136 kilos de hachís. Sin embargo, el CNI negó que fuese su confidente hasta que la prensa lo dio a conocer. La negativa se debe a que no podían permitirse desvelar hasta cuándo trabajó para ellos.

Según la exclusiva de Público, su reclutamiento "no es extraordinario" porque Abdelbaki es Satty aseguró que transportó el alijo obligado por un grupo islamista, y el CNI suele captar a quienes tienen contactos con terroristas. Les "amenazan" con ser expulsados de España a cambio de información confidencial y, en este caso, Es Satty aceptó.

Asimismo, el CNI también negó que hubiese hecho un seguimiento de la radicalización de Es Satty mientras estaba en prisión, pero se desmiente con una nota que ofrece el propio CNI días después de los atentados y a la que ha tenido acceso el periódico. En ella se describe todo el proceso de radicalización del imán, en la que por ejemplo se dice lo siguiente: "Realizaba acciones de proselitismo sobre otros internos, cumplía un seguimiento exhaustivo de los preceptos religiosos y exigía, junto con Sif, el cumplimiento del Ramadán al resto de presos musulmanes".

El CNI escuchaba las conversaciones telefónicas de los terroristas

La forma en la que el CNI y el imán de Ripoll estaban en contacto era a través del denominado "buzón muerto", una herramienta de espionaje que el CNI adoptó para comunicarse con sus "infiltrados". Esto consiste en crear un correo electrónico y quienes conocen las claves para entrar se comunican a través de mensajes que dejan en borradores. No envían ni reciben mensajes.

El 24 de mayo de 2017, alguien escribe un mensaje en esa cuenta y el 19 de junio, esa misma persona vuelve a dejar un borrador a Es Satty, ya que este no le ha contestado al primer texto. Se trata del "controlador" que está en contacto con el imán de Ripoll para que le comunique información confidencial sobre los movimientos de la célula terrorista que acabó perpetrando los atentados. Ese 19 de junio ya habían comenzado a prepararse para llevar a cabo la masacre.

Según la citada información, el CNI vigilaba y controlaba a los terroristas hasta el mismo día de los ataques. Y es que los agentes podían escuchar lo que hablaban por teléfono y sabían de sus viajes al extranjero, y esto sólo podían conocerlo porque Es Satty les ofreció los datos de sus discípulos.

El juez concluye la investigación de los atentados de Barcelona y Cambrils y envía a juicio a los tres procesados

El juez concluye la investigación de los atentados de Barcelona y Cambrils y envía a juicio a los tres procesados

Más sobre este tema
stats