LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Feijóo se instala en el 'no' a todo salvo para celebrar el pacto judicial con el “depredador del Estado de Derecho”

Prostitución

¿Qué plantea realmente Amnistía Internacional sobre la prostitución?

¿Qué ha planteado realmente Amnistía Internacional sobre la prostitución?

Más de 9.000 personas han firmado ya contra la "despenalización de proxenetas, propietarios de burdeles y clientes de la prostitución". La iniciativa ha sido promovida por la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y cuenta con el apoyo de importantes figuras mediáticas, entre otras las actrices Meryl Streep, Kate Winslet y Emma Thompson y el expresidente de Estados Unidos Jimmy Carter. Se oponen a la propuesta alcanzada tras dos años de investigación por Amnistía Internacional, que este martes reunió en Dublín a 400 delegados de todo el mundo que decidieron que la ONG debe elaborar una política que pida la descriminalización de la prostitución. De momento es solo un borrador sobre el que tendrá que trabajar la Junta Directiva de Amnistía, cuya decisión también será analizada por los delegados en octubre.

En conversación con infoLibre, Ana Rebollar, directora adjunta de Amnistía Internacional España, subraya que lo que está sobre la mesa es despenalizar a las personas que, voluntariamente y sin estar coaccionadas, vivan del sexo. También a los clientes y empresarios de los burdeles, siempre que no fomenten o participen en la vulneración de los derechos de estas trabajadoras. "Amnistía condena enérgicamente todas las formas de trata de seres humanos, incluida la trata con fines sexuales", subraya Rebollar.

Pero, ¿a qué se refieren con despenalizar? "Estas personas ya no serán perseguidas por las autoridades y podrán ejercer su trabajo de manera segura, no en la clandestinidad", explica la representante de Amnistía en España."Así podrán organizarse en cooperativas" desde las que defender sus derechos.

Lo que no plantea Amnistía es la legalización de la prostitución. "Si se legaliza el trabajo sexual, eso significa que el Estado formula leyes y políticas muy específicas que regulan dicho trabajo. Esto puede dar lugar a un sistema de dos niveles en el que muchos trabajadores –a menudo los más marginados, los que realizan su trabajo en la calle– actúen fuera de esa normativa y sigan sufriendo criminalización". Así lo explica la organización en un documento en el que procura dar respuesta a este controvertido asunto.

Según Amnistía, durante su investigación comprobaron que muchas trabajadoras del sexo apoyan la despenalización de la prostitución pero ven con "inquietud" su legalización. Entre otros motivos por su "desconfianza en las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley", o ante la posibilidad de que se adopten modelos equivocados. En conversación con este periódico, Ana Rebollar no se refiere al modelo nórdico como equivocado, pero sí le descubre algunos problemas: "La trabajadora no está penalizada pero sí el cliente, así que ellas tienen que quedar con los hombres en lugares clandestinos, lo que las hace vulnerables" a robos y violaciones.

Críticas a la despenalización de clientes y burdeles

Al despenalizar todo lo que rodea esta actividad se "convierte a los dueños de los burdeles en empresarios que con impunidad promueven la trata de mujeres", especialmente en "los países en vías de desarrollo", sostiene la Coalición contra el Tráfico de Mujeres. La directora de esta organización, Taina Bien Aime, explicó a la agencia AFP que "no hay ninguna lógica detrás de la premisa de que para proteger a los explotados tengas que despenalizar a los explotadores. No tiene sentido".

Amnistía insiste en que despenalizar el trabajo sexual "no significa eliminar las sanciones para la trata" y añade que "no hay indicios que sugieran que la despenalización dé lugar a un aumento de la trata". Lo creen porque, desde su punto de vista, la unión de los trabajadores sexuales les capacita para exigir mejores condiciones y denunciar a los empresarios para los que trabajan en caso de que estos vulneren sus derechos.

¿Es la prostitución un trabajo voluntario?

Cae una de las mayores redes de trata de mujeres nigerianas con fines de explotación sexual

Cae una de las mayores redes de trata de mujeres nigerianas con fines de explotación sexual

La no voluntariedad de la prostitución está detrás de buena parte de las críticas a la iniciativa de Amníitía. La propuesta de la ONG se refiere exclusivamente a las trabajadoras que viven del sexo de manera consentida pero, ¿hasta qué punto es libre una mujer sin recursos que, como última alternativa, acaba ejerciendo la prostitución?

La Coalición contra el Tráfico de Mujeres afirma que la prostitución está "montada sobre las desigualdades de género y económicas que ocasionan un impacto devastador" en las personas que la practican.

Amnistía admite que la prostitución es el "último recurso" para muchas personas que sufren marginación y pobreza, pero, como recuerda Ana Rebollar, "no despenalizar no quiere decir que vayamos a acabar con su situación". Por ello, desde la ONG dicen que su presión estará también encaminada a pedir a los gobiernos que garanticen mayores prestaciones sociales, no solo con el objetivo de impedir la precariedad de las prostitutas, sino para evitar que cualquier persona tenga que vender su cuerpo sin querer hacerlo.

Más sobre este tema
stats